viernes, 28 de marzo de 2008

El “boom hotelero” y la ley 29164. Gori Tumi Echevarría López, 27/3/08

El “boom hotelero” y la ley 29164

English Summary

The Peruvian cultural patrimony is at the moment in risk by a bad cultural vision of the government, who is leaving the policy on patrimony to be given by groups and commercial interest. This is a small reflection on the roll that the hotel industry is playing in this situation and how this industry presses the government to acts to its own convenience. Is very impressive to know that the hotel owners have, in Peru, power to alter the policies of the state in damage of a unique and invaluable patrimony and against of people of millenarian cultural tradition

…………………………….

“En Egipto o en la Muralla China existen servicios higiénicos a la mano. Aquí, en Sacsayhuamán, por ejemplo, no hay un solo baño…” Tibisay Monsalve, gerenta general de la Sociedad Hoteles del Perú (SHP). La República, 23, marzo del 2008[1].

“…en medio de los proyectos millonarios, Monsalve vuelve a sentirse preocupada por la indiferencia estatal frente al turismo”. La República. Idem.

“Hemos propuesto tener voz en el Consejo de Ministros, es algo vital. Los empresarios hoteleros están poniendo de su parte…” Bartolomé Campagna, gerente general de Canatur (Cámara Nacional de Turismo). La República. Idem.

“El Libertador Urubamba Luxury Collection Hotel (…) pues el Luxury Collection es la marca que identifica a los hoteles y destinos únicos en el mundo con un concepto singular, que respeta la historia y el entorno”. El Comercio, 26 marzo del 2008.

En esta última semana algunos artículos (publireportajes) han aparecido promocionando el negocio hotelero, de éstos el publicado por el diario “La República” el 23 de marzo del 2008 “El boom hotelero” me parece francamente bochornoso, y es sin duda una de las más explicitas propagandas mediáticas a favor de los programas pro negocio de la “creciente” industria hotelera del país, y que obviamente pretende mediatizar la desastrosa política contra el patrimonio cultural del Perú, al que se considera un simple bien mercantil, con un argumento seudo progresista.

El artículo sin embargo es básicamente una reclamación airada de una industria que busca ser favorecida por el simple hecho que ejerce una oferta a un determinado rubro comercial, cuyo argumento fue comprado (o ¿vendido?) por el Congreso Nacional bajo cálculos premeditados de bonanza económica fiscal, que por supuesto no existen. Y esto lo dice claramente el publireportaje de la Republica; por eso los hoteleros critican la falta de “apoyo”, la falta de “compromiso”, la falta de “promoción”, la falta de “velocidad”, la “indiferencia”, la “mirada de reojo”, y la falta de una “política real” del gobierno; lo que es inverosímil por éste que acaba de dar las inauditas leyes 29164[2], y 29167[3].

Este es exactamente el mismo argumento del Editorial de El Comercio que acompañó al artículo “el Síndrome del Perro del Hortelano” del Sr. Alan Garcia Perez, la lejana fecha del 27/10/07[4]. ¿Pero por qué esta argumentación ahora, acaso las leyes no son suficientes? Obviamente no. El estado debe todavía abrir los cielos peruanos a las líneas aéreas, y debe de una vez, por que una ley no les permite a los hoteleros hacerlo, alterar los paisajes de todos los sitios arqueológicos del país (léase colocar baños) para conveniencia del negocio turístico, que esta listo y preparado para “El indetenible ‘boom’ de los hoteles lujosos” (La República, 23/3/08).

Aunque esto no sorprende, puesto que es obvio que todo se reduce a un “deal” negociado con el Estado, si sorprende la desfachatez con la cual los hoteleros reclaman una “voz” dentro del Concejo de Ministros. “Esto es vital” (La República, 23/3/08). Es vital evidentemente que los empresarios se aseguren no tener un mal negocio entre manos, para lo cual la presión al estado es fundamental. La argumentación expuesta por los empresarios, no obstante, tipifica la relación asimétrica entre un gobierno ignorante, sin personalidad ni ideas, con los expertos negociantes internacionales (ver lo que esta pasando con Machupicchu[5]), lo que se da a pesar que este gobierno es la viva voz del los intereses comerciales sobre el patrimonio natural o cultural del país.

¿Que pasaría si el gobierno deja que las políticas sobre patrimonio cultural o natural sean dadas por las grandes industrias o los intereses comerciales? Pues exactamente lo que esta pasando hoy, se darían las leyes 29164 y 29167, y se podrían baños en cualquier monumento ameno al turista 5 estrellas. Este gobierno es una empresa comercial que niega, desprecia, la identidad nacional y sólo gobierna para los intereses millonarios, de eso no hay ninguna duda; si no donde se vería una argumentación de este tipo: “Señor, voy a poner un hotel 5 estrellas. ¡Quiero que me liberen todo el patrimonio intangible!, ¡quiero baños en todos los monumentos!, ¡quiero que me abran los cielos!, ¡y quiero tener una voz en el concejo de ministros!, ¡es vital!”

Se ha dicho ya y vale la pena repetirlo nuevamente, que la ley 29164 y la ley 29167 son un simple y vergonzoso LOBBY, un producto arreglado comercial, el cual no tiene ningún interés en mejorar nada, siendo dirigida únicamente a promover un negocio mercantil en detrimento del patrimonio cultural peruano, solo para el beneficio de unos pocos y la desgracia de una nación milenaria como la nuestra. Esa es la verdad.

Esta es pues la propaganda de hoy, hecha sobre cálculos futuristas y sin el aporte de ningún intelectual peruano, pero con el aporte intelectual de muchos comerciantes obviamente. Yo me pregunto si todavía alguien se cree que a estos empresarios les importa el patrimonio cultural o arqueológico del país; o alguien se cree que “El Libertador Urubamba Luxury Collection Hotel” respeta la “historia y el entorno” de nuestro país… come on!

Gori Tumi Echevarría López

Arqueólogo

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

27, Marzo del 2008

1 comentario:

Monica dijo...

es muy fuerte esta entrada, y me dejo pensando mucho, yo a peru no fui nunca, pero yo pensaba que habia mucho patrimonio cultural,pero tampoco pienso que es solo eso y nada de empresarios. a la gente le gusta ir mucho para allá. se puede relacionar con México, tiene su parte de cultura pero también están los hoteles en cancun 5 estrellas, yo creo que en todos los lugares con un gran fuerte en la historia de cada país tiene su negocio y no creo que esté mal, sino no existiría el turismo