domingo, 20 de abril de 2008

Bingham nos engañó a todos. Lumbreras. El Comercio 20/4/08

"Bingham nos engañó a todos"

Luis Lumbreras

Por Enrique Planas

Por razones de principio --dice-- prefirió guardar silencio. Tras abandonar su escritorio en la dirección del INC al final del anterior gobierno, el arqueólogo Luis Lumbreras consideraba necesario no opinar sobre los cambios efectuados por la nueva gestión del instituto. Sin embargo, ya están por cumplirse dos años de su salida y ya lo lamenta abiertamente: el desmontaje de todos los programas, la desarticulación de valiosos equipos técnicos, una institución cada vez menos competente. Y da un ejemplo: "Es deplorable la situación del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. Es visible su abandono técnico tras la salida de sus mejores cuadros. Lo que veo es un INC repoblado, con noticias poco gratas respecto a su composición", señala. Quizás por ello la noticia de que una delegación del INC haya encontrado 46.332 restos arqueológicos en el museo de la Universidad de Yale, sacados del país hace casi un siglo por el viajero Hiram Bingham, le sorprende sobremanera. Y no esconde sus sospechas.

¿Le toma por sorpresa la noticia de que son más de 46 mil las piezas de Machu Picchu en poder de la Universidad de Yale?
Es una sorpresa. Y me llama mucho la atención. Nosotros habíamos indicado una cifra de alrededor de cinco mil piezas a raíz de una investigación que hizo Blanca Alva en el 2001, a partir del inventario del museo de la Universidad de Yale colgado en su página web. Ella tomó la información de todo lo registrado como procedente de Machu Picchu, lo que daba la cifra que ella registró. Muchas otras piezas eran procedentes principalmente del Urubamba. Hiram Bingham hizo una recolección muy grande, por eso no me llama la atención que las 40 mil piezas vengan de él.

¿Por qué durante su gestión no se envió una comisión de expertos a Yale?
No teníamos los recursos. No había cómo ir. Y en ese tramo de las negociaciones no hubo todavía la opción de ir y verificar.

HISTORIA ANTIGUA
Más que una recolección por parte de Bingham, estamos hablando de un expolio...
Así es. Bingham vino al Perú a investigar la figura de Bolívar y de allí derivó a descubridor de ciudades perdidas. Lo que hizo fue recolectar restos, que era lo que hacían en ese momento todos los viajeros que venían al Perú. Tanto fue así, que en 1893 el presidente Remigio Morales Bermúdez se vio obligado a dar una ley para impedir el saqueo generalizado. Todos los dueños de colecciones, incluso los hacendados del Cusco, empezaron a vender sus colecciones. Pero cuando Bingham llega a Machu Picchu había en escena un funcionario, don Emilio Gutiérrez de Quintanilla, un personaje muy especial que venía del campo de la literatura, reconocido por sus enfrentamientos con los arqueólogos. Tenía una gran animadversión por Max Uhle, tanto así que en 1911 logró que no le renovaran el contrato como director del Museo Nacional. Jamás le perdonó a Uhle que se hubiera llevado cantidades de objetos durante los seis años que operó en el Perú. En ese año logró también que el Estado Peruano retomara su presencia en el tema del cuidado del patrimonio. Recuperando del olvido la ley de Morales Bermúdez, hizo que el gobierno de Augusto B. Leguía promulgara un decreto supremo que restablecía la norma que impedía sacar piezas fuera del Perú y exigía un permiso oficial para hacer excavaciones. Esa legislación se aplicó por primera vez con la Universidad de Yale. Lo que hizo don Emilio Gutiérrez de Quintanilla fue lograr que Yale firmara una solicitud para que la National Geographic hiciera excavaciones y, segundo, diera cuenta al Estado Peruano en el momento en que salieran las colecciones. Fue una acción valiente que tuvo efectos importantes sobre la noción del derecho que tiene el Perú sobre su patrimonio. Desde 1908, y especialmente un año después, tras conocer Choquequirao, Bingham comenzó a hacer una gran recolección de las antigüedades peruanas, que envió a Estados Unidos. No me extrañaría que esas 40 mil piezas fueran fruto de este saqueo que se hizo en tres o cuatro años.

¿Qué sabe del equipo de arqueólogos que ha tomado contacto con la colección?
Mi información es de segunda mano. Pero me indican que, efectivamente, sí ingresaron y tuvieron una postura muy firme para ver la colección. Y al observarla, se dieron cuenta de que no eran cinco mil sino una cantidad mucho mayor. Pero no sé si en tan corto tiempo pudieron verificar que las piezas fueran efectivamente de Machu Picchu.

LA TRAMPA DE BINGHAM
Con mapas históricos, la estudiosa Mariana Mould de Pease ha demostrado que antes de la llegada de Hiram Bingham a Machu Picchu, el lugar ya era conocido como lugar sagrado prehispánico...
Lo nuevo que aporta Mariana, quien ha estado muy metida en el asunto, investigando todo el tiempo, es que el señor Hiram Bingham nos ha engañado a todos. De algún modo, él sabía que quienes lo llevaron allí era gente de la zona. En lo que nos engañó (y fue culpa nuestra también) fue al hacernos creer que nadie se hubiera ocupado ni conociera Machu Picchu. Y eso es mentira. Hubo cosas publicadas muy poco tiempo antes, como los mapas trazados por el viajero Charles Wiener a fines del siglo XIX, en que aparece muy visiblemente el Huayna Picchu y Machu Picchu. Hay incluso mapas del siglo XVIII y XIX en los que aparece el sitio como un asentamiento inca. El descubrimiento de Mariana consiste en haber sacado a la luz que Bingham se comportó con muy poco sentido ético al esconder esa información.

¿Cree que esta nueva cantidad de piezas cambiará el tono de las negociaciones entre Perú y Yale?
Yo espero que los cuarenta y tantos mil objetos no sean una cortina de humo para no seguir discutiendo el contenido del acuerdo que se debe firmar con Yale. Es estupendo que hayan encontrado 40 mil restos arqueológicos, pero yo tengo mis reservas. Como arqueólogo sé lo que significa cuarenta mil objetos arqueológicos en un museo.

¿Teme que el anuncio de las 46 mil piezas sea una forma de decir que la comisión que usted integró no fue capaz de conseguir esa información?
Puede ser. Pero en todo caso eso es lo de menos. Lo que me preocupa es que eso sirva de fuente de descuido para el tema central: qué cosa es lo que el Perú va a suscribir con la Universidad de Yale. Cuarenta mil o diez piezas, el principio es igual: son parte del patrimonio nacional, que salieron de aquí en condición de préstamo temporal y que, hasta el día de hoy, no regresan. Y que Yale tenía que haber devuelto por propia iniciativa al Perú. Lo que a mí me molesta en todo este acuerdo es que Yale quiera poner sus condiciones. Es como si yo le prestara mi auto a usted para que lo tuviera dos días. Se lo queda un año y cuando se lo vuelvo a reclamar, usted me dice que me lo devolverá, pero que deberé construir un garaje con las condiciones que usted considera y que además pondrá al chofer. Eso está sucediendo. Lo que está en juego es un tema de dignidad, de soberanía, de respeto a uno mismo. No podemos permitir, por ejemplo, que nos pongan como condición para devolvernos las piezas que debamos hacer un museo. Si queremos, lo hacemos, y si no, no. Tampoco creo que ellos tengan el derecho de imponernos condiciones de traslado. En el memorándum de negociación previo se indica que la colección hará una gira por Estados Unidos y otros países, y que después de eso volverá al Perú, siempre y cuando esté listo el museo. De no ser así, la colección volvería a Yale. Aceptar eso, desde mi punto de vista, es francamente deplorable. Creo que eso no debe ocurrir.

Hace un mes, en el suplemento El Dominical, usted hizo algunas denuncias que luego respondió el ministro Garrido Lecca. Usted señaló que su autoridad como negociador con la Universidad de Yale era ilegal. El ministro señala que la comisión instituida por la Ley 28778 le delegó ese poder. ¿Mantiene su opinión?
Que sea ilegal es una interpretación del ministro. En realidad, yo diría que no es legal. Hay una ley del Congreso que designa quiénes son los miembros de la comisión que representa al Estado Peruano en la negociación con Yale, presidida por el Ministerio de Relaciones Exteriores, y constituida por el INC, el Ministerio de Justicia, el Gobierno Regional del Cusco y la Municipalidad de Machu Picchu. Esa me parece una comisión orgánicamente bien instituida, con la opinión de los sectores interesados en el tema. Yo le pregunto al señor Garrido a cuál de esos sectores pertenece, dónde encaja él.

El ministro señala que la comisión le delegó el rol como negociador.
Creo que la comisión está en la obligación de cumplir lo que le señala la ley, y esta en ningún momento establece estas delegaciones. En una carta que envié al señor Garrido le pedí que me mostrara el acta en que le delegan esa representatividad. Si empezamos a operar de manera criolla en esto, con poca seriedad en el uso de las leyes en un tema que es estrictamente jurídico y ético, entonces vamos mal.

¿No cree en la buena voluntad de Yale?
Mire, el memorándum de entendimiento yo ya lo conocía. Nos lo mandaron antes de que terminase el gobierno del señor Toledo. Llegó a nuestras manos a través del doctor Eduardo Ferrero, entonces nuestro embajador en Washington. Son los mismos términos del actual memorándum. Y esa es la propuesta que nosotros, por principio, no aceptamos y decidimos acabar las negociaciones en vista de que no hubo resultados después de tres años. No íbamos a aceptar una vulgar dependencia de nuestras decisiones de soberanía frente a lo que diga un funcionario de una universidad privada extranjera. Allí fue cuando se inició el proceso para tratar de ventilar esto dentro de la justicia estadounidense. El mismo memorándum le fue entregado al señor Garrido y él lo ha firmado. Seguramente se lo presentaron como recién hecho.

Supongo que el anuncio de las 46 mil piezas cambiará la postura de la comisión negociadora...
El tema se agrava. Si es exacto lo que ha traído la doctora Bákula, se trata de algo muy grave. Espero que no sea un error. Yo dudo de que en los 10 o 15 días que estuvo la comisión en Yale, por más expertos que sean, hayan podido verificar el origen de las 46 mil piezas, una por una. Nosotros calculamos que ese trabajo tomaría a un equipo aproximadamente dos años.

SEPA MÁS
ANTECEDENTES El Perú decidió reanudar las negociaciones con la Universidad de Yale paralizadas por el gobierno anterior. Representado por el ministro Hernán Garrido Lecca, el
Estado llegó a fines del 2007 a un preacuerdo con la universidad por el cual esta devolvería parte de las 4.000 piezas que admitía conservar, para destinarlas a un museo construido en el Perú. Tal preacuerdo generó la crítica de reconocidos investigadores.

LA NOTICIA En conferencia de prensa realizada el pasado miércoles, el comisionado Hernán Garrido Lecca y la directora del INC Cecilia Bákula señalaron que el Perú reclamará ahora la devolución de las 46.000 piezas arqueológicas de Machu Picchu, cifra calculada por una comisión técnica enviada recientemente a la Universidad de Yale.

viernes, 18 de abril de 2008

Tras ser devueltas por Universidad de Yale y hasta que se construya museo. Andina 18/4/08

Tras ser devueltas por Universidad de Yale y hasta que se construya museo
11:23 Convento de los Betlemitas en Cusco albergará piezas recuperadas de Machu Picchu

  • Piezas en universidad de Yale provenientes de Machu Picchu. Foto: Difusión
  • Lima, abr. 18 (ANDINA).- El Convento de los Betlemitas o área de La Almudena, en el distrito de Santiago, provincia de Cusco, albergará las piezas arqueológicas de Machu Picchu luego de que sean devueltas por la Universidad de Yale, anunció hoy la directora del Instituto Nacional de Cultura (INC), Cecilia Bákula.

    Comentó que el INC ha recibido opciones muy interesantes por parte del Gobierno Regional de Cusco que no solo se ha comprometido a financiar la habilitación de un museo para mostrar estas piezas cuando lleguen al Perú, sino que a su vez, dijo, se tiene la propuesta de cuatro terrenos en el Cusco para edificar una infraestructura especial para mostrarlas.

    “Y mientras esa construcción (del museo) o ese proceso se da el Instituto ha logrado ya contar con el Convento de los Betlemitas, conocido también como el área de La Almudena en el Cusco, que será el espacio donde, en caso oportuno y rápidamente, se puedan albergar esas piezas para mostrarlas a todos los peruanos”, expresó.

    Por lo pronto, sostuvo, las negociaciones con la Universidad de Yale continúan y se espera que la responsabilidad histórica “de una entidad tan prestigiosa como es esa universidad” la comprometa a una respuesta también histórica respecto de la devolución de las referidas piezas.

    Comentó que existe un trabajo en lo que se refiere a los restos humanos. “Inclusive hay una publicación que se refiere al estudio óseo de las estructuras de esos cuerpos y hubo una selección de piezas para ser integradas en una exposición itinerante, pero el resto de material no ha sido todavía investigado”, dijo.

    Aseguró que no habrá cesión posible de parte del gobierno peruano. “Lo que se puede dar es un entendimiento, por ejemplo, en cómo vamos hacer la investigación futura”, detalló la funcionaria en el programa Confirmado de TV Perú.

    En ese contexto indicó que la Universidad de Yale podría, en algún momento, solicitar algunas piezas para investigarlas con técnicos peruanos. “Yo creo que en un mundo globalizado como el de ahora todo aquello que lleve al mejor entendimiento y a compartir información siempre va a enriquecer a todas las partes”, expresó.

    Bákula recordó que en una primera etapa -cuando estuvo en setiembre en dicha universidad-, las autoridades de la misma entregaron al INC un primer inventario con fotografías de aquellas piezas que consideraban tenían categoría de “museable, es decir que podrían integrarse directamente a una exposición”.

    Sostuvo que el Estado peruano consideró que si bien esa información era importante, la obligación y el derecho del Perú era conocer el contenido de la totalidad de la información de los objetos que Hiram Bingham llevó a la Universidad de Yale.

    “Este viaje (a dicha universidad) se fue programando con mucho cuidado y nosotros llegamos el 3 de marzo, éramos siete personas, siendo en la práctica un número ajustadísimo a la realidad”, puntualizó.

    Detalló que el trabajo consistió en armar grupos de técnicos, tras precisar que la tarea fue primero recibir de la Universidad de Yale unos listados con fotografías e información mínima para luego verificar una por una las 46 mil 332 piezas.

    “En un primer momento el Perú creía que la existencia era de cuatro mil 902 (piezas), luego nos dimos cuenta de que no se trataban de objetos individualizados sino que ese número se refería a lotes”, aseveró.

    Se logró verificar cinco mil 728 lotes con un total de 46 mil 332 piezas.

    En opinión de la jefa del INC esto es importante porque es la primera vez, desde que el Perú presta o autoriza la salida de las referidas piezas, que se tiene un conocimiento riguroso y total de ellas.

    “Total porque nosotros hemos recabado de la Universidad de Yale un documento donde ellos nos dicen que lo que vimos, o sea lo que se nos mostró, era la totalidad de lo que ellos conservaban de aquellos lotes autorizados por el Estado peruano”, refirió.

    Sostuvo que los lotes están referidos a la singularidad e identidad de las piezas.

    “Los lotes más numerosos son los de cerámica y cuando uno observa el conjunto de piezas se percata de que en el caso de los fragmentos, no son fragmentos recogidos aleatoriamente del suelo, es un conjunto de piezas elegidas por una persona que pudo valorar el contenido de lo que estaba apareciendo en Machu Picchu”, subrayó.

    (FIN) PHG/JOT

jueves, 17 de abril de 2008

Peru calls for return of artifacts. Yale Dayly News 17/4/08

Peru calls for return of artifacts

In ‘counterproposal,’ Peruvian leaders push for immediate return of all Inca objects

Staff Reporter
Published Thursday, April 17, 2008

In a distinct change in position, Peruvian officials announced Wednesday that they are now seeking the prompt return of all the Inca artifacts currently housed at Yale.

For over six months, both Yale and Peruvian government representatives have maintained that any final agreement between the parties would closely resemble a memorandum of understanding signed in New Haven in September. But a provision in the memorandum that stipulated that some artifacts would remain at Yale for up to 99 years is no longer acceptable to Peru, government officials told the News on Wednesday.

Instead, while Peruvian authorities continue to cite an interest in a research collaboration with Yale, they said they would like that interaction to begin after the artifacts return to Peru.

The pieces have been at Yale for just under a century; Yale explorer Hiram Bingham III excavated them from Machu Picchu between 1911 and 1915, and they have remained at the Peabody Museum of Natural History ever since.

If Peru has its way, though, the objects will soon leave Yale.

“Peru is making a counterproposal to Yale to have all of the over 46,000 pieces sent to Peru,” said Vladimir Kocerha, a spokesman for the Peruvian government. “There will also be an agreement between Peru and Yale by which Peru then temporarily returns to Yale some pieces to be studied.”

William Cook, who represents Peru in the negotiations and is a lawyer with the Washington, D.C., law firm DLA Piper, said in a phone interview Wednesday night that the Peruvian government made its stance clear in a letter to the University last week. He declined to elaborate on the proposal’s contents, pending a response from Yale.

University General Counsel Dorothy Robinson could not be reached for comment Wednesday night. But in an e-mail to the News on Monday, she confirmed receipt of the letter from Peru and said she remains optimistic that the negotiations will yield an “amicable resolution.”

“We are reviewing the document sent to us,” Robinson said. “[The memorandum] is a balanced solution that creates a collaboration. It was agreed to by both sides and should continue to guide the outcome.”

The memorandum called for a final agreement to be completed within 60 days. But over half-year since it was signed, there are still no clear signs that the nearly century-long dispute will end any time soon.

Peru’s lead negotiator, Minister of Health Hernan Garrido-Lecca, signed that memorandum on Sept. 14 of last year. But in a press conference in Peru and written statement to the News on Wednesday outlining the country’s new position, Garrido-Lecca showed just how much has changed since his visit to Yale in the fall.

Yale officials have long said that political strife in Peru has stalled the final agreement. And it was that political pressure that in part spurred the change in Peru’s stance in the negotiations, according to a Peruvian official familiar with the negotiations who declined to be named because of confidentiality restrictions.

“There’s been a lot of pressure in Peru about this issue recently,” the official said. “So of course, the government is going to respond.”

Perhaps the most prominent opponent to the memorandum was Eliane Karp de Toledo, the former first lady of Peru who in February penned a piece in The New York Times condemning the memorandum’s terms.

In a testament to her strong feelings on the issue, Karp de Toledo said in a Wednesday interview that the new Peruvian position does not go far enough in spelling out Peru’s rights.

“It’s a big change, absolutely,” she said. “But it’s not enough. Condition number one has to be the immediate recognition of Peru’s claim to all the property and the immediate return of it all.”

“All the property” is a phrase that would normally not be controversial. But since the Peruvian government announced the findings of a March inventory it conducted of the objects on a visit to Yale, the size of the collection has been the focus of much scrutiny.

On Sunday, Garrido-Lecca said Peru found over 40,000 pieces at Yale. Wednesday, that number was more precise: 46,332. The number of lots — or groups of artifacts — in the collection, according to Peru, is 5,728.

Yale had previously announced that there were over 4,000 Inca lots at the Peabody. But archaeology professor Richard Burger, who conducted a preliminary inventory of the objects earlier this year, said there is no substantive difference between the figures.

“It’s just a different way of counting the same objects,” he said. “They don’t know of anything that I don’t know of. This whole thing about the numbers seems to me just confusion that’s being introduced needlessly.”

University spokesman Tom Conroy could not be reached for comment late Wednesday night. But Burger, who is on an archaeological expedition in Peru, provided his description of these negotiations in clear terms.

“It’s been like a game of ping-pong,” he said.

Perú anuncia que Yale devolverá miles de piezas de Machu Picchu. Reuteres 17/4/08

Perú anuncia que Yale devolverá miles de piezas de Machu Picchu

jueves 17 de abril de 2008 11:03 CEST

LIMA (Reuters) - Perú espera recuperar todas las piezas arqueológicas extraídas de la ciudadela inca de Machu Picchu hace 92 años por científicos de la universidad estadounidense de Yale, y que según un último inventario suman 46.332 objetos, dijo el miércoles el Gobierno.

La colección, antes estimada en 4.000 piezas, fue inventariada de nuevo por especialistas del Instituto Nacional de Cultura (INC) de Perú, que viajaron en marzo a la sede de Yale en Connecticut, como parte de los acuerdos para su repatriación al país andino.

Los objetos o fragmentos están distribuidos en 5.728 lotes que incluyen 36.335 objetos de cerámica, 7.780 restos óseos, 126 artículos metálicos, 684 objetos de piedra y 1.038 restos de fauna, además de 369 piezas en "condiciones singulares" de acuerdo a una selección hecha por Yale.

"En la nueva propuesta lo que se considera es que regrese todo y se establece un programa de investigación con la universidad de Yale, con la previa aprobación del INC, y en base a ese programa las piezas pueden ser estudiadas", dijo el comisionado de Perú para la repatriación de la colección, Hernán Garrido Lecca.

Machu Picchu, descubierta por el estadounidense Hiram Bingham en 1911, es una ciudadela inca formada por un conjunto de viviendas, prisiones y centros ceremoniales de piedra, situada en la región andina de Cuzco, unos 1.100 kilómetros al sureste de Lima.

En septiembre, Yale reconoció al Gobierno peruano como dueño de la colección, que permanecía en la universidad desde 1916, cuando fue prestada por un plazo de 18 meses, e indicó que la devolvería.

"La finalidad es recuperar la totalidad del patrimonio peruano y luego ubicarlas en algún sitio donde puedan ser vistas e investigadas", explicó la jefa del INC, Cecilia Bákula a la radio local CPN.

Los museos de todo el mundo se enfrentan a demandas de países como Perú, Grecia y Egipto, que reclaman la devolución de sus tesoros ancestrales.

Perú ha sufrido durante años el saqueo de su patrimonio cultural, que incluye valiosas joyas en metales preciosos pertenecientes a sus culturas nativas, además de diversas obras de arte de los períodos colonial y republicano de su historia.*.

Discrepancy clouds count of Inca items. Dayly News 14/4/08

Discrepancy clouds count of Inca items

Peruvian officials report 10 times as many artifacts as Yale had announced in previous inventory

Staff Reporter
Published Monday, April 14, 2008

It turns out that there is no one way to count Inca artifacts.

The Peruvian government announced Sunday that an inventory it conducted of Machu Picchu objects currently housed at Yale found some 40,000 pieces — about 10 times the number Yale had previously announced. But Yale officials said the discrepancy is a matter of mere arithmetic and not a sign of a significant disagreement.

Richard Burger, the Yale Archaeology professor who was responsible for creating an initial inventory of the pieces months ago, said he is not surprised that the Peruvian count is so much higher than his estimate of roughly 4,000 objects.

“Counting is complicated,” Burger said by telephone from Peru, where he is on an archaeological dig. “Do you count lots or do you count every piece? There may be tens of thousands of objects if you count each finger bone in a skeleton.”

The report, released by Peru’s minister of health, Hernan Garrido-Lecca, was the result of a March trip to Yale by officials from the National Institute of Culture in Peru. Cecilia Bakula, the institute’s director, led the Peruvian visit, which was at the time hailed as a step toward a final resolution in the nearly century-long dispute over rightful ownership of the objects.

The artifacts were excavated by Yale explorer Hiram Bingham III between 1911 and 1915. And while Peru has long maintained its claim to the ancient pieces, the trip last month was the first opportunity for Peruvian officials to verify independently Yale’s accounts of the collection’s contents.

University General Counsel Dorothy Robinson said last month that the trip was consistent with a mutual desire for a Peruvian expert to see the artifacts before a final agreement on their ownership could be signed. Robinson could not be reached for comment late Sunday night.

One of the biggest challenges in creating an inventory, Burger has said in several interviews over the last year, is the question of which pieces to classify as museum-quality and which to classify as non-museum-quality. Under the terms of a September memorandum of understanding signed between Yale and Peru, this distinction would be tremendously important.

Museum-quality artifacts would be returned to Peru after an international traveling exhibition and would ultimately be housed at a special museum built by Peru with Yale’s input. But some non-museum-quality objects would remain at Yale’s Peabody Museum of Natural History for another 99 years.

This last stipulation has exacerbated political tension in Peru and, Peruvian and Yale officials have said, has partly hindered the two parties’ efforts to reach a final agreement.

Yale’s Office of Public Affairs released the University’s inventory of the objects on its Web site last month. University Spokeswoman Helaine Klasky did not respond to a request for comment late Sunday evening.

Descartan que haya 40 mil piezas de Machu Picchu en Yale

lunes 14 de abril de 2008

Descartan que haya 40 mil piezas de Machu Picchu en Yale

Tomado del Blog "Mi Cusco": http://micuzco.blogspot.com/2008/04/descartan-que-haya-40-mil-piezas-de.html

Un profesor de la Universidad de Yale descartó el lunes que sean 40.000 las piezas arqueológicas extraídas de la ciudadela incaica Machu Picchu y en poder de ese centro de estudios, como afirmó un funcionario peruano.
En la víspera, el ministro de Salud Hernán Garrido-Lecca, quien fue el comisionado peruano en las negociaciones con Yale para la devolución de las piezas, afirmó que éstas sumaban 40.000 y no 4.000 como se informó originalmente.
“Es una cuestión semántica nomás, porque hay diferentes maneras de contar'’, dijo el lunes Richard Burger, profesor de antropología y curador de Yale.
“Uno puede decir que hay un esqueleto o uno puede decir que hay cientos y tantos huesos'’, señaló en entrevista telefónica con la AP.
Indicó que las diferencias entre las cifras surgen por la manera de contar, o lotes, o fragmentos de piezas.
“Una cosa cierta es que no hay 40.000 objetos como de museo, no. Hay solamente 200 y pico (algo más). El resto tiene que ver con cosas parciales (fragmentos)'’, sostuvo.
El arqueólogo dijo que la Universidad de Yale realizó un inventario que tomó un año, y que pudieron verificar, en marzo, enviados del Instituto Nacional de Cultura (INC) de Perú.
“Yo creo muchas veces que ese tema se presta para la demagogia'’, manifestó Burger sobre la controversia por las piezas de Machu Picchu.
La directora del INC, Cecilia Bákula, declinó comentar la cifra dada por Garrido-Lecca.
Las miles de piezas fueron llevadas hace décadas a los Estados Unidos con permiso del Estado peruano por el estadounidense Hiram Bingham, entonces profesor de Yale, quien descubrió en 1911 la célebre Machu Picchu, el mayor atractivo turístico de Perú.
En marzo del 2006, Perú demandó a Yale que devuelva las piezas argumentando que nunca renunció a su posesión, pero la universidad respondió con una propuesta para dividir la colección, lo que rechazó Perú y las negociaciones fracasaron.
En septiembre del 2007, no obstante, el gobierno y Yale llegaron a un acuerdo por el que la universidad se comprometía a devolver 4.000 piezas.
También se acordó construir un museo en la ciudad del Cusco, la antigua capital de los Incas, que sea destinado a la exposición de los objetos.

Perú pide a Universidad de Yale devolución de todas las piezas de Machu Picchu. Andina 16/4/08

Perú pide a Universidad de Yale devolución de todas las piezas de Machu Picchu

  • Piezas en universidad de Yale provenientes de Machu Picchu. Foto: difusión
  • Lima, abr. 16 (ANDINA).- El Perú pedirá a la Universidad de Yale, en Estados Unidos, la devolución de todas las piezas arqueológicas de Machu Picchu que se encuentran en su poder y que, según un inventario final, ascienden a 46,332 objetos.

    Así lo informó esta tarde en conferencia de prensa el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, comisionado por el presidente Alan García Pérez para ver el tema de la repatriación de los referidos objetos arqueológicos.

    El funcionario indicó que la contrapropuesta peruana, que incluye sugerencias de especialistas del Instituto Nacional de Cultura, contempla el pedido de devolución de todas las piezas en poder de esa universidad norteamericana.

    Cabe señalar que en el memorándum de entendimiento que el Perú suscribió con la Universidad de Yale en setiembre pasado se había contemplado la posibilidad de que esta casa de estudio devolviera primero una parte de las piezas para formar un museo y que el resto quedara temporalmente en su poder para realizar trabajos de investigación.

    Sin embargo, luego del inventario que especialistas peruanos del INC han hecho de este material, se ha decidido pedir la devolución de todos los restos que el norteamericano Hiram Bingham se llevó de la ciudadela inca a comienzos del siglo veinte.

    En la conferencia de prensa, en la que también participó la doctora Cecilia Bákula, directora del Instituto Nacional de Cultura, se informó que la cantidad total de objetos y fragmentos extraídos de Machu Picchu asciende a 46332, cifra superior a los 4902 que se manejaba.

    En estos restos incluye cerámicas, restos humanos y animales, y objetos de piedra y metal.

    El ministro rehusó precisar la fecha que se está planteando para la devolución, pero adelantó que se espera que Yale responda en una semana a la contrapropuesta peruana.

    Por otro lado, la doctora Bákula indicó que ya se tiene decidido el lugar donde se expondrán las piezas que regresen de Machu Picchu mientras que se construye un museo moderno.

    Este sitio sería el convento de los Betlehemitas, ubicado en la plaza de la Almudena en el Cusco.

    (FIN) ECG/RRR

Perú pide a U. de Yale devolución total de las piezas de Machu Picchu. La República 17/4/08

Perú pide a U. de Yale devolución total de las piezas de Machu Picchu

No son 4,902 como se dijo. Mientras que se construye museo, piezas estarán en un convento del Cusco.

Image
Del Perú. Piezas valiosas se encuentran en la Universidad de Yale. Expertos del INC determinaron que son 46,332 piezas las que se hallan en Estados Unidos y no unos pocos miles.

Buena noticia. El Perú pedirá a la Universidad de Yale, en Estados Unidos, la devolución de todas las piezas arqueológicas de Machu Picchu que se encuentran en su poder y que, según un inventario final, ascienden a 46,332 objetos.

Así lo informó el ministro de Salud, Hernán Garrido- Lecca, quien es miembro de la Comisión Especial para la repatriación de los objetos arqueológicos de Machu Picchu.

"La contrapropuesta peruana, que incluye sugerencias de especialistas del Instituto Nacional de Cultura (INC), contempla el pedido de devolución de todas las piezas en poder de esa universidad norteamericana", señaló Garrido-Lecca.

CANTIDAD MAYOR

La Dra. Cecilia Bákula, directora del INC, informó que antes la cantidad total de objetos y fragmentos extraídos de Machu Picchu que se manejaba era de 4,902. Ahora se conoce que son 46,332, "estos restos incluyen cerámicas, restos humanos, animales, objetos de piedra y metal", indicó. Asimismo, la doctora Bákula afirmó que ya se tiene decidido el lugar donde se expondrán las piezas de Machu Picchu que regresen mientras que se construye un museo moderno en el Cusco.


Equipo del INC verificó piezas

En marzo, un equipo técnico del INC verificó por primera vez los objetos arqueológicos del Perú trasladados por Hiram Bingham a los EEUU a inicios del siglo XX.

A consecuencia de este proceso de verificación, el INC ha entregado a la Comisión de Alto Nivel para la repatriación de los Bienes Arqueológicos, un informe de cinco tomos donde se detalla la labor realizada.

Se verificó que hay 36,335 objetos de cerámica; 7,780 objetos humanos; 684 fragmentos líticos, 126 metálicos, 1,038 restos de fauna y 369 piezas en condiciones de museo.

Hasta que se construya el museo, las piezas devueltas estarán en el convento de los Betlehemitas ubicado en la plaza de la Almudena, en el Cusco.

lunes, 14 de abril de 2008

Estado Peruano hace contrapropuesta. Andina 13/4/08

Estado Peruano hace contrapropuesta a universidad norteamericana
13:50 Más de 40 mil piezas arqueológicas de Machu Picchu están en poder de Yale

  • Piezas en universidad de Yale provenientes de Machu Picchu. Foto:ANDINA/INC
  • Lima, abr. 13 (ANDINA).- La cantidad de piezas arqueológicas provenientes de Machu Picchu en poder de la Universidad de Yale asciende a más de 40 mil, según el estudio hecho por especialistas peruanos.


  • Contrario a lo que se especulaba que el referido material rondaba sólo los 4 mil restos de cerámica y objetos de valor arqueológico, un equipo del Instituto Nacional de Cultura determinó que la cantidad sobrepasa con creces esta cifra.

  • Dicha información la dio el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, comisionado por el
  • presidente Alan García, para ver el tema de la repatriación de los referidos objetos arqueológicos.

    Como parte de los acuerdos para esta repatriación, a comienzos de marzo viajó a Estados Unidos un equipo de especialistas peruanos del INC para verificar el inventario de las piezas de la colección de Hiram Bingham.

    De acuerdo con el ministro, el informe entregado por este grupo de arqueólogos y estudiosos ha sido tomado en cuenta por la comisión de alto nivel que él preside.

    Basado en este estudio el Perú ha planteado a la universidad norteamericana una fórmula para lograr la devolución de estas piezas.

    Según señala el ministro, “la contrapropuesta peruana incluye la totalidad de las opiniones vertidas por el INC e incorpora aportes que públicamente han realizado destacados intelectuales y académicos del país”.

    Sobre el planteamiento peruano Garrido Lecca indica que se “busca garantizar los derechos del Perú respecto a la propiedad irrestricta de todo el material arqueológico. Además, señala que se está ofreciendo formas de cooperación académica de interés para la Universidad de Yale y para investigadores peruanos".

    (FIN) ECG/FPQ


Yale tiene 40 mil piezas de Machu Picchu. El Comercio 14/4/08

NO ERAN SOLO CUATRO MIL

Universidad de Yale tiene 40 mil piezas de Machu Picchu

Luego de una rigurosa tarea de verificación, el grupo de comisionados del Instituto Nacional de Cultura (INC) determinó que no eran 4.000 sino 40.000 las piezas y fragmentos arqueológicos de la colección Machu Picchu que la Universidad de Yale, de Estados Unidos, tiene en su poder, distribuidos en más de cinco mil lotes.


UN VERDADERO TESORO

Piezas arqueológicas en poder de Yale son 40.000

Comisión del Instituto Nacional de Cultura (INC) realizó inventario en esa misma casa de estudios

La diferencia resultó abismal. No eran 4.000 las piezas arqueológicas de la colección Machu Picchu que permanecían en poder de la Universidad de Yale, como se calculaba hasta ahora, sino 40.000, según informó ayer el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, encargado de las gestiones entre esta entidad y el Estado Peruano para la repatriación de estos valiosos restos.

Un grupo de comisionados del Instituto Nacional de Cultura (INC) realizó una rigurosa tarea de verificación el pasado marzo en la propia Universidad de Yale, y en un informe final detallan que son 40.000 piezas y fragmentos arqueológicos distribuidos en más de 5.000 lotes.

El Estado Peruano ha planteado a la universidad en cuestión diversos mecanismos para la devolución de las piezas, luego de que se reconociera que pertenecen al Perú como patrimonio histórico. Solo un pequeño porcentaje de las piezas permanecerá en Yale para ser evaluado por expertos peruanos y extranjeros.

Cabe recordar que en setiembre del 2007, una comisión peruana de alto nivel firmó un acuerdo de entendimiento con Yale para la devolución de las piezas.

EL DATO
Publicarán informe
La comisión del INC acordó publicar el informe con el fin de que todos los peruanos estén bien informados del inventario real sobre el cual se lleva a cabo la negociación.

martes, 8 de abril de 2008

Comunicado. El COARPE sobre el Memorando de Entendimiento con Yale. 14/3/08

Comunicado 06/2008

COMUNICADO

El Colegio Profesional de Arqueólogos del Perú (COARPE) hace público su rechazo al Memorando de Entendimiento suscrito el 14 de Septiembre de 2007 entre el Ministro Hernán Garrido-Lecca por el Gobierno del Perú.

Se trata de un Memorando Preparatorio de un Acuerdo por el cual la Universidad de Yale pretende legitimar y ratificar su posesión sobre nuestros bienes culturales, obligando al Gobierno del Perú a renunciar a la propiedad de las Colecciones Arqueológicas de Machu Picchu que están en la Universidad de Yale desde los años 1909, 1911, 1912 y 1916.

El COARPE alerta al colegiado y a la opinión pública porque el Gobierno del Perú está a punto de cometer un atentado irreversible contra el Patrimonio Cultural de la Nación y esperamos que el acuerdo con la Universidad de Yale no se concrete. Las colecciones de Machu Picchu forman parte de nuestro Patrimonio Arqueológico y deben ser devueltas a su lugar de origen.

El Estado Peruano a través del Instituto Nacional de Cultura debe convocar a los especialistas en patrimonio cultural, incorporando entre ellos arqueólogos de reconocida experiencia, para conformar los grupos de trabajo destinados a resolver estos asuntos tan delicados e importantes que son de su competencia, conforme a Ley.

Lima, 14 de marzo de 2008

lunes, 7 de abril de 2008

Equipo de especialistas peruanos entrega informe sobre piezas de Machu Picchu. Andina 6/4/08

Equipo de especialistas peruanos entrega informe sobre piezas de Machu Picchu

  • Piezas en universidad de Yale provenientes de Machu Picchu. Foto:ANDINA/INC
  • Lima, abr. 06 (ANDINA).- El equipo peruano encargado de cotejar el inventario de las piezas que se encuentran en poder de la universidad de Yale y que fueron encontradas en Machu Picchu por el arqueólogo Hiram Bingham, ya entregó su informe, señaló Blanca Alva, directora de Defensa de Patrimonio Cultural del Instituto Nacional de Cultura (INC).

    La funcionaria señaló que ya se han presentado cinco tomos a la comisión de alto nivel sobre el trabajo realizado en tierras norteamericanas.

    En declaraciones a la agencia Andina, comentó que el grupo de especialistas está satisfecho de la labor cumplida. “Hemos hecho un trabajo muy profesional”, aseguró.

    A fines de febrero un grupo de profesionales peruanos viajó a Estados Unidos como parte de los acuerdos para la repatriación del material arqueológico que Hiram Bingham extrajo de Machu Picchu a comienzos del siglo XX.

    Dicho equipo estuvo conformado por arqueólogos y arquitectos, además de Blanca Alva y la directora del INC Cecilia Bakula.

    En setiembre del año pasado se firmó un acuerdo de entendimiento entre la Universidad de Yale y el Estado Peruano para tratar la repatriación de las piezas arqueológicas en poder de dicha casa de estudios.

    La universidad norteamericana había desconocido la propiedad peruana sobre este importante lote encontrado por el norteamericano Hiram Bingham.

    Sin embargo, en el 2007 la comisión de alto nivel encabezada por Hernán Garrido Lecca consiguió que Yale aceptara la titularidad peruana y que se comprometiera en devolver en breve plazo la mayor parte de las piezas.

    Una parte menor de dicho material arqueológico permanecerá temporalmente en Estados Unidos para estudios conjuntos de especialistas norteamericanos y peruanos.

    (FIN) ECG/FPQ

domingo, 6 de abril de 2008

Garrido-Lecca responde a Lumbreras. El Comercio 6/3/08

POLÉMICA Negociación con la Universidad de Yale

Garrido-Lecca responde a Lumbreras

ARQUEÓLOGO CUESTIONÓ DURAMENTE A LOS NEGOCIADORES ALUDIDO SEÑALA QUE DEFENDERÁ EL RECONOCIMIENTO DE LA PROPIEDAD DEL PERÚ

La entrevista al arqueólogo y ex director del INC Luis Guillermo Lumbreras publicada el 16 de marzo en El Dominical de El Comercio ha desatado una polémica que, seguramente, se hará escuchar más fuerte conforme avancen las negociaciones del Estado Peruano y la Universidad de Yale, institución que ha tenido en su poder los objetos incas que Hiram Bingham se llevara de la ciudadela tras su hallazgo.

La respuesta a los reparos del arqueólogo ayacuchano no se hizo esperar. El ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, comisionado por el Gobierno para negociar con Yale el retorno de las piezas, refuta a Lumbreras, en carta dirigida a nuestra redacción, especialmente en lo que respecta a la denuncia de que la nueva comisión sería ilegal por violar la Ley 28778, la cual declara de interés nacional la repatriación de los objetos arqueológicos, autorizados por el Estado Peruano a salir del país en 1916. Esta ley crea la comisión de alto nivel de repatriación de los objetos arqueológicos, formada por un representante de la cancillería, del Ministerio de Justicia, del Congreso, del INC, del Gobierno Regional del Cusco y del gobierno local de Machu Picchu. "Como prueba de que las declaraciones del señor Lumbreras contienen datos erróneos, adjunto copia del acta de la duodécima reunión de la comisión de alto nivel de repatriación de los objetos arqueológicos que forman parte de la colección Machu Picchu de la Universidad de Yale, que tuviera lugar el 11 de setiembre del 2007, en la que consta que el suscrito se encuentra premunido de las facultades respectivas para sostener las conversaciones que se han venido desarrollando, por lo que la negociación se ha llevado a cabo con conocimiento y autorización de la comisión constituida por dicha ley", explica.

Garrido-Lecca enfatizó que, en el curso de las conversaciones, la preocupación de la comisión ha sido "el reconocimiento de la propiedad del Perú sobre nuestro patrimonio arqueológico y la defensa de los derechos de la nación".

EN PUNTOS

4El ministro de Salud no solo defendió la legalidad de la actual comisión de negociación con Yale. En carta dirigida al doctor Luis Guillermo Lumbreras, el pasado 19 de marzo, Garrido-Lecca hizo las siguientes precisiones:

4El Memorando de Entendimiento constituye un documento previo a la negociación del acuerdo final, y, por lo tanto, no ameritaba una gran difusión. "Sin embargo, ha existido absoluta transparencia en cuanto a su contenido y, por ejemplo, la señora Mariana Mould de Pease solicitó y obtuvo copia del memorando en Cancillería. Queda claro que cualquier interesado habría podido igualmente acceder a una copia del mismo", señala.

4"Es cierto que en el anterior Gobierno se dispuso la terminación de la etapa de negociaciones y también se dispuso se procediera a la interposición de demandas judiciales, y, por eso, se contrató a un profesional estadounidense. Sin embargo, la comisión nunca acordó que se procediera a interponer un proceso (...). Este gobierno evaluó la situación y concluyó que sería mucho más beneficioso para el país reabrir la etapa de negociaciones, para tener mejores resultados en comparación con un proceso judicial que necesariamente tendría que sostenerse en Estados Unidos", señala Garrido-Lecca.

4Aclara, asimismo, que el memorando establece que no solo se reconoce de manera inequívoca la propiedad del Estado Peruano sobre todas las piezas sino que, además, regresarán al país en el corto plazo, buena parte de las demás piezas no museables.

4"Usted, como ex director nacional del INC y miembro del equipo negociador inicial, debiera ser uno de los más interesados en que la labor que se viene desarrollando sea positiva, ya que ello redundaría en el regreso inmediato de la parte más sustantiva de la colección y que el saldo de ella, de propiedad reconocida del Estado Peruano, retorne luego de ser estudiada en Yale por investigadores de esa universidad conjuntamente con arqueólogos peruanos, en base al convenio de cooperación que se suscribiría", añade.

martes, 1 de abril de 2008

Los cusqueños y la Ley 29164. El Comercio, 1/3/08

Análisis
Los cusqueños y la Ley 29164

Por Guillermo Arbe. Economista

El Comercio, en un editorial del 15 de febrero, puso al descubierto la agenda politiquera de los dirigentes cusqueños y preguntó, molesto: ¿Qué quieren los cusqueños al insistir "en paros y bloqueos violentistas para protestar por aspectos de una ley que ya han sido eliminados en la ley del Congreso"?

Se refiere a la Ley 29164, una norma que propone poner en valor el patrimonio del país al "promover la inversión privada en zonas aledañas a sitios históricos bajo la modalidad de concesiones, como se hace exitosamente en otros países y en Lima con la huaca Pucllana".

Varios comentaristas han culpado a agendas políticas, movimientos desestabilizadores de la izquierda, autoridades regionales y locales mediocres, y humalistas de las protestas y de manipular a los cusqueños. Solo así puede entender que hagan protestas que afecten al propio turismo, sector económico clave del Cusco. Otros han acusado a los cusqueños de no entender los criterios modernos de conservación, puesto de manifiesto por la huaca Pucllana.

En resumen, Lima parece estar tan enojada con el Cusco como los cusqueños con la propia ley. La idea desde Lima es la siguiente:

1. Los cusqueños no deberían estar en contra de la ley, incluso en su versión inicial, porque esta promueve la mejora de los monumentos históricos y alienta al turismo, como demuestra la experiencia de la huaca Pucllana.

2. La versión modificada de la ley requiere de la aprobación del gobierno regional para su vigencia, por lo que ya no tendría sentido las protestas en el Cusco.

3. Las protestas, por tanto, obedecen a agendas políticas de dirigentes poco escrupulosos o radicales.

4. Si los cusqueños quieren protestar, deberían hacerlo en forma pacífica sin afectar a terceros ni a la industria turística.

Todo esto tenía sentido para mí. Pero hace poco viajé al Cusco y tuve ocasión de hablar con muchos cusqueños, tanto dentro de la industria turística como afuera. Allí se me desbarataron varios de los mitos que hay en Lima respecto de la oposición de los cusqueños.

En primer lugar, TODOS los cusqueños con quienes hablé estaban, sin excepción, en contra de la ley. Al mismo tiempo, sin embargo, la mayoría estaba en contra del giro violento que habían tomado las protestas. Por tanto, las protestas violentas no son representativas del sentir de la mayoría en el Cusco, de la misma manera en que las marchas violentas que a veces se han dado en Lima no son representativas del sentir de la mayoría de los limeños, ni las barras bravas son representativas de la mayoría de los hinchas del fútbol.

Adicionalmente, no es cierto que los cusqueños estén siguiendo en forma inocente y engañada a los dirigentes. Es al revés. Los cusqueños con quienes hablé tenían muy en claro las agendas de los dirigentes. No encontré a ninguno que los apoyara. Más bien son los dirigentes los que se han subido al carro de la oposición a la ley, un carro que no es de ellos. Esto sin negar que, a través de lazos de conveniencia, estos dirigentes tienen un nivel de convocatoria que, sin ser mayoritaria, es suficiente para bloquear vías y causar problemas. No se necesita mucha gente para cerrar una carretera.

Pero son los primeros dos puntos los claves. Los cusqueños están convencidos de que la ley no los beneficiaría. Y a los hechos se remiten. Su argumento es que cada vez que se da en concesión algo al sector privado, pasan dos cosas: el acceso al lugar o al servicio se restringe, y su precio se encarece.

Dan como ejemplos: el ferrocarril a Machu Picchu y el monasterio. Los cusqueños ya no van a Machu Picchu porque desde que se dio en concesión el tren es muy caro y el trato arbitrario. Actualmente, ya no se puede ir ni a pie por el Camino Inca, porque existe la obligación de contratar a guías a una tarifa establecida y alta. No entran al histórico monasterio, dado en concesión a un hotel (antiguo seminario de San Antonio Abad y, originalmente, palacio de Inca Amaru Qhala según la página web del propio hotel) porque la noche cuesta más que el ingreso mensual promedio de un hogar típico. Desde Lima, a veces parece que nos olvidamos de que el Cusco no es solo para los turistas, es también el hogar de los cusqueños.

En el Cusco, incluso las personas vinculadas con el turismo están en contra de la ley. En un tour que contraté por el Valle Sagrado, el guía turístico de una empresa formal muy bien educado, tanto en la historia como en el trato a los pasajeros, nos pidió nuestro apoyo para dos cosas: la oposición a la ley y el boicot a la catedral. Aparentemente, la Iglesia en el Cusco ha dado en concesión la catedral al sector privado, con lo cual se cobra una entrada para rezar. Según me dicen (yo obedecí el boicot), si tratas de ir a la hora de la misa, no te creen e igual tratan de cobrar.

El tema de fondo es este. Los lugares históricos, por su propia naturaleza, son únicos. Darlos en concesión genera monopolios, lo cual abre la puerta a abusos en tarifas y acceso (abuso de posición de dominio). Esta ha sido la experiencia histórica del Cusco. Si existiera un Estado fuerte y consciente de la necesidad de controlar los monopolios, tal vez los cusqueños verían el sentido de la ley. Sin embargo, intentos pasados por romper los monopolios, abriendo el ferrocarril a la competencia, por ejemplo, han fracasado por razones que nadie entiende.

Los cusqueños sienten que abrir la puerta a las concesiones monopólicas implica perder el acceso ellos mismos. Además, sostienen que ha significado siempre un incremento tal en las tarifas que podría poner en riesgo a la propia actividad turística. Es decir, la ley no promueve el turismo, sino que lo hace peligrar. En este sentido, las protestas de los cusqueños son a favor del turismo, no en contra.

Pero si es así, ¿por qué, entonces, oponerse a la ley modificada, que da a los propios gobiernos regionales la potestad de decir si se otorgan concesiones o no? Para empezar, muchos cusqueños sí consideran aceptable esta posibilidad. El problema es que no confían en las autoridades. Primero, las autoridades cambian en cada elección, con lo cual en cada elección habrá un riesgo de que empiecen las concesiones. Segundo, el manejo no muy claro de algunas de las concesiones pasadas, junto con esta desconfianza hacia las autoridades, hace que muchos consideren un riesgo innecesario que los gobiernos regionales puedan tener esta potestad legal.

Por tanto, no es que los cusqueños estén con soroche, estén mal informados o sean revoltosos radicales de oficio. Hay una racionalidad detrás de su oposición a la Ley 29164. Es el Estado el que debe mejorar en controlar las situaciones de abuso de posiciones de dominio, así como anteponer la protección y valorización del patrimonio histórico y la inclusión en el acceso al beneficio puramente de renta turística. Solamente podrá haber un turismo moderno y racional si se cuenta con un Estado moderno y racional.

Ni Machu ni Picchu. Tomas Escajadillo. La Primera, 26/3/08