miércoles, 28 de enero de 2009

Debate se alsa en Peru: estuvo la ciudad perdida, algna vez perdida?. New York Times 7/12/08

CUSCO JOURNAL

Debate Rages in Peru: Was a Lost City Ever Lost?

Moises Saman for The New York Times

Although Hiram Bingham has long been credited with discovering the Incan city of Machu Picchu in 1911, evidence has emerged that a German adventurer may have preceded him. Some records show that the adventurer bought land in the area in the 1860s. More Photos >


Published: December 7, 2008

CUSCO, Peru — From the postcards bearing his swashbuckling, fedora-topped image to the luxury train emblazoned with his name that runs to the foot of the mountain redoubt of Machu Picchu, reminders are ubiquitous here of Hiram Bingham, the Yale explorer long credited with revealing the so-called Lost City of the Incas to the outside world almost a century ago.


The New York Times

The Incas abandoned Machu Picchu in the 16th century. More Photos »

But in recent months, a confluence of contrary events has threatened to upend the legacy of Mr. Bingham, the ostensible model for the fictional Indiana Jones. Peru has threatened legal action against Yale to recover thousands of artifacts Mr. Bingham removed. Evidence has emerged suggesting that a German adventurer may have arrived there first. And a dispute has been grinding on over who owned the site when Mr. Bingham supposedly discovered it.

Scholarly circles in Peru have been abuzz with revisionist debate. Not only may Mr. Bingham not be quite the heroic pioneer that he has been portrayed as, but it may well be that the Lost City of the Incas was never really lost after all.

The disputes over who discovered or rediscovered the sacred site have become so contentious they have been living up to the phrase “the fights of Machu Picchu,” coined by the American writer Daniel Buck in an allusion to a Pablo Neruda ode, “Heights of Machu Picchu.”

No one in the field of Machu Picchu studies seriously challenges the fact that Mr. Bingham arrived at the jungle-shrouded ruins in 1911, excavated and photographed them, and largely introduced them to the world.

But his claims have been challenged over time.

“Hiram Bingham never thought someone would doggedly investigate his path,” said Mariana Mould de Pease, a Peruvian historian.

Soon after Mr. Bingham led his expeditions to Machu Picchu, claims surfaced that a British missionary, Thomas Payne, and a German engineer, J. M. von Hassel, had beaten him there. And maps found by historians show references to Machu Picchu as early as 1874.

The latest challenge comes from recently publicized claims raising the possibility that a German adventurer arrived at Machu Picchu and looted it decades before Mr. Bingham even set foot in Peru. Records show that the German, Augusto R. Berns, purchased land in the 1860s opposite the Machu Picchu mountain, built a sawmill on his property and then tried to raise money from investors to plunder nearby Incan ruins, all with the blessing of Peru’s government.

“The Berns information is a matter that has to be investigated further,” said Jorge Flores Ochoa, a prominent Peruvian anthropologist. “Hiram Bingham painted himself as a great explorer who ventured to the ends of the Earth, but that was a fantasy. The truth is that others, perhaps many others, arrived at Machu Picchu long before he did.”

Mr. Berns, an engineer, went to Peru to work on the Southern Peruvian Railway. An article this year in the magazine South American Explorer by Paolo Greer, an Alaska-based cartographer, offered additional detail on Mr. Berns, showing how he stopped cutting railroad ties on his property in the 1880s and started trying to lure investors into ventures for prospecting the area for gold and silver.

“Berns’s mining claims proved worthless,” Mr. Greer said in an e-mail message. “However, he spent years purposely searching for Inca sites, employing local guides who were intimate with the area.”

Moreover, some scholars say, Mr. Bingham may have known about Mr. Berns’s activities. Ms. Mould de Pease said she found in Yale’s own archives an 1887 Peruvian government document authorizing Mr. Berns to remove treasure from areas that may have included Machu Picchu. She reported the find in a 2003 book.

“If this document was in Bingham’s own papers, then he knew that Berns could have arrived there first,” she said.

Others scoff at the possibility that Mr. Berns set foot on Machu Picchu, pointing to discrepancies in the richly worded prospectuses that he sent out to investors. In one document Mr. Berns referred to an “ancient gold-washing apparatus” called “llamajcansha,” which “in the ancient Indian languages, means ‘gold yard.’ ”

“It is unlikely that readers of his prospectus in the United States spoke Quechua,” Mr. Buck wrote in an essay published in the Lima newspaper La República, referring to the indigenous language spoken in this part of Peru. “Otherwise they would have figured out that llamajcansha meant ‘llama yard.’ ”

Mr. Buck added, “Berns was selling a load of llama dung.”

Skeptics also say that no substantive proof has emerged that Mr. Berns ever spirited away artifacts from Machu Picchu.

Meanwhile, in an effort to assert greater control over its cultural heritage, Peru’s government said last month that it would take legal action against Yale in an effort to secure the return of thousands of artifacts Mr. Bingham took to the university. Peru claims the artifacts had been lent to Yale and therefore should have been returned. The threat of legal action is an abrupt turnaround from a recent preliminary understanding between Yale and Peru that appeared to put the parties on the road to resolving the dispute.

Both sides in the case have seized on the revelations about Mr. Berns as supporting evidence.

An aide to Cecilia Bákula, director of the National Institute of Culture in Lima, which manages the Machu Picchu site, said she was unavailable for comment. But in the view of Ms. Mould de Pease, the historian, the authorization given to Mr. Berns shows that Peru had sovereignty over Machu Picchu before Mr. Bingham arrived there.

For Yale, revelations that an earlier adventurer had designs on Incan ruins may reinforce its view that the items removed by Mr. Bingham are neither unique treasures nor critically important artifacts. “It is quite possible that all the treasures were removed by the German, Augusto Berns, many years before Bingham arrived,” said R. Scott Greathead, a lawyer representing Yale.

Complicating matters further, property records indicate that tracts of land including Machu Picchu were repeatedly bought and sold by families in the Cusco area before Mr. Bingham arrived.

“My great-grandfather, Mariano Ignacio Ferro, owned Machu Picchu when Hiram Bingham claimed to have discovered it, and even helped the American find his way there,” said Roxana Abrill Nuñez, a museum curator in Cusco who is waging a high-profile legal battle to be compensated for her family’s loss of Machu Picchu. She claims that the state expropriated the site from her family without payment.

For others here in Cusco, the actions of a German once forgotten to history offer insight into a city that may have been lost and found repeatedly since the Incas abandoned it, even if it took Mr. Bingham’s work to lodge it in the public imagination.

“All I know is that anything was possible in the turbulent years before Bingham made it to Machu Picchu, with others probably arriving even before this German,” said David Ugarte Vega, an anthropologist at the National University of San Antonio Abad in Cusco.

“What is certain is that the image of Bingham is at last being challenged,” Mr. Ugarte Vega said, “while the descendants of those great builders who assembled Machu Picchu are working as porters for the newest wave of travelers who come to see the site from afar.”

La colección Machu Picchu y la dignidad nacional. El Comercio 24/1/09

LA DEMANDA PERUANA CONTRA LA UNIVERSIDAD DE YALE

La colección Machu Picchu y la dignidad nacional
Por Jacques I. Bartra. Diplomático

"Entonces en la escala de la tierra he subido entre la atroz maraña de las selvas perdidas hasta ti, Machu Picchu, alta ciudad de piedras escalares, por fin morada del que lo terrestre no escondió en las dormidas vestiduras": así escribe Pablo Neruda sobre nuestra séptima nueva maravilla del mundo en su inspirado "Canto general" (1950). Ya para entonces nuestra mágica ciudadela, hoy patrimonio cultural de la humanidad, impactaba a intelectuales, artistas y amantes de parajes enigmáticos de antiguas civilizaciones. Sin embargo, pocos sabían entonces que en 1916, durante el primer gobierno de Augusto B. Leguía, el Perú había autorizado un préstamo temporal por 18 meses de las piezas emblemáticas de Machu Picchu a la Universidad de Yale, las que nunca fueron devueltas. Tampoco se sabía a ciencia cierta cuántas eran las piezas arqueológicas que integraban la colección y que el formal descubridor de la ciudadela precolombina, el famoso aventurero Hiram Bingham, había sacado del Perú.

Resulta increíble que el Perú haya dejado pasar tanto tiempo sin exigirle a esta prestigiosa universidad norteamericana la devolución de las piezas, existiendo un precedente legal de esa naturaleza y siendo estas mismas parte integrante del patrimonio cultural de la nación que en la actualidad ampara la Ley 28296. Esta desidia (o ignorancia) de nuestras autoridades culturales se dio vuelta cuando el Dr. Luis Guillermo Lumbreras, entonces director del INC, impulsó al Gobierno Peruano a reclamar después de 90 años de adormecimiento inexplicable la devolución de las piezas, por lo que se creó para tal efecto en el mes de julio del 2006 una comisión de alto nivel para la repatriación de los objetos arqueológicos, integrada respectivamente por representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, del Ministerio de Justicia, del Congreso de la República, del Instituto Nacional de Cultura, del Gobierno Regional de Cusco y del gobierno local de Machu Picchu.

Inicialmente, se pensaba que la colección estaba integrada por 384 piezas museables; y el resto, por fragmentos que Yale conservaría. Sin embargo, la comisión que presidió Hernán Garrido Lecca pudo establecer que no son 4 mil piezas (incluidos los denominados fragmentos), sino 46.362 piezas y fragmentos de la colección, los cuales constituyen el universo completo del material autorizado por el Perú para ser exportado temporalmente a EE.UU. por Bingham y que actualmente se encuentra en posesión de la Universidad de Yale, del cual una mínima parte se exhibe en el Museo Peabody de ese centro de estudios.

En ese sentido, la demanda que el Perú ha iniciado ante el tribunal federal de Washington D.C., con fecha del 12 de diciembre del 2008, para recuperar las piezas tiene un sustento legal de indudable gravitación, en la medida que refuerza la posición de nuestro país frente a la acción judicial iniciada, la que --según la opinión de expertos legales-- hubiera sido crítica y vulnerable de no haberse contado con el inventario exacto de lo que se está reclamando.

Otro aspecto importante es el respaldo público que ha otorgado la National Geographic Society a la reclamación de nuestro país, teniendo en cuenta que esta prestigiosa entidad patrocinó la expedición Bingham entre 1912 y 1915 junto a la Universidad de Yale. Según el vicepresidente de esa institución, Terry García, que publica la famosa revista en la que por primera vez aparecieron en 1913 las fotos extraordinarias de Machu Picchu, siempre existió plena conciencia de que se trataba de un préstamo temporal.

Resulta importante, con todos estos antecedentes, ejercer la presión mediática que obligue a la Universidad de Yale a asumir su responsabilidad moral en este asunto, toda vez que su credibilidad e imagen internacional están en juego al apropiarse en forma prepotente de objetos emblemáticos para la identidad y la autoestima de los pueblos originarios del Perú que son, por demás, símbolos de peruanidad y factores esenciales de nuestra conciencia cultural.

viernes, 2 de enero de 2009

El Primer Congreso de Políticas Culturales

SOBRE EL 1ER CONGRESO NACIONAL DE POLÍTICAS CULTURALES. LIMA 3-5 DE DICIEMBRE DEL 2008. UNA OPINIÓN.


“asumí irresponsablemente esta responsabilidad”
“…el pensamiento Gonzalo no, el pensamiento Jordi!”

Cecilia Bákula
Fragmentos del discurso inaugural del 1er Congreso Nacional de Políticas Culturales

______


Estas líneas del discurso inaugural de Cecilia Bákula reflejan patéticamente la perspectiva cultural del 1er Congreso Nacional de Políticas Culturales, un evento que fue hecho casi exclusivamente para un autorrespaldo, para legitimizar ante la población una gestión mediática y mediocre al frente del Instituto Nacional de Cultura (INC), una gestión cuyo único norte ha sido acabar con la compleja cultura nacional, deshacerse del patrimonio cultural peruano, y gestionar a favor de la conversión económica de los bienes culturales.

Pero Cecilia Bákula no solo demuestra su arrogancia con este evento, su participación en la gestión y defensa de los bienes culturales expresan patéticamente que de estas materias no sabe, a excepción quizá – cuestionable - sobre normatividad literal en cultural, y casos como los bienes culturales de Machu Picchu secuestrados por Yale, o la planificación descarada de la Municipalidad de Lima para destruir la Guaca San Marcos, son indicadores inequívocos de que el patrimonio cultural peruano, al menos uno excepcionalmente importante - el patrimonio arqueológico, no es significante ni significativo para su gestión, para su labor pública.

Este evento no obstante, ha reflejado con extremada nitidez la mentalidad eurocentrista del gobierno y su representante en el INC, instaurando una dependencia organizativa ideológica con la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) quienes obviamente han financiado el Congreso y a cuyo recaudo varios modelos de desarrollo cultural de origen europeo se han presentado como parámetros para el desarrollo cultural peruano; y allí la esencia de esta historia. España no puede ser un modelo para el Perú, por muchas razones, porque la realidad histórica cultural no es la misma, o por que los conceptos de comprensión sociológica sobre los bienes materiales entre España y el Perú no son mismos; pero también por que hay una consideración mínima de autoestima, de reflexión social, de valoración y respeto ancestral, y es porque España destruyó al Perú, y cuya resaca maldita de racismo y discriminación no ha acabado.

Bákula, era obvio, se sentía complacida en el congreso entre un cúmulo de asistentes, muchos de ellos sin rumbo intelectual, sin ideología definida – muchos llamados “promotores culturales”, mismos que contrastaban con los miembros de una mesa europea, que sin duda compartían la clara ideología liberal recalcitrante de Bákula, y esa es otra clave del evento. El Congreso fue un show premeditado, no fue un llamado al debate concienzudo de propuestas intelectuales de alto rango nacidas del estudio de la realidad nacional, fue en general un debate insulso sobre propuestas aéreas acerca de “cultura” que más recuerdan asignaturas normativas de alguna universidad privada. Como si nada existiera, ¿es que acaso no hay parámetros históricos de desarrollo o visiones procesuales del devenir de las políticas culturales de un estado nacional republicano centenario?; aquí no existe nadie, pues nadie ha hecho nada por las políticas culturales del Perú, excepto claro, Bákula, los españoles con el “pensamiento Jordi” y el Congreso, para Cecilia Bákula las Políticas Culturales empezaron muy probablemente el 2008.

Pero no todo es malo, es mala la trampa y el congreso no le alcanza a nadie para remediar los desastres en política cultural de este gobierno, que en este evento ha repetido los errores clásicos de percepción social respeto a cultura. Un ejemplo claro es la negación de la variación cultural mediante la afirmación de la misma, y en el congreso no se han hecho participes los agentes culturales sociales vivos, las poblaciones, pueblos, ayllus o comunidades nacionales, que por supuesto están implícitas en el concepto trillado, inefectivo, necio, y patético de la multiculturalidad peruana; y este efecto es deliberado. Para los antropólogos del INC, los ayllu o comunidades campesinas, los pueblos amazónicos más recónditos, sólo existen en sus mapas “multiculturales”, o cuando éstos mismos pueblos van a Lima a decirles que tradición nativa vale la pena preservar o declarar (y esta es política del INC), o cuando miles de peruanos guerreros de la amazonía dicen no con sus lanzas a una ley que los despoja de sus tierras milenarias.

Todo el evento ha sido nominal y como dije premeditado, todas los documentos de trabajo, “matrices”, fueron elaborados mediante grupos preseleccionados con meses de anticipación y en el evento sólo se debatieron al final las plenarias de estas matrices que llegaron como acuerdos definitivos a ser consolidados, después de eso, valga el hecho, todos estos documentos aparecen como “propuestas nacionales” con valor de derecho consuetudinario, emanadas del debate abierto de “representantes nacionales”; nadie votó nada obviamente y después de las discusiones todos fueron santificados, especialmente los españoles que se solazaban entre los aplausos de todos, de casi todos. Pero yo digo que un Congreso sobre comunidades campesinas hecho por las comunidades campesinas de Jauja, o un Congreso de pastores de vicuñas de las comunidades de Lucanas, o un Congreso de pueblos amazónicos de la cuenca baja del Urubamba, o un Congreso sobre comportamiento urbano de Matute hecho en La Victoria tendría mil veces más valor para dictaminar políticas culturales que este evento “nacional” sobre “políticas culturales”, donde ni un solo ayllu nacional estuvo representado.

Más allá de eso no hay nada que decir de nadie, muchos “intelectuales” se han beneficiado mediaticamente de este evento y es más que evidente que un falso sesgo academicista pobló la mayoría de los discursos más relevantes. Un término expresado por un ponente sin embargo puede revelar el contenido profundo del Primer Congreso de Políticas Culturales: “me encanta la cultura del arroz con mango”. Había momentos – y esta es una confesión – que mirando a mi alrededor y escuchando cómo podemos hacer para sacar provecho pecuniario de las tradiciones culturales, sentí que estaba en Puerto Rico o en el mediterráneo español; y esa es la visión última de una clara política cultural de este gobierno, la enajenación social de nuestra riqueza cultural, la incorporación de conceptos comerciales sobre los bienes comunitarios –muchos de ellos milenarios- la desaprensión ideológica de los valores morales de autorreconocimiento y pertenencia social e histórica del pasado peruano, de las guacas y bienes arqueológicos por ejemplo, el olvido; la incuria, la percepción negativa de lo que no produce un valor económico.

Pero no todo es malo nuevamente, los que fuimos, pasando la selección, tuvimos que ver y confirmar una vez más como se planifican las políticas culturales sobre remesas ambiguas de conocimientos genéricos y se aplican recetas eurocentristas en un país cuya cultura propia no tiene paralelo en el mundo; y de esto no tiene la culpa ni la propia Bákula, ella es la representante legítima del “arroz con mango” cultural del Perú, incapaz de sentir algún tipo de aprensión moral por los bienes arqueológicos de Machu Picchu, o de expresar dos palabras por la defensa del milenario edificio de barro más grande e importante de Lima – la Guaca San Marcos - a punto de ser demolido por una pista; ella hace su trabajo con responsabilidad presidencial apuntando a objetivos legítimos, que su ideología le conmina, como son la proposición de las políticas culturales del Perú, aunque para esto tenga que vender todos los bienes culturales y concesionar las viejas tumbas de nuestros ancestros para siempre.

No!


Lima, 31 de diciembre del 2008


Gori Tumi ECHEVARRIA LOPEZ
Arqueólogo. Universidad Nacional Mayor de San Marcos
E-mail: goritumi@gmail.com