lunes, 29 de diciembre de 2008

La última batalla por Machu Picchu. La Primera, 29/12/08

La última batalla por Machu Picchu

El 24 de julio de 1911, Hiram Bingham, el gran huaquero llegó a Machu Picchu y la saqueó. Ahora, Mariana Mould de Pease advierte que los trámites para recuperar el patrimonio no tienen transparencia.

- ¿Cómo evalúa la función del presidente García?
- No está tomando en cuenta la política cultural del mundo actual que se rige por convenciones, acuerdos, normas de Unesco y Unidroit, una organización internacional de la cual el Perú es miembro. 

- ¿Es desconocimiento o falta de asesoramiento?
- El presidente tiene que ser como todo político y jefe de Estado, una persona capaz de seleccionar a sus asesores. Quien está fallando es Cecilia Bákula, la directora del INC, sin dudas ni murmuraciones.

- ¿Qué trabas hay actualmente? 
- Bueno, se firmó el memorado de entendimiento y vinieron cambios de actores políticos. Primero del portavoz que era Hernán Garrido Lecca, quien suscribió un documento vergonzoso sin tener en cuenta la legislación aprobada por el Congreso, con la asesoría técnica de la directora del INC. 

- ¿Cuál es su opinión de la labor de Cecilia Bákula?
- En este caso concreto, miente sin hacerse problemas.

- ¿Qué prueba tiene usted?
- Concretamente, hay que ver una cita textual de una entrevista a Andina de Opinión. Dice que no ha lugar para que el Colegio de Arqueólogos del Perú se aparte de la Comisión de Alto Nivel que negocia con la Universidad de Yale, basándome en la legislación norteamericana. Es decir, este es un caso de primer nivel para que el Perú se haga presente como un país que se respeta internamente su cultura nacional y, en concordancia con la cultura norteamericana de los pueblos indígenas de las Américas. Eso debe saber Cecilia Bákula.

- Usted ha dicho: “No es históricamente veraz”. 
- Así es. Localicé seis mapas cuyos originales están en la BNP, en los cuales se demuestra que Machu Picchu estaba plenamente integrado al territorio nacional y el Estado disponía sobre el monumento en sí. En ese entonces, se le llamaba Las Huacas del Inca. Ha tergiversado la historia y le ha hecho mucho daño al Perú. Le he aclarado y enviado la información, los mapas, tengo el cargo. 

- ¿Qué hacer entonces?
- Permítame decirle al país y al mundo que las peruanas y peruanos dignos somos capaces de trabajar en red por el patrimonio. Se lo digo públicamente al presidente Alan García que su directora del INC no puede seguir dejándolo en falta, en desconocimiento de lo que sucede en el país.

- ¿Qué opinión le merece el trabajo de Garrido Lecca?
- Es lamentable cómo ha obrado, es penoso. Le ha hecho perder al Perú un tiempo valioso. Lo ha presentado como un país incapaz de tener un gobernante que recoja tanto el conocimiento internacional y específicamente norteamericano, como la legislación para la defensa y protección de las tumbas y bienes culturales del pueblo indígena norteamericano. Le ha hecho mucho daño.

- ¿Enrique Ghersi cumple el mismo papel? 
- Exactamente, es muy grave. Ghersi también miente impunemente, está buscando enfrentar al Perú con la National Geographic, es una empresa de difusión geográfica en el mundo, ha respaldado la posesión peruana que no es la del gobierno. Ha dicho que le devuelvan al Perú lo que se llevó Bingham.

José Luis Ayala 
Editor de Cultura-Entrevista

DETALLE

Mariana Mould de Pease le ha enviado una carta a Cecilia Bákula, directora del INC, señalándole que oculta información y falsea la historia. Sin embargo, Bákula aparece como si defendiera el patrimonio ante el hecho que la Universidad de Yale se niega a restituir al Perú todo lo que se llevó el norteamericano Hiram Bingham

“Perú juega a perdedor en el juicio contra Yale”. La República, 28/12/08

“Perú juega a perdedor en el juicio contra Yale”


Pocos recuerdan que durante el gobierno de Alejandro Toledo el Estado peruano tuvo todo listo para iniciar la demanda contra la Universidad de Yale por las piezas que Bingham se llevó de Machu Picchu. Pero ni bien asumió Alan García, su gobierno desestimó aquellas gestiones e inició, casi en secreto, una desventajosa negociación con la casa de estudios norteamericana. Resultado: el llamado Memorándum de Entendimiento, donde el Perú pierde por 99 años el grueso de la colección. Dos años después la posición peruana vuelve a cero y el último 5 de diciembre se plantea en una corte de Washington DC la demanda contra Yale. Para comprender la oscilante historia de este proceso, nada mejor que una charla con el destacado arqueólogo Luis G. Lumbreras, ex director del INC (2002-2006). 

Por Enrique Hulerig

–¿La posición peruana plantea la devolución de 46 mil piezas?

–Es impresionante que sigan insistiendo en eso. Esta vez ha sido el propio canciller. Yale ha vuelto a hablar de 4 mil piezas, pero la posición peruana afirma que son 46 mil. Esto es una barbaridad como punto de partida. Yale lo va a rebatir en un dos por tres. Es lo mismo que si arrojo al suelo una botella y se rompe en cien pedazos y luego digo no es uno lo que me deben sino cien. En Yale deben estar muertos de risa. 

–Pocos saben que usted rechazó el Memorándum de Entendimiento (Memorandum of Understanding-MOU) que luego Garrido 
Lecca firmó. ¿Cuáles fueron las circunstancias?

–En el anterior periodo, cuando se inició la gestión de devolución, los de Yale plantearon conversar y el Estado peruano entró, vía Cancillería, a una serie de conversaciones de carácter diplomático, con la participación de la señora Karp y de nosotros, los técnicos, a quienes siempre se nos consultó sobre lo que se tenía que hacer. En todos los casos, nuestra recomendación fue ceñirnos a ley. Pero, en un momento determinado, Yale nos entrega su famoso Memorándum y nosotros se lo devolvimos. Las negociaciones se rompen en marzo del 2006, faltando meses para que termine la administración Toledo. Con el nuevo gobierno, Yale siguió con su juego de conversar y hace dos años comenzaron de nuevo las negociaciones, como si antes no se hubiese hablado de nada. El Estado peruano entonces acepta y suscribe el MOU que nosotros habíamos rechazado, con el agravante de que esta vez el documento tenía agregados más cuestionables.

–¿Por qué Yale le plantea a este gobierno un documento de esa naturaleza?

–No creo que hayan pensado en engañar, sino que encontraron gente que no tenía la menor idea, entre ellos Cecilia Bákula, directora del INC, y la gente asociada a ella. Si no hubiera sido por la intervención de la doctora Karp, con su artículo en el New York Times, de repente no nos enterábamos de nada. El Estado peruano entonces no retrocedió sencillamente porque teníamos la razón y nos basábamos en una historia verídica. Pero el gobierno actual entra en duda y comienza a negociar, que si venían 300, que si nos devolvían quién sabe cuánto. Todo lo que ya había sido desechado por el Estado peruano se retoma. Es una política equivocada, sustentada en hacer lo contrario de lo que el régimen anterior había hecho, o replantear las cosas como si fuesen nuevas, desde cero. El resultado es patético. La figura lamentable del señor Garrido Lecca y la deplorable posición de la doctora Bákula son íconos de todas las deficiencias que tuvo la presentación del Perú en este tema. 

–Si la posición peruana fue cambiante, la de Yale siempre fue la misma.

–Yale no ha variado en nada su posición, es decir que las piezas no están terminadas de estudiar y que deberían seguir estudiándose 99 años más. Es como si yo me robara el televisor de su casa y me justificara diciendo que lo uso mejor que usted. Todos los argumentos de Yale giran en torno a eso: que los peruanos somos incapaces de hacer un buen estudio de las colecciones. El problema es que hemos cometido serios errores en estos últimos dos años. El primer y mayor error es haber suscrito un Memorándum no solo mal redactado sino inconstitucional, contrario a la dignidad peruana y que además ya había sido rechazado. 

–¿Cuál es la responsabilidad del presidente García?

–Hay un tema que no está siendo tratado y es que el señor Garrido Lecca se presentó como representante del Presidente de la República. Por lo tanto, quien tiene que pronunciarse es el presidente García. ¿Cómo permitió la firma del MOU? Garrido Lecca solo fue un testaferro. El que está comprometido es el Estado peruano, bajo la palabra de que quien está yendo a firmar esa barbaridad de documento es el propio representante del Presidente. Cuando llegó el señor Garrido y le preguntaron “¿y usted quién es?, usted es ministro de Salud o de Vivienda, no tiene representatividad”, entonces él respondió, públicamente, que era representante del Presidente de la República. Este es un tema que nosotros hemos soslayado porque no tenía sentido darle a Yale un argumento adicional. Pero seríamos ingenuos si pensáramos que Yale no sabe que este es un compromiso del Presidente, no de un ministro. La responsabilidad es compartida entre Garrido Lecca y el señor García.

–El abogado de Yale, Enrique Ghersi, afirma que el Estado peruano ha entablado mal la demanda, pues en el expediente se oculta a los jueces la existencia del Memorándum del 2007.

–Yo le voy a decir lo que pienso: que la idea de este proceso es jugar a perdedores. Esa es la sensación que tengo. Una de las primeras cosas que tenía que haber hecho el Ejecutivo es informar al Congreso. Es un asunto de Estado y es un asunto constitucional. Hasta donde yo sé, eso no ha pasado, no públicamente. El problema es que la ley que dio el Congreso en julio del 2006 para iniciar una demanda internacional contra Yale no ha sido ni ratificada ni derogada. Entonces, para comenzar, la posición peruana nace con un pecado procesal interno. ¿Se está procediendo de acuerdo con la ley peruana? No. Porque hay elementos que no se han cumplido. Temo mucho, además, que no se haya preparado una demanda lo suficientemente sólida como para poder hacer el alegato ante los tribunales norteamericanos. Basta con oír, por ejemplo, al ministro de Trabajo, que es el que ahora da la cara, para darse cuenta de que la parte peruana no tiene la menor idea de las cosas. Mi impresión es que el expediente va a ser desechado, rechazado, no admitido. El Perú no podrá hacer el juicio y el Estado dirá “nos han rechazado, hemos intentado todo, nos hemos peleado con Yale y lamentablemente ahí quedó”. Por razones precisamente de orden procesal seremos rechazados y eso sería francamente vergonzoso. Pero hay otra cosa: en el momento en que entre a proceso el Perú aparecerá la barbaridad de que vamos a recuperar 46 mil piezas. Con un simple peritaje técnico de un estudiante de arqueología de primer año o con un practicante de museo, ellos van a advertir el despropósito.


–Durante su gestión al frente del INC se consiguió el apoyo del gobierno japonés para los trabajos en el sitio de Chavín. El presidente García, así como la directora del INC, dicen, sin embargo, haber iniciado las gestiones. 

–Durante los comienzos de mi gestión en el INC volví a Chavín para ver en qué situación estaba. Con John Rick, que trabajaba allí, decidimos hacer un Plan Maestro, pero no había suficientes recursos. Lo que nos sirvió fue descubrir que Chavín tenía más problemas de los que nos imaginábamos. En primer lugar, estaba en manos de personas sin la menor idea de lo que se tenía que hacer, que lo estaban destruyendo. En el 2001, el sitio estaba a punto de colapsar. Si no se hacía una intervención de emergencia, colapsaba. Se había hecho demasiadas excavaciones para presentarlas al turismo y parecía un panetón bailando sobre miel, y es que debajo de Chavín hay una masa inmensa de barro. Comenzamos así a trabajar la idea del museo. Luego se presentó una oportunidad de conversar con el embajador de Japón, quien me dijo que debíamos presentarnos a un concurso mundial, ya que había la posibilidad de obtener entre 2 y 4 millones de dólares para invertirlos en la construcción de un lugar que permita la conservación del sitio. Nos presentamos en el 2003 y al año siguiente recibimos la noticia de que el Perú había sido incorporado a la lista de los 4 o 5 países del mundo que serían beneficiados (fuimos 180 países en pugna). 

El papel del embajador Najita fue importante: nos monitoreó sobre cómo hacer las cosas para que en Japón nuestro proyecto tenga repercusión. A fines del 2005 ya el proyecto estaba básicamente terminado. También se aprobó en Japón, y ellos dijeron que arrancaban el 2007. Solo restaba esperar la recepción del documento que entregaba el dinero. Pero el documento llegó el día que yo dejaba el INC, con mucha pena, de parte del nuevo embajador japonés. Incluso me invitaron a asistir a la reunión en la que se haría el intercambio de proyectos entre el Estado peruano y el japonés. Pero por causas para mí incomprensibles este evento se postergó en Cancillería para cuando yo ya estuviera fuera. El proyecto tenía dos partes, una parte museográfica  y la otra parte que es el centro de investigación, que garantiza una permanente presencia de técnicos. Eso ni siquiera se ha iniciado. El Plan Maestro, que debía haberse publicado en enero del 2007, aún no se ha publicado. No se ha hecho nada, el tema es de una lentitud impresionante. 

No hay interés. Lo que sí le ha interesado al señor García es ir allá y hacer el show de la inauguración del museo, afirmando que el museo es gestión suya. 

–Hace poco finalizó el congreso de políticas culturales que organizaron el INC y la cooperación española. Entre otras cosas se dijo que era la primera vez que se hablaba de una política cultural en el Perú. ¿Qué opinión le merece esto?

–Todo Estado, por principio, tiene una política cultural. Es una de las fuentes fundamentales de su comportamiento político. A la vez, una política cultural es la manera cómo la sociedad organiza las relaciones entre personas a través del uso de las costumbres. Educación, salud, agricultura, todo está ligado a una política cultural. Que en el congreso del INC hayan dicho que el Estado no tiene una política cultural es la estupidez más grande que hayan podido decir. Entre los primeros que plantearon un diseño de política cultural adversa a la política colonial estaban González Prada, Dora Mayer, Pedro Zulen. Ellos hicieron lineamientos claves: no discriminación étnica, respeto a las otras culturas, rescate de los valores patrimoniales tradicionales. Es impresionante que los apristas se hayan olvidado de todo eso.

Cecilia Bákula: Recuperación de piezas de Yale es un reto nacional. Andina 23/12/08

08:07  Cecilia Bákula: Recuperación de piezas de Yale es un reto nacional 

  • Cecilia Bákula
  • Lima, dic. 23 (ANDINA).- La directora del Instituto Nacional de Cultura (INC), Cecilia Bákula, sostuvo que la recuperación de las piezas de Machu Picchu en poder de la universidad de Yale, debe constituir un reto nacional.

     

    ¿Cómo ve la situación actual de la demanda interpuesta por el Estado peruano a la universidad de Yale?
    –El proceso recién comienza y en la demanda hay temas que tendrán que precisarse. Lo importante es llamar al país a que asuma esto como un reto nacional: todos debemos avalar la acción del Estado en una propuesta que nunca se había dado y de decir que tenemos derechos.

    ¿Y la posición de la universidad norteamericana? 
    –He tenido contacto directo con ellos, pero no han visto que devolverle las piezas al Perú es una ocasión para que se encumbren entre los grandes de la cultura del siglo XXI. Retener las cosas ilegalmente significa, al contrario, un demérito moral y ético.

    El abogado de Yale, Enrique Ghersi, dijo que las pretensiones del Perú estaban prescritas en las leyes del Perú y Estados Unidos.
    –Desde el momento en que Yale incumple un plazo no hay prescripción que valga. La legislación peruana es pareja y el Perú no permite la salida de sus bienes, salvo motivos de investigación. A Yale se le va a pasar el carro de la historia, porque ganaría prestigio y una relación de futuro científico con el Perú si tuviera grandeza institucional.

    Alguna vez ese centro académico dio a entender que el Perú no era capaz de mantener en buen estado los restos... 
    –Les digo que vayan al sótano del Museo de la Nación, al de Antropología, al Inca del Cusco o al de las Tumbas Reales de Sipán y vean las piezas, los talleres. El Perú hoy tiene condiciones de conservación muchísimo mejores a los que pueden tener en el museo Peabody, de la Universidad de Yale, los objetos arqueológicos.

    ¿Y cómo las ha tenido Yale?
    –¿Usted cree que es justo que restos humanos sean zarandeados en cajas y que no tengan una sepultura final en su lugar de origen? Pareciera que existe un doble discurso en Estados Unidos, porque el Museo del Indio Americano, en Washington, es el pionero en el respeto a la memoria de los pueblos originarios y Yale tiene los restos precolombinos en bolsas y cajas, y sin investigar.

    Hablemos del futuro. ¿Todo lo que está en poder ahora en Yale podrá en su momento que mostrarse al público?
    –No todo lo que Yale alberga puede ser exhibido, porque Hiram Bingham, en 1911, seleccionó objetos que pudieran haber aportado a su investigación, la cual no se llevó a cabo. Visualmente, hay piezas para ser expuestas y otras seleccionadas con un objetivo de investigación.

    ¿Entonces, los 382 objetos que la universidad pretende dar al Perú son piezas de museo?
    –¡De ninguna manera! La condición de museable es un discurso con un guión y eso no lo pueden determinar ellos porque nosotros somos soberanos: mostramos y mostraremos en las mejores condiciones, de acuerdo con la opinión de los técnicos peruanos.

    En su opinión, ¿cómo percibe el trabajo de la comisión extraordinaria?
    –La ley que creó la Comisión de Alto Nivel encargada de la repatriación de las piezas arqueológicas en poder de la Universidad de Yale es del 16 de julio de 2006. Se dio en pleno proceso de cambio y lo que logró fue elaborar una serie de propuestas de acercamiento. En diciembre de ese año, la comisión pidió un informe a la universidad. Mi percepción es que quien perdió la oportunidad fue Yale. 

    El Colegio de Arqueólogos ha reclamado una participación en la comisión.
    –No corresponde. El representante del Estado para ese fin es el INC. No se puede involucrar al colegio porque deberían de estar todos. En el momento adecuado habrá que convocar a muchos. Ahora se necesita un equipo de avanzada, los abogados y los técnicos directos, y luego todo el batallón de la retaguardia que debe ser el Perú entero.

    ¿Cree que fue un error firmar el año pasado el documento de entendimiento entre el Perú y la Universidad de Yale?
    –En esa oportunidad, el INC buscó comprobar la documentación de las piezas “museables”, que el INC ha dicho que no es aceptable de ninguna manera. El documento fue trabajado por el entonces ministro Garrido-Lecca. Lo importante de ese documento es que dice que no es vinculante, sino una fórmula de acercamiento después de mucho tiempo.

    ¿Cuánto ha invertido el Perú en esta comisión?
    –Absolutamente poco. De lo que conozco, el INC, yo realicé tres viajes y luego viajó por 10 días un equipo de siete personas. La Cancillería, por su parte, tiene que ver el contrato y cómo se cubren los honorarios.

    ¿Ha habido alguna discrepancia entre las seis entidades a la hora de elaborar el texto de demanda a Yale, en Estados Unidos? 
    –El INC no fue convocado para elaborar el texto de la demanda. Sin embargo, estamos absolutamente dispuestos a hacer el respaldo técnico en el momento adecuado. Quien se encarga de la demanda es la Cancillería. Nosotros hemos aportado todo el tiempo la parte técnica como, por ejemplo, en cuanto a lo “museable”.

    ¿Cómo van las conversaciones con el gobierno regional del Cusco para ver a dónde irían en el futuro las piezas repatriadas?
    –Tenemos muchos acercamientos. Algunas propuestas que tenemos son mejorar el guión museográfico del Museo Inca para darle un capítulo Machu Picchu-Yale y albergar a las piezas más significativas de las 46 mil 332. Otra posibilidad para albergar toda la colección sería el Convento de la Almudena, actualmente bajo administración del Mimdes.

    ¿Hay un compromiso real del presidente García con el tema cultural?
    –Entre el presidente García que conocí en la década de 1980 y el de ahora, debo decir que hay un salto cualitativo extraordinario respecto al tema de patrimonio. Este es un presidente García que quiere tomar la bandera del patrimonio y desea ser socio estratégico en el desarrollo nacional.

    Datos
    -La investigación de Hiram Bingham, en 1911, fue la primera auspiciada por National Geographic.

    -El INC contabilizó 46,332 piezas, sacadas por Bingham. Además, hay otro proceso por piezas no autorizadas, como la colección Albistur, de la misma universidad y sobre la que habrá un proceso distinto.

    -Este año, 10 especialistas del INC verificaron la existencia de 46,332 piezas en propiedad de la universidad de Yale.

    (FIN) DOP

Gobierno peruano no descarta acuerdo conciliatorio con universidad de Yale. Andina 21/12/08

08:13  Gobierno peruano no descarta acuerdo conciliatorio con universidad de Yale

  • Entrevista al Ministro de Trabajo y de Promoción del Empleo, Jorge Villasante. Foto: ANDINA / Rubén Grández.
  • Lima, dic. 21 (ANDINA).- El ministro de Trabajo, Jorge Villasante, manifestó que el gobierno peruano no cierra ni niega la posibilidad de llegar a un acuerdo conciliatorio con la universidad norteamericana de Yale, en torno a la devolución de las piezas arqueológicas del santuario de Machu Picchu.

    Si bien recordó que el Estado peruano ya inició un proceso judicial contra la universidad de Yale, ante la justicia norteamericana, Villasante, dijo que todavía es posible llegar a una conciliación.
     
    “Nosotros no cerramos ni negamos la posibilidad de buscar un acuerdo conciliatorio (…) A partir de ahí se puede buscar una solución de manera concertada”, declaró a la agencia Andina.

    Desestimó que la Universidad de Yale pretenda argumentar una supuesta violación de los acuerdos a que habría llegado con el Estado peruano para evitar una demanda judicial.

    “En primer lugar, (la universidad de Yale) es la que incumple obligaciones y, eventualmente, quien esta faltando a su palabra. Creo que la universidad de Yale es la menos indicada para señalar eso”, aseveró.

    Recordó que el Estado peruano, durante el gobierno de Augusto B. Leguía, autorizó retirar dichas piezas del país por 18 meses, y lamentó que pese ha haber pasado más de 90 años, aun no se devuelven al Perú.

    “De manera tal que solo la contrastación de ese hecho evidencia pues que el Perú está procediendo de acuerdo a ley”, subrayó.

    “Hemos tenido un largo periodo de conversaciones. Han sido años, que lamentablemente han resultado infructuosos”, remarcó.

    La demanda fue presentada el 12 de diciembre pasado ante un tribunal federal del Distrito de Columbia en Washington, según reveló el periódico Yale Daily News, de la universidad estadounidense.

    La disputa por la propiedad de las piezas arqueológicas lleva varias décadas y se intensificó en los últimos años, cuando los Gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006) y de Alan García aumentaron la presión política, diplomática e incluso judicial para recuperar las piezas.

    El Gobierno de Perú justificó la demanda judicial por considerar que Yale planteaba condiciones "inaceptables" para devolver solo algunas de las piezas llevadas en calidad de préstamo por el arqueólogo Hiram Bingham.

    En septiembre de 2007, el Gobierno de García y Yale firmaron un "memorando de entendimiento" en el que la universidad acordó que reconocería el derecho de propiedad de Perú sobre los objetos, pero se reservaba la investigación de las piezas.

    Yale pretende devolver a Perú solo 384 piezas en un plazo de dos años, con el propósito de exhibirlas en un museo que deberá construirse en la ciudad de Cuzco, bajo especificaciones dictadas por la institución estadounidense.

    En abril de 2008, un equipo de expertos del Instituto Nacional de Cultura (INC) informó de la existencia de 46,332 piezas en Yale, cuyos representantes sólo aceptan la existencia de poco más de 4 mil piezas.

    (FIN) LIT/GCO

Vicecanciller: Yale debe seguir ejemplo de Museo de Boston y devolver bienes de Machu Picchu. Andina20/12/08

11:38  Vicecanciller: Yale debe seguir ejemplo de Museo de Boston y devolver bienes de Machu Picchu

  • Vicecanciller, Gonzalo Gutierrez. Foto: ANDINA / Stephanie Zollner
  • Lima, dic. 20 (ANDINA).- La estadounidense Universidad de Yale debe seguir el ejemplo de Museo de Arte de Bostón que devolvió al Perú una pintura del siglo XVIII, y proceder a entregar las piezas arqueológicas de Machu Picchu que tiene en su poder, dijo el vicecanciller Gonzalo Gutiérrez.

    Valoró la decisión del museo bostoniano de devolver el lienzo, y dijo que los bienes culturales deben ser devueltos a sus lugares de origen.

    Gutiérrez indicó que la demanda interpuesta en Columbia para lograr la devolución de los objetos culturales, es seguida por los abogados del Estado peruano.

    “Aspiramos a que todos esos objetos retornen (…) Boston ya lo hizo. Es un ejemplo positivo que Yale debe tomar en cuenta para proceder a repatriar a Perú los bienes de Machu Picchu", enfatizó el vicecanciller.
     
    El representante de la diplomacia peruana no descartó la posibilidad de un acuerdo extrajudicial.

    La salida de las piezas se remonta a los años 1911 y 1916, cuando Bingham sacó de la ciudadela gran cantidad de restos humanos, cerámicas, utensilios y objetos de arte.

    El Gobierno peruano optó por la vía judicial para recuperar su patrimonio, tras agotarse este año el trato directo con Yale. Las conversaciones entre Perú y Yale fracasaron por discrepancias sobre el número de piezas que se llevó Bingham.

    La defensa de Yale en Perú dijo hace una semana que ya han preescrito los derechos del país andino sobre las piezas arqueológicas que fueron llevadas a Estados Unidos por el arqueólogo norteamericano Hiram Bingham.

    Sin embargo, especialistas y autoridades peruanos han rebatido esa tesis y esperan que una corte defina la titularidad de los bienes.

    Aunque las piezas fueron llevadas a Estados Unidos con autorización del Perú, a inicios del siglo pasado, el plazo inicial para que Yale investigara las piezas y éstas permanecieran en Estados Unidos era de 18 meses.

    (FIN) GCO/GCO

Yale debería devolver piezas de Machu Picchu por cuestión ética, opina Villasante. Andina 14/12/08

13:27  Yale debería devolver piezas de Machu Picchu por cuestión ética, opina Villasante

  • Ministro de Trabajo, Jorge Villasante. Foto: ANDINA/ Jorge Paz
  • Lima, dic. 14 (ANDINA).- La universidad de Yale debería devolver por una consideración ética las piezas arqueológicas peruanas encontradas en Machu Picchu y que tiene en su poder, opinó el ministro de Trabajo, Jorge Villansante, quien dijo que esa sería una forma de acabar con el engorroso trámite del proceso judicial en ciernes.

    Explicó que esta universidad tiene cerca de 40 mil piezas del legado cultural de Machu Picchu, y que el Estado no dejará de hacer todos los esfuerzos para que estas retornen al Perú.

    “Al margen de lo que pueda determinar la ley en este caso, podríamos también recurrir a los valores éticos de esta institución para que decidan la restitución de las piezas que son legítimamente peruanas”, indicó a la Agencia Andina.

    Apeló a los valores éticos de la mencionada casa de estudios para que devuelva el legado peruano, el cual fue llevado a los Estados Unidos a inicios del siglo pasado para realizar un minucioso estudio arqueológico.

    El estadounidense Hiram Bingham, quien en 1911 dio a conocer al mundo la existencia de Machu Picchu, llevó a Estados Unidos dichas piezas arqueológicas extraídas de la ciudadela inca.

    El titular de Trabajo, quien es miembro del equipo del Ejecutivo que monitorea las acciones para el retorno de las piezas extraídas por Hiram Bingham, dijo que también se está evaluando entablar una nueva demanda, pero en tribunales cusqueños.

    Explicó que esta se realizaría en dicho departamento, pues las piezas fueron sustraídas de ese lugar y con consentimiento del Estado Peruano, durante la gestión del presidente Augusto B. Leguía.

    “La posibilidad de demandar en Cusco está abierta y esto se dará de acuerdo a la estrategia que se va a usar, lo importante es tener la seguridad del caso y ver que el juez al que se recurra tenga la competencia y conocimiento del proceso”, indicó.

    Mencionó que cualquier persona natural o jurídica tiene derecho a interponer una demanda ante un jurado nacional  o internacional, y el Perú tiene el legítimo derecho de demandar a esa universidad, porque el Estado fue quien la autorizó en su momento el envío de las piezas con fines de investigación, y no como una donación.

    Subrayó que el Perú no sólo tiene derecho a las piezas en poder de Yale, sino también a los resultados de las investigaciones científicas  que se han realizado.

    Villasante también recordó que en Estados Unidos se dictó una ley que obliga a los museos de ese país que exhiben vestigios de culturas, ubicar y devolver este legado si las comunidades las exigen.

    Perú demandó la semana pasada a la Universidad de Yale ante un tribunal del distrito de Columbia (noreste, Estados Unidos), para que devuelva centenares de piezas arqueológicas de la ciudadela inca que están en su poder desde hace más de 90 años y que Lima considera patrimonio cultural.

    (FIN) JCR/GCO

sábado, 13 de diciembre de 2008

PERU SUES FOR ARTIFACTS. Yale Daily News, 10/12/08

PERU SUES FOR ARTIFACTS

Staff Reporter
Published Wednesday, December 10, 2008

The Republic of Peru has quietly filed a lawsuit against Yale, officially turning a nearly century-long dispute over the rightful ownership of Inca artifacts into a legal battle.

By late Tuesday, Yale had still not been formally served with the 31-page complaint that was filed Friday in the United States District Court for the District of Columbia. But the lawsuit — in which Peru asks for the immediate return to Machu Picchu of all the artifacts excavated by Yale explorer Hiram Bingham III — comes as a grave setback to University officials who had hoped to resolve the conflict amicably and now say the lawsuit has no basis.

“It’s very disappointing,” University President Richard Levin said in a telephone interview Tuesday night. “We worked very hard to try to steer a responsible course on this matter and we have been on numerous occasions within a hair’s distance of settlement with the Peruvians.”

Indeed, as late as September of last year it had seemed certain that Yale and Peru would reach an agreement over the fate of the artifacts. The memorandum of understanding signed between the parties then would have returned most of the objects to Peru within a few years, though some objects would have remained at Yale for up to 99 years.

Now, according to the complaint, Peru is seeking “the immediate return of all such property as well as damages that it has suffered on account of Yale’s persistent breach of its obligations and profit at the expense of the people of Peru.”

The lawsuit cites Peruvian law dating back to the 19th century as the basis for the nation’s claim to the objects that were excavated between 1911 and 1915 and are now housed at the Peabody Museum of Natural History. But Peru is not just seeking the repatriation of what the lawsuit calls “mummies, skulls, bones and other human remains, pottery and utensils, ceramics, objects of art and other items.”

Instead, Peru is also suing for compensation — the amount of which would be determined at trial — in connection with alleged breaches of agreement on Yale’s part. There are 14 causes of action in Peru’s complaint, including one that accuses Yale of acting fraudulently by not conducting sufficient scientific research on the objects.

In e-mails to the News, University General Counsel Dorothy Robinson declined to discuss the specifics of the lawsuit, saying that Yale had not yet reviewed the complaint in full.

“Clearly it is a case where there is good reason for both sides to reach a creative, constructive resolution,” Robinson said Tuesday. “We will, of course, defend the suit.”

Yale spokesman Tom Conroy also issued a statement Tuesday, in which he decried the Peruvian lawsuit.

“The claims asserted by Peru are barred by the statute of limitations,” Conroy said, “and would have been without merit even if they had been filed within the legal time period.”

William Cook, a partner with the Washington law firm DLA Piper who represents Peru, declined comment Tuesday.

Peru’s ambassador to the United States, Felipe Ortiz de Zevallos, said in an e-mail exchange with the News on Tuesday that the lawsuit is an “extremely sensible and complex” matter.

While de Zevallos declined to comment further, the matter is indeed complex, and has been for some time. September’s memorandum was never finalized as Peruvian politicians split over the question of how many artifacts should be returned immediately. Yale officials said they found it difficult to negotiate with Peru because of the country’s political landscape.

“The Peruvians have consistently backed off from their decisions and reneged on their positions,” Levin said Tuesday.

Ironically, the lawsuit itself comes as little surprise to Yale. Peruvian officials had hinted since April that they would sue Yale, and those intentions were bolstered by the country’s Council of Ministers in November, when it approved in principle the filing of a lawsuit. Peru’s previous administration, which left office in 2006, had also threatened legal action against Yale.


Link: http://www.yaledailynews.com/photos/view/12232

imagen de la primera pagina de la demanda

Peru Sues Yale over Artifacts. Yale Daily News, 9/12/08

PERU SUES YALE OVER ARTIFACTS

Staff Reporter
Published Tuesday, December 9, 2008

The Republic of Peru has quietly filed a lawsuit against Yale, officially turning a nearly century-long dispute over the rightful ownership of Inca artifacts into a legal battle, the News has learned.

Peru's 31-page complaint, accompanied by some 26 exhibits, was lodged in the United States District Court for the District of Columbia on Friday by the Washington law firm that has represented Peru since last fall. In that time, Peru and Yale came close to signing an agreement that would have kept the parties out of court by sending some — but not all — of the artifacts excavated by Yale explorer Hiram Bingham III back to Machu Picchu, but ultimately were unable to finalize those plans.

Instead, according to the complaint, Peru now seeks "the immediate return of all such property as well as damages that it has suffered on account of Yale's persistent breach of its obligations and profit at the expense of the people of Peru."

The lawsuit does not come as a complete surprise; officials in Peru have hinted since April that they would sue Yale, and those intentions were reiterated by the country's Council of Ministers in November, when it approved in principle the filing of a lawsuit.

Peru’s attorney, William Cook, a partner with the Washington law firm DLA Piper, declined to comment about the filing.

University General Counsel Dorothy Robinson said although Peru filed the lawsuit, Yale has yet to be served with papers. Still, echoing statements she made a month ago, Robinson said she had hoped to resolve the disagreement with Peru amicably.

"Clearly it is a case where there is good reason for both sides to reach a creative, constructive resolution," she said in an e-mail Tuesday. "We will, of course defend the suit."

Briefly: Peru looks to local court in dispute over artifacts. Yale Daily News, 13/11/08

Briefly: Peru looks to local court in dispute over artifacts


Staff Reporter
Published Thursday, November 13, 2008

The leader of Peruvian efforts to repatriate Inca artifacts housed at Yale said yesterday that his government, if it chooses to pursue legal action against the University, would file suit in a court in Cusco, Peru. The announcement, made by Jorge Villasante, the Peruvian minister of labor and employment promotion, is another indication that the terms of last September’s memorandum of understanding between the parties are no longer acceptable to the Government of Peru. The memorandum called for the United States District Court for the District of Connecticut to adjudicate all disputes between Yale and Peru; the question of which court in which country has jurisdiction over the objects excavated from Machu Picchu remains unclear. Yale officials declined to comment Wednesday night.

. Yale Daily News, 10/11/08

Peru hints at suit

Paul Needham
Staff Reporter
ublished Monday, November 10, 2008

Yale and Peru edged closer to court over the weekend, as officials in the Peruvian government approved in principle the filing of a lawsuit against the University with the hopes of reclaiming Incan artifacts housed at Yale.

While Peru has not yet taken formal legal action, the decision of the country’s Council of Ministers to begin formally the process of selecting a lawyer comes after more than six months of threats from Peru that it would sue the University. The controversy surrounds Incan artifacts excavated by Yale explorer Hiram Bingham III between 1911 and 1915; Peru has maintained for nearly a century that it is the rightful owner of the objects and has vigorously sought their return in recent years.

The University, for its part, has hoped to resolve the matter without entering the courtroom. Last September, Yale hailed a memorandum of understanding signed between the parties as a new precedent for international collaboration. University Vice President and General Counsel Dorothy Robinson said in an e-mail message to the News on Sunday that, while Yale would defend itself against a lawsuit, the University still hopes not to find itself in court.

“We believe that a lawsuit does not best serve the interests of the public, both in Peru and internationally, or of posterity,” Robinson said, “and continue to believe that cooperation and collaboration would provide a better framework for satisfying the multiple interests in the archaeological material excavated by Bingham at Machu Picchu.”

While Peruvian officials have threatened a lawsuit since April, Yale officials said earlier this fall that they were hopeful the parties might be able to avoid legal action. Much of this optimism was the result of a meeting in late September that included, for the first time, Jose Antonio Garcia Belaunde, the Peruvian foreign minister. Belaunde had never before been involved in the negotiations, and some at Yale saw his presence at the meeting in an optimistic light.

“The fact that the minister feels that it’s appropriate for him to intervene suggests that there is a desire to reach an understanding,” Richard Burger, the Yale archaeologist most closely associated with the artifacts, said last month. “Because if [Peruvian officials] wanted to go to court, they could have just left things as they were.”

But Belaunde’s involvement with the negotiations was brief; Peru’s new minister oflabor and employment promotion, Jorge Villasante, has now been charged with overseeing the selection of a lawyer and the potential filing of a suit.

That selection will be easy for the Peruvian government to make, said one high-level government official who spoke on the condition of anonymity because of the sensitivity of the negotiations. The official said the government is in the process of retaining William Cook, a lawyer at the Washington, D.C., firm DLA Piper. Cook has represented Peru in the negotiations for nearly a year.

In that time, the official has seen the government and Yale get closer and closer to court as the memorandum of understanding never became finalized and Peruvian politicians split apart over the question of Yale’s rights to keep some of the objects for up to 99 years while returning others at once.

On Sunday, though, Cook declined to comment to the News, saying only that he was awaiting his “instructions from Lima.”

Peru Memo: Artifact dispute continues after discussions stall. Yale Daily News, 3/9/09

Peru Memo: Artifact dispute continues after discussions stall

Peru Memo: Yale Negotiates

Staff Reporter
Published Wednesday, September 3, 2008

Yale and Peru inched closer to court this summer, as a nearly century-old controversy over Inca artifacts grew even more complex in a few short months.

Just under a year ago, on Sept. 14, 2007, the University and the government of Peru claimed to have found consensus regarding the rightful ownership of artifacts excavated from Machu Picchu in the early 20th century by Yale explorer Hiram Bingham III. But whatever progress was made last fall seemed squandered when Peru threatened litigation in April, and the negotiations did not fare much better over the summer, as Yale hired a lawyer in Peru, an important meeting between the parties ended up being largely trivial and National Geographic made a brief — yet fracturing — appearance in Lima.

The Peruvian Consulate in New York was host to negotiations on Aug. 25 that could have marked a return to good relations between Yale and Peru. University General Counsel Dorothy Robinson confirmed to the News that she and other Yale officials attended the meeting, but did not comment further; Yale spokesman Tom Conroy called the talks “informative.” Conroy added in the e-mail, however, that the absence of Hernan Garrido-Lecca, Peru’s chief negotiator with Yale, limited the extent to which the parties could advance the negotiations at that session.

Richard Burger, the Yale archaeology professor most closely associated with the artifacts, was also in attendance at the meeting. Burger may have put it best when he noted in an interview last night that, “there is a lot of distance between Yale and Peru right now.”

That distance is mainly the result of the crumbling of negotiations after Peru essentially decided in April to abandon the terms of the Sept. 14 memorandum of understanding. The memorandum stipulated that Yale would acknowledge Peru’s title to all the artifacts and return some of the objects — including almost all of the finest, museum-quality pieces — over the course of the next few years while keeping others for up to 99 years. Peru, in April, said it wanted all the artifacts back at once.

But the distance between the parties may have grown even further as Terry Garcia, executive vice president of the National Geographic Society, traveled to Peru in June and announced his own interpretation of the relevant Peruvian law (some of which dates back to 1852). Garcia, representing an organization that was a sponsor of Bingham’s 1912 expedition, came down firmly on the side of Peru, saying that Yale has no right to keep the objects.

In a sign that Yale is preparing for an eventual court battle, the University has retained Enrique Ghersi, a Lima-based lawyer, to provide it with legal counsel.

Such counsel, of course, would have been unnecessary had August’s meeting gone well. But while Cecilia Bakula, director of Peru’s National Institute of Culture, did attend that session, a high-ranking Peruvian government official told the News in August that Garrido-Lecca’s unavailability was indeed a roadblock to progress at the summit. The official, who spoke on the condition of anonymity because of the sensitivity of the negotiations, cited a medical-industry strike as the reason for the absence of Garrido-Lecca, who is also Peru’s health minister.

The government official added that, even still, the August meeting was more of a formality than anything else, as Peru’s government has begun to plan — if only in a preliminary manner — for litigation with Yale.

“We haven’t said ‘we’ll see you in court’ yet,” the Peruvian official added, “but we’re close.”

Although the terms of the memorandum — originally kept confidential — were revealed by the News in February, they have now been made available to the public on a section of the Web site of Yale’s Office of Public Affairs. In addition, an inventory of the objects, a history of the collection and a “Myths and Facts” sheet are all available for download. In other words, the University is gearing up for a fight.

“Yale does not know what course the Government of Peru will take,” Conroy, the University spokesman, said. “But if a lawsuit is filed, Yale will defend the action.”

Contact Paul Needham at paul.needham@yale.edu

Peruvian minister joins Inca talks. Yala Daily News. 7/10/08

Peruvian minister joins Inca talks

Paul Needham 
Staff Reporter
Published Tuesday, October 7, 2008

More than a year has passed since Yale and Peru signed a memorandum of understanding regarding the rightful ownership of ancient Inca artifacts housed at Yale’s Peabody Museum of Natural History.

For much of the time since last September’s memorandum, the parties were locked in a stalemate over the objects excavated nearly a century ago. But now, Peru has sent a higher-level official to the negotiations, and some on Yale’s side say there is new hope that a final agreement can be reached, although both Yale and the Peruvian government acknowledge that the parties may well end up in court.

Yale and Peruvian officials met in New York Sept. 27 for the second time in just over a month. Jose Antonio Garcia Belaunde, the Peruvian foreign minister, was present at that session; Hernan Garrido-Lecca, the Peruvian health minister who has overseen the negotiations for over a year, was not.

If nothing else, the mere presence of a senior Peruvian government official was progress for the talks, as neither Garrido-Lecca nor Belaunde attended an Aug. 25 meeting between the parties.

But Richard Burger, the Yale archaeologist who has been most closely involved with the artifacts, noted in an interview that Belaunde’s attendance at the meeting was even more significant.

“The fact that the minister feels that it’s appropriate for him to intervene suggests that there is a desire to reach an understanding,” said Burger, who was a part of the August negotiations but was not present at the September session. “Because if [Peruvian officials] wanted to go to court, they could have just left things as they were.”

To have left things as they were would have been to declare a final agreement between the parties essentially out of reach. Yale and Peru were as far apart as ever after the summer, with Peru threatening litigation against Yale in April and almost no progress being made at the meeting in August. Officials from both Yale and Peru present at the September meeting declined to comment this week, but University spokesman Tom Conroy said in a statement that the meeting was “productive,” adding that, “Yale believes the two sides are close to a resolution that would meet the goals of both parties and serve the broad public interest in the collection’s conservation and access.”

Productive as Belaunde’s presence at the September meeting might have been, comments he made in Peru just three days after that meeting indicate he still considers litigation a viable option for Peru.

“It is evident that if we go on to trial, Yale will have to bring out what it’s got up its sleeves in order to maintain ownership,” Belaunde told the Peruvian state news agency Andina.

He added that dialogue with Yale is an alternative to a lawsuit, but the minister made a point of noting that the one constant over the nearly 100 years that Yale has held the artifacts is that Peru has not renounced its title to the objects.

For its part, Yale maintains there is “no need or justification for litigation on the part of the government of Peru,” as Conroy put it. He added that the University is prepared to defend itself if a suit is filed and that Yale still hopes to reach an agreement on a “collaborative relationship” with Peru.

The idea of a collaboration between Yale and Peru was central to the University’s portrayal of last September’s memorandum of understanding. The memorandum stipulated that Yale would acknowledge Peru’s title to all the artifacts and return most of the pieces — including almost all of the finest, museum-quality pieces — over the course of the next few years while keeping others for up to 99 years.

The pieces that were to be sent back at once would have been housed in a special museum near Machu Picchu that Yale and Peru would design and fund together. All this was intended to coincide with the 100th anniversary of the first expedition to Peru by Yale explorer Hiram Bingham III in 1911. But Burger said too much time has passed for a 2011 museum opening to be feasible.

“Regardless of how good the memorandum was, just by the passage of time, certain aspects of it aren’t feasible,” Burger said. “So the negotiations are definitely taking on a new form.”

Proponen campaña mediática internacional para que Yale devuelva al Perú piezas de Machu Picchu. 13/12/08

Directora del INC, Cecilia Bákula considera que deben participar todos los medios de prensa peruanos
10:58  Proponen campaña mediática internacional para que Yale devuelva al Perú piezas de Machu Picchu
También se debería ganar apoyo de turistas extranjeros que visitan Cusco 

  • Cecilia Bákula
  • Lima, dic. 13 (ANDINA).- El Estado peruano debería iniciar una campaña mediática que respalde su demanda contra la universidad estadounidense de Yale, para que ésta devuelva las piezas arqueológicas de Machu Picchu que tiene en su poder.

    Así opinó la directora del Instituto Nacional de Cultura (INC), Cecilia Bákula tras conocerse el último miércoles que el gobierno peruano entabló oficialmente una demanda judicial contra Yale.

    En entrevista con la agencia de noticias Andina, la funcionaria dijo que en esta campaña deberían intervenir todos los medios de prensa peruanos.

    Además, comentó, se tendría que contratar  “al mejor lobbista de medios informativos  internacionales”, para que inicie la campaña en las principales cadenas periodísticas del mundo.

    Esto permitiría que el Perú consiga el respaldo de personas e instituciones “que piensan como el Perú”, que están de acuerdo con la posición peruana, teniendo en cuenta que Estados Unidos y la universidad de Yale son muy sensibles al tema de prestigio, opinó la funcionaria.

    “El Perú no ha aprovechado experiencias como la de Terry García, vicepresidente ejecutivo de National Geographic, quien nos visitó y dijo públicamente a Yale: ‘devuelve las piezas’. Era un punto de partida extraordinario (para esta campaña)”, manifestó.

    Recordó que la opinión de la prestigiosa National Geographic resulta fundamental ya que dicha institución financió el viaje del explorador norteamericano Hiram Bingham (1875-1956) al Perú, pero siempre reclamó haberse quedado “marginada” del producto de las investigaciones que supuestamente iba a hacer Yale de las piezas de Machu Picchu.

    Cecilia Bákula también dijo que esta campaña mediática que propone al país, debería buscar “ganar” a los turistas extranjeros que visitan la ciudad imperial del Cusco, entregándoles volantes, a manera de bienvenida, donde se les explique que si Yale devuelve las piezas de Machu Picchu al Perú, Cusco contará con un maravilloso museo Inca.

    El Perú interpuso el último viernes 5 de diciembre ante un tribunal federal del Distrito de Columbia (Washington), una demanda contra Yale para que ésta devuelva las 46,332 piezas que desde 1911 tiene en su poder dicha universidad norteamericana.

    (FIN) JVV/LZD

Cecilia Bákula propone realizar campaña para que devuelvan piezas de Machu Picchu. Andina, 13/12/08

07:46  Cecilia Bákula propone realizar campaña para que devuelvan piezas de Machu Picchu

  • Cecilia Bákula
  • Lima, dic. 13 (ANDINA).- El Estado peruano debería de iniciar una campaña mediática que respalde su demanda contra la universidad estadounidense de Yale, a fin de que devuelva las piezas de Machu Picchu que tiene en su poder. Ésta es la opinión de la directora del Instituto Nacional de Cultura (INC), Cecilia Bákula, en relación con un caso que esta semana entró en una fase importante. Bákula indicó que en esta campaña deberían intervenir todos los medios de prensa peruanos. “Se tendría que contratar al mejor lobista de medios internacionales para que inicie la campaña en las principales cadenas del mundo.” 

    En su opinión, esto permitiría que el Perú consiga el respaldo de personas e instituciones “que piensan como el Perú”, que están de acuerdo con la posición peruana y que, además, Estados Unidos y la Universidad de Yale son muy sensibles al tema de prestigio.

    “El Perú no ha aprovechado experiencias como la de Terry García, vicepresidente ejecutivo de National Geographic, quien nos visitó y dijo públicamente a Yale: ‘Devuelvan las piezas’. Era un punto de partida extraordinario (para esta campaña).”

    Recordó que la opinión de la prestigiosa National Geographic resulta fundamental, ya que dicha institución financió el viaje del explorador norteamericano Hiram Bingham (1875-1956) al Perú, pero siempre reclamó hacerse quedado “marginado” de las investigaciones que Yale supuestamente iba a hacer con las piezas de Machu Picchu. 

    (FIN) DOP

"El derecho del Perú sobre las piezas de Machu Picchu no ha prescrito". Peru21, 12/12/08

11:15
SOCIEDAD | Vie. 12 DIC '08

"El derecho del Perú sobre las piezas de Machu Picchu no ha prescrito"

La arqueóloga Ruth Shady reiteró que la Universidad de Yale está en la obligación de devolver los restos que Hiram Bingham se llevó en 1911 y no puede poner condiciones para su repatriación.

La arqueóloga Ruth Shady calificó como falso el argumento utilizado la Universidad de Yale de que ya prescribió el derecho del Perú a reclamar las piezas de Machu Picchu y aseguró que dicha casa de estudios superiores está en la obligación de devolver dichos restos arqueológicos.

Este jueves, Enrique Ghersi, abogado de Yale, remarcó que su patrocinada “hará valer la prescripción de los derechos que alega el Gobierno peruano” sobre los vestigios arqueológicos que se llevó Hiram Bingham en 1911, tras descubrir la ciudadela inca.

“No sé en qué se basa para decir eso. Si el señor (Hiram Bingham) se llevó las piezas prestadas por un año, la Universidad de Yale debió devolverlas. Bingham ha muerto y no se han devuelto las piezas”, comentó Shady aPerú21.pe.

Según la arqueóloga, la devolución de las piezas es un tema de “dignidad nacional” y recalcó que la Universidad de Yale no está en posición de poner condiciones para la repatriación de las mismas al Perú, toda vez que estas no son propiedad de la universidad estadounidense.

Después de 15 meses de infructuosas negociaciones, el Estado peruano decidió demandar a este centro de estudios para obligarla a que nos devuelva los tesoros de Machu Picchu que Bingham se llevó del país en calidad de préstamo. El número de piezas (entre metales, cerámicos, restos óseos y textiles) que Yale tiene en su poder llegaría, según las autoridades peruanas, a 46,332.

La demanda fue presentada el pasado viernes 5 de diciembre ante la Corte del Distrito de Columbia (Estados Unidos). En el documento, de 31 páginas, nuestro país pide “el inmediato retorno de toda su propiedad, así como el resarcimiento por los daños que ha sufrido debido a la persistente violación de sus obligaciones por parte de la Universidad de Yale”. Además, alega que las reliquias son centrales para la historia y la herencia cultural del Perú.

Hildebrandt pide divulgar características de piezas retenidas por Yale

15:04  Hildebrandt pide divulgar características de piezas retenidas por Yale

  • Lima, dic. 12 (ANDINA).- La congresista Martha Hildebrandt pidió hoy que se divulgue las características y la importancia de las piezas arqueológicas retenidas por la universidad de Yale, a la que el Estado Peruano acaba de denunciar ante una corte norteamericana exigiendo su devolución. .

    Dijo que hasta ahora solo se ha informado de la cantidad de piezas sustraídas, pero no de cuáles son sus características, en qué estado se encuentran, si se trata de piezas enteras o fragmentos, para conocer de su importancia.

    Señaló que esta información es fundamental para entender la magnitud del proceso judicial que se ha iniciado contra Yale, ya que muchos arqueólogos caen en el error de catalogar como piezas lo que en realidad son restos o parte menores, que no se comparan a monumentos arqueológicos, como los encontrados en la tumba del Señor de Sipán. 

    La legisladora indicó que será la justicia norteamericana la que determine si los derechos del Perú han prescrito sobre las piezas arqueológicas, como señala la defensa de la universidad norteamericana.

    Indicó que el Perú debe ir hasta el final en la defensa de lo que considera su derecho a la devolución de estas piezas, pero recomendó no caer en falsos patriotismos como si fuera un tema de identidad cultura, porque “no se acaba el mundo si no se devuelven”.

    El Perú denunció a la Universidad de Yale ante el distrito de Columbia, Estados Unidos, exigiendo la devolución de todos los objetos arqueológicos que mantiene en su poder desde hace casi un siglo y que se ha negado a devolver.

    Sobre el argumento de la defensa de Yale, en el sentido que el derecho del Perú ha reclamar estas piezas ha prescrito, la intelectual y legisladora dijo que ese es un tema que tendrá que determinarlo la justicia norteamericana, y no la universidad.

    “El Perú tiene que defenderse (…) vamos a ver qué dice la justicia americana que es bastante independiente”, manifestó.

    Indicó que la devolución de piezas arqueológicas es un asunto muy complejo, y recordó que el caso de Grecia que por años viene reclamando a Inglaterra la devolución de los frisos del Partenón, sin haberlo conseguido.

    La ex titular del Parlamento también dijo que en medio de esta coyuntura no se debería estigmatizar la figura de Hiram Bingham, porque descubrió Machu Picchu para el mundo, y porque se interesó en investigar los restos arqueológicos del antiguo Perú.

    Precisó que Bingham no se llevó los restos arqueológicos para venderlos, los llevó a una universidad para ser investigados, "y los problemas vinieron después de su muerte".

    (FIN) EGZ /GCO