miércoles, 12 de marzo de 2008

Crítica a la ley 29164. Gori Tumi Echevarría 11/2/08

Una crítica a la Ley 29164

(Apareció en el Diario El Sol del Cusco el 3 de marzo del 2008)

El tema de la Ley 29164 es altamente controversial, especialmente por que se ha manipulado y se sigue manipulando mucho la opinión pública desde los medios de comunicación peruanos. En este sentido ofrecemos nuestra opinión muy personal al respecto. Para mi decir que ésta ley favorece al patrimonio es una retorcida perspectiva de la realidad, esta ley solo beneficia el negocio gubernamental de entregar la identidad nacional al mejor postor, y existen varias razones para tal afirmación.

Aunque en ésta ley existen varias ambigüedades a destacar, como por ejemplo que no se dice exactamente donde se ubicaran las concesiones (Art 1), ni cual será el criterio de selección sobre los tipos de bienes muebles patrimoniales de propiedad pública a afectar (art 2.b); la más importante incoherencia en la orientación legal que la norma trata de proponer, es que no se dice que jamás estuvo prohibida o no existió la concesión áreas patrimoniales para la apertura de negocios turísticos cerca de zonas arqueológicas; y los ejemplos del restauran en la “huaca(1)” Pucllana o el hotel de turistas en Machupicchu son ilustrativos, si fuera así pues estos negocios no existirían.

Esta ley es un claro ardid comercial, y se presenta casi exclusivamente para introducir la figura de la concesión indefinida en sitios patrimoniales. Esta concesión esta destinada a favorecer grupos de poder o trasnacionales cediendo los beneficios de la calidad, imagen y prestigio turístico de nuestros monumentos a terceros con la idea de que estos sitios se beneficiaran con su puesta en valor y conservación preventiva. Esto es falso. La promoción se da para usar el patrimonio como plataformas comerciales. Es decir asegurar nuestros sitios en beneficio de 3ros.

Es obvio que esto se hace definitivamente en vista de la previsión comercial de los beneficios que el turismo trae y traerá en un país que se esta regalando en cuerpo y alma a las inversiones extranjeras, la ayuda exterior o los intereses económicos internacionales. Esto explica por ejemplo la razón por la cual se concesionan dos de los rubros económicamente más productivos de la actividad turística: hospedaje y restauran, pero con un estándar mínimo de 4 estrellas para hospedaje, y de 4 tenedores para restauran. Muy conveniente.

Pero eso no es todo, la ejecución de esta ley, en términos morales, enajena definitivamente los sitios arqueológicos (nuestras reliquias ancestrales) de la identidad nacional, convirtiéndolos en agentes mediáticos del enriquecimiento del rico y del poderoso; o alguien se cree que a los promotores internacionales de turismo (grandes compañías) les interesa el patrimonio. El caso de las piezas de Machupicchu es un ejemplo típico. Los promotores norteamericanos solo se interesaron en su retorno si esto podía permitirles el ofrecimiento de más alternativas turísticas comerciales. (Ver artículo sobre Machupicchu del NYT 24/junio del 2007).

Pues sí, la ley esta diseñada para convertir la tumba de Pachacuti (Machupicchu) en el cartel publicitario de Coca Cola y del hotel Marriot, por al menos 30 años!! pero más que todo esta diseñada para asegurar definitivamente los recursos culturales del país (que este estado no tiene ni la menor idea como proteger) a los intereses de los mejores postores extranjeros

El estado peruano ha demostrado su impotencia intelectual por salvar de la desidia y la destrucción nuestro milenario patrimonio histórico y natural, y es en cierto modo claro que para muchos no hay mejor idea que ofrecerlo a los intereses económicos por probablemente míseras regalías. Sin embargo una ley como esta es más un producto dirigido de intereses selectos y específicos por manejar nuestro más famoso patrimonio (Machupicchu, Caral, Kuelap, Chan Chan, etc.), que un intento real por proponer la conversión económica de nuestras reliquias. Esto, así, no es más que un simple LOBBIE.

¿Acaso el famoso sitio de arte rupestre de Checta en Lima, el “Castillo” de Tomaval en Virú, La huaca Alvarado de Chincha, Marcahuasi en las alturas de Púquio, las urnas de Chazuta en San Martín, o el Templo de OMO 10 de Moquegua están en los planes de alguna inversión proteccionista? Pues no. Yo estoy seguro que el que propuso esta ley (el congresista Bruce) no conoce ni 10 sitios arqueológicos de Ayacucho, Huanuco, Cajamarca o Ica.

Esta ley no debe pasar, es la deshonra real y la vergüenza más grande de saber que no somos capaces de proteger nuestro pasado o de protegernos a nosotros mismos, por eso hacemos fuerzas en nuestros pensamientos enlazados al de nuestros ancestros por la defensa incondicional de nuestras reliquias más sagradas que una ley millonaria quiere enajenar de nuestra identidad.

Atentamente

Gori Tumi Echevarría López

Arqueólogo

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

11 de febrero del 2008

Notas:

(1) “Huaca” es el termino como que se conocen los sitios arqueológicos en el Perú. Cristóbal de Albornoz, en el siglo XVI describió el significado de “Guaca” en tiempos del Inca y posteriores. Significa “sagrado”.

Links:

Enlace a la mencionada ley: http://www.amarengo.org/node/950

Observaciones criticas a la ley: http://www.tnews.com.pe/especial/140108_doc1.htm

Pronunciamiento del Colegio de Arqueólogos del Perú: http://www.coarpe.org/comunicados.htm




No hay comentarios: