martes, 21 de julio de 2015

Invasión al sitio arqueológico de Marcavalle, hoy Villa del Periodista. Cusco Noticias, 15/5/15

Se cumplen 24 años de la canallesca invasión al sitio arqueológico de Marcavalle, hoy Villa del Periodista

Hace 24 años se produjo la lamentable invasión al sitio arqueológico de Marcavalle, hoy Villa del Periodista, a continuación el pronunciamiento del Centro Federado de la Carrera Profesional de Arqueología de la UNSAAC:
CENTRO FEDERADO DE ARQUEOLOGIA
PRONUNCIAMIENTO
El Centro Federado de la Carrera Profesional de Arqueología, encargado en preservar y velar el patrimoni0 arqueológico de la región, se dirige a la comunidad Antoniana y ciudad del Qosqo porque han pasado más de cuatro meses y el director del Instituto Departamental de Cultura Cusco; Víctor Raúl Aguilar Callo, no ejecuta el fallo que demanda el inmediato desalojo de los invasores del sitio arqueológico de Marcavalle.
Todo cusqueño y cusqueñista que se identifique con la cultura de sus mayores, no puede ser cómplice de la destrucción ignominiosa de la zona de Marcavalle, porque es el punto de partida del origen del Qosqo. Nadie tiene derecho so pretexto de techo propio depredar 3000 años de Cultura Andina. Acaso, después de 500 años de invasión española, somos los propios cusqueños los que invadimos y destruimos nuestro legado cultural. Entonces tuvo razón Marta Hildebrandt al decir: "Salvemos al Cusco de los cusqueños". Es hora de no llenarse la boca hablando y añorando nuestro pasado inka, sino defendiendo lo poco que dejó la invasión española.
El pronunciamiento no fue difundido en ningun medio de comunicación cusqueño debido a que casi todos los que ejercían de -locutores en esas emisoras radiales- estaban comprometidos con la invasión.

Manifiesto de Cochabamba. 4/10/14

MANIFIESTO DE COCHABAMBA
Protección del arte rupestre y políticas de desarrollo en los países de Sudamérica: conclusiones del Primer Congreso Internacional de Arte Rupestre y Etnografía, llevado a cabo en Cochabamba, Bolivia, del 23 al 26 de Septiembre del 2014. 


En los últimos 20 años los países sudamericanos han acelerado considerablemente su proceso de crecimiento económico. Una de las repercusiones de este proceso es el aumento en la destrucción de muy específicos, complejos y frágiles ecosistemas, como la floresta amazónica, los ríos y sabanas de las tierras bajas sudamericanas, para la ejecución de grandes construcciones o mega-presas, caminos y proyectos mineros e industriales. En todos los países sudamericanos diversas otras áreas de gran singularidad e importancia ecológica ya han sido destruidas, dañadas o aún se encuentran bajo considerable amenaza por la expansión de tales economías intra-continentales, sujetas a las tendencias globales de desarrollo económico y político. 

Lo que nos preocupa aquí es el hecho que este proceso está afectando violentamente y de muy complejas maneras, no solo la fauna y flora del bioma, sino también los diversos estilos de vida de la gente y las formas indígenas tradicionales de relacionar la sociedad y los finitos recursos naturales. Una herencia cultural que representa más de 12 mil años de ocupación humana y conocimiento acumulado sobre cómo trabaja la naturaleza y cómo la gente pudo tomar ventajas adaptativas sobre esta, respetando sus limitaciones y posibilidades intrínsecas, resaltando verdaderamente aquellas posibilidades. Los sitios con arte rupestre son una parte fundamental de este conocimiento, tradición y milenario proceso de domesticación del paisaje, los que, junto con otros sitios arqueológicos y otras clases de paisajes indígenas sagrados, están siendo blancos primarios, por su ubicación, de la agresiva expansión de los tipos de proyectos mencionados más arriba. 

Ni una sola proposición ha sido hecha en Sudamérica para incrementar la protección legal de este patrimonio en relación al no equitativo y cuestionablemente planificado proceso de desarrollo económico. Todo lo contrario, lo que se ha observado en las principales políticas de desarrollo de países como Brasil, Perú y Bolivia, es la sistemática desaplicación de los corpus existentes de legislación proteccionista que conciernen al patrimonio cultural e histórico, incluyendo el arte rupestre, sustituyéndolos por disposiciones políticas más flexibles, violando y/o contradiciendo sus propias leyes constitucionales, y no implementando tratados internacionales previamente firmados; tales como la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas, que, entre otros aspectos, demanda el previo, libremente consentido y culturalmente adecuado, proceso de consulta a las comunidades indígenas y tradicionales que han de ser afectadas por tales proyectos, como las mega-presas. 

Esto constituye una seria amenaza, no solo para la historia indígena de Sudamérica y el estilo de vida actual de los pueblos nativos, sino para todas las criaturas vivientes de esta parte del planeta y de otras zonas naturales; considerando la interconexión climatológica del bioma amazónico y el resto del mundo, todavía pobremente comprendido por la comunidad científica. En este sentido, la obediencia a los principios de precaución establecidos por la Declaración de Rio en 1992, el Protocolo de Kyoto en 1997 y de otros tratados internacionales previos, son de gran importancia, constituyendo un aparato legal fundamental que, en apariencia, no son efectivos en estos países. 

Muchos sitios con arte rupestre y lugares indígenas sagrados han sido recientemente destruidos por hidroeléctricas, proyectos mineros y otras actividades extractivas e industriales en Sudamérica. Se puede mencionar a los rápidos de Siete Quebradas en el río Teles Pires, Amazonía brasileña (sitio que ha sido dinamitado y subsecuentemente inundado con la construcción de la mega-presa Teles Pires); los sitios de Toro Muerto en Arequipa y Quebrada Santo Domingo en Trujillo, Perú (afectados por proyectos agroindustriales); El Mauro en Chile (afectado por un proyecto minero); Ilha das Cobras en el río Madeira, Amazonía brasileña (también sumergido por una mega-presa); Santa Luzia y Pedra do Ó sobre el Volta Grande del río Xingú, Amazonía de Brasil (afectados por una combinación de la mega-presa de Belo Monte y la minería industrial de oro); u obras como la represa Bala en el Beni y la carretera Tipnis que afectaran comunidades nativas, biomasa y sitios arqueológicos en el trópico de Bolivia; y el Rally Dakar que ha afectado irremediablemente los geoglifos de Ocucaje, Nasca, y otras evidencias naturales y culturales en Perú, Bolivia y Chile, para citar algunos pocos ejemplos. A diferencia de Foz Côa en Portugal, y Dampier en el occidente de Australia, donde el arte rupestre tuvo un rol decisivo en la protección del patrimonio cultural de la humanidad y de paisajes socio-medioambientales importantes, los sitios mencionados más arriba han sido destruidos o están bajo amenaza de aniquilación. 

En vista de estas consideraciones, la AEARC (Asociación de Estudios del Arte Rupestre de Cochabamba), APAR (Asociación Peruana de Arte Rupestre), 
ABAR (Asociación Brasileña de Arte Rupestre), IFRAO (Federación Internacional de Organización de Arte Rupestre) e investigadores de arte rupestre de otros países, reunidos en el Primer Congreso Internacional de Arte Rupestre y Etnografía, llevado a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, del 23 al 26 de septiembre del 2014, han decidido expresar a través de esta carta su alarma y descontento frente a la construcción de mega-presas, proyectos mineros industriales tales como la explotación de gas, petróleo y bauxita; la apertura de carreteras a través de áreas naturales (como en el caso delTipnis en Bolivia), y toda clase de actividades extractivas de escala masiva en la Amazonía y en Sudamérica. 

Además, los firmantes y otras instituciones adherentes, como Corporacion GIPRI, Colombia; el Archivo Nacional de Arte Rupestre, de Venezuela; el Centro de Investigación del Arte Rupestre del Uruguay, hemos elaborado este documento para expresar nuestro soporte a la lucha de las sociedades indígenas y tradicionales de Sudamérica, tales como el grupo Munduruku del río Tapajos en la Amazonía brasileña, contra la construcción de mega-presas y proyectos mineros e industriales en sus territorios tradicionales y paisajes sagrados. Por la misma razón, recomendamos y demandamos de las instituciones que protegen el patrimonio y a los representantes políticos de estos territorios, que realicen propuestas y acciones claras y responsables que impliquen la protección de los sitios históricos y arqueológicos. Enfatizamos expresamente a los sitios con arte rupestre y el conocimiento indígena relacionado a ellos; ambos, expresiones culturales y recursos culturales-medioambientales finitos, fuertemente amenazados por lo que parece un incontrolable, equivocado y políticamente sesgado proceso de crecimiento económico en los países sudamericanos. 


Cochabamba, Bolivia, 04 de Octubre de 2014 

AEARC – Asociación de Estudios del Arte Rupestre de Cochabamba - Bolivia

APAR - Asociación Peruana de Arte Rupestre
ABAR -  Asociación Brasileira de Arte Rupestre

GIPRI - Corporación GIPRI, Colombia
ANAR - Archivo Nacional de Arte Rupestre - Venezuela
CIARU - Centro de Investigación del Arte Rupestre del Uruguay
IFRAO – International Federation of Rock Art Organizations 



"Se cierra el Museo de la Nación para comodidad de Burócratas". Expreso 14/8/14

Entrevista al Dr. Federico Kauffmann Doig


martes, 30 de junio de 2015

Pronunciamiento sobre el nuevo Museo Nacional. Sindicato Ministerio de Cultura

PRONUNCIAMIENTO FRENTE A LA CONSTRUCCION DEL NUEVO MUSEO NACIONAL EN EL AREA INTANGIBLE DE PACHACAMAC
A raíz de las declaraciones de la Ministra de Cultura Diana Álvarez Calderón Gallo y de la información vertida en la prensa e internet respecto a la Construcción del Nuevo Museo Nacional (MUNA) en Pachacamac (en tiempo récord), es que, quienes suscribimos el presente documento en calidad de ciudadanos, trabajadores y especialistas en diversas áreas relacionadas a la conservación, gestión e investigación del patrimonio cultural manifestamos estar de acuerdo con la construcción de un nuevo Museo Nacional, pero nos mostramos disconformes en los siguientes puntos:
1) El haber escogido para la construcción del MUNA un área declarada intangible en un sitio emblemático como es el santuario arqueológico de Pachacamac declarado como patrimonio cultural mediante Ley N° 6634 promulgado el año 1929 con un plano de delimitación aprobado mediante Resolución Directoral Nacional N° 085/INC de fecha 19 de enero de 2007. Lugar que cuenta con una monumental arquitectura, cementerios, terrazas y caminos testigos de nuestro grandioso pasado prehispánico. La construcción del MUNA con 50,000 m2 hace que se ponga en riesgo la condición de patrimonio intangible y contraviene los principios que rigen y son la razón de ser del Ministerio de Cultura, la cual es precisamente la defensa y preservación del patrimonio arqueológico del país.
2) La presunta destrucción de restos arqueológicos en el área intangible de dicho santuario durante los trabajos de rescate que se vienen desarrollando con la finalidad de liberar el área de toda evidencia prehispánica, para la construcción del MUNA.
3) El área elegida es geomorfológicamente inestable y próxima al litoral considerando que estamos en un territorio sísmico el MUNA estaría expuesto a un mayor riesgo ante un eventual terremoto o tsunami con consecuencias devastadoras con un afán netamente político. Además el lugar en sí es altamente vulnerable por estar rodeada de una masa poblacional que permanentemente está en expansión y habiendo ya ocurrido cruentos confrontamientos con los pobladores que pugnan posesionarse por la zona intangible.
4) La celeridad con que se viene ejecutando este Proyecto de Inversión Pública pasando por alto los plazos estipulados formalmente para proyectos de gran envergadura con la finalidad de que éste concluya dentro de la gestión de turno con un afán netamente político.
5) La poca importancia que este proyecto ha dado a la preservación de las colecciones arqueológicas que actualmente custodia este Museo al considerar su resguardo en una nueva edificación con un altísimo costo de mantenimiento, difícil de sostener a lo largo del tiempo y con condiciones ambientales adversas (alto porcentaje de salinidad y humedad ambiental), todo lo cual genera un escenario peligroso para nuestro patrimonio a mediano y largo plazo.
6) El traslado de las colecciones del MNAAHP a otra sede con la consecuente destrucción de la memoria de su fundador el Dr. J.C. Tello, ícono de la historia del Perú, enterrado en el Museo junto a su legado, produciría un desmembramiento que se contrapone a los principios que norman a aquellas instituciones que velan por la preservación de la memoria de los pueblos.
7) La anulación del Proyecto de Inversión Pública –PIP MEJORAMIENTO Y AMPLIACION INTEGRAL DEL MNAAHP EN DISTRITO DE PUEBLO LIBRE, PROVINCIA DE LIMA– con un costo de S/.200´209,051.00, el cual estaba casi listo para su ejecución a cambio del MUNA cuyo altísimo costo de ejecución (S/.620´342,727.60) y mantenimiento (22´816,978 al año) va en desmedro de las imperiosas necesidades de otros museos a nivel nacional. En la actualidad el desarrollo de los trabajos previos a la materialización de la construcción del MUNA ha dirigido todo el interés presupuestal, logrando la paralización de la atención a las necesidades elementales de conservación del patrimonio tanto los museos como de las actividades que desarrollan habitualmente.
8) La lejanía del MUNA no generara un circuito turístico ni planificación estratégica, pues no está articulado al conjunto de servicios culturales debido a la distancia: Centro Histórico - Pachacamac 60 minutos [sin trafico], Pachacamac - Pueblo Libre 90 minutos, Pueblo Libre - San Borja 40 minutos (Arqueología, Historia y Muestra Contemporánea). En otros países podemos aseverar que del Centro de México DF al Museo Nacional de Antropología 24 minutos, Plaza de la Bastilla al Museo Louvre 8 minutos, Plaza Mayor al Museo del Prado 15 minutos.
Se puede proceder a considerar otras alternativas espaciales como el anexar el actual museo al Cuartel Bolívar, permitiendo así el mayor espacio expositivo, infraestructura a depósitos y talleres de conservación
Convocamos a la ciudadanía en general a manifestar su apoyo mediante una firma para elevar este pronunciamiento ante las autoridades pertinentes a fin de que se desestime la construcción del MUNA en el Santuario Arqueológico de Pachacamac.

Sindicato del Ministerio de Cultura
30 de junio del 2015

lunes, 29 de junio de 2015

Destruyen el ‘reloj solar’ de Buenavista, Chillón, Lima. LR, 29/6/15

http://larepublica.pe/impresa/sociedad/11418-invasores-destruyen-el-reloj-solar-de-buenavista

Invasores destruyen el ‘reloj solar’ de Buenavista

Valle del chillón. Apedrearon los restos del observatorio astronómico más antiguo de América. Y lotizan los terrenos.
De cara al sol. Cada 21 de junio, el sol alumbra directamente a este rostro cerámico.
De cara al sol. Cada 21 de junio, el sol alumbra directamente a este rostro cerámico..
Roberto Ochoa
El pasado 21 de junio todo estaba listo para las investigaciones del solsticio en el observatorio astronómico más antiguo de América, cuando el arqueólogo estadounidense Robert Benfer se dio con una terrible noticia: vándalos habían destruido a pedradas un friso precerámico de casi cuatro mil años de antigüedad ubicado en el recinto arqueológico de Buenavista, en el valle del río Chillón.
 
 
Se trata de unos antiquísimos frisos en alto relieve cuya iconografía está vinculada íntimamente a los solsticios y equinoccios, a las salidas del Sol y de la Luna y otros fenómenos astronómicos.
 
Benfer comprobó la destrucción junto con la antropóloga Luanna Furbbe –ambos de laUniversidad de Missouri, en Columbia– y acusó a los invasores que han lotizado la zona reservada y a los mineros informales que pululan en las proximidades.
 
"Es indignante –nos dice Benfer–, el sitio cuenta con un cartel del Ministerio de Culturaque indica que es un monumento protegido por la Ley y sin embargo los invasores lograron violar el enrejado de fierro que cubre el monumento y lanzaron rocas y piedras, logrando romper la cápsula de acrílico de 2 pulgadas  de espesor y dañaron  la escultura de barro", detalló.
 
Benfer recordó que la conservación del monumento y la construcción de la cubierta de acrílico fueron financiadas con un aporte de 20 mil dólares de  la National Geographic Society. Sin embargo, el descuido de las autoridades "ha permitido la destrucción de este sitio que se consideraba invulnerable, dadas las medidas que se tomaron en su momento, para su puesta en valor".
 
Robert Benfer ha solicitado una reunión con funcionarios del Ministerio de Cultura para mañana martes, pero al mismo tiempo exige a los agentes de la policía y a las autoridades ediles del distrito que resguarden uno de los monumentos arqueológicos más sorprendentes de América.
 

El más antiguo de la costa

El arqueólogo peruanista francés Dr. Frederic Engel reconoció su antigüedad como un sitio precerámico a principios de la década de 1970 y realizó excavaciones en el lugar para obtener muestras a partir de madera. Los primeros fechados radiocarbónicos de Buenavista fueron publicados en 1974 con una antigüedad de 3,390+70, 1440 BC. 
 
Es uno de los sitios más antiguos de la costa peruana, vinculado al conjunto arqueológico de “El Paraíso” o Chuquitanta.

Dakar 2015: pilotos son intervenidos por dañar patrimonio arqueológico en Chile. LR, 9/1/15

http://archivo.larepublica.pe/09-01-2015/dakar-2015-pilotos-son-intervenidos-por-danar-patrimonio-arqueologico-en-chile

Dakar 2015: pilotos son intervenidos por dañar patrimonio arqueológico en Chile

Se espera que declaren ante los juzgados. (Foto: Prensa Dakar)
Se espera que declaren ante los juzgados. (Foto: Prensa Dakar)
Sostuvieron que se perdieron y que lamentan lo sucedido.
Si muchas personas se han indignado ante los cuestionables hechos que se han producido en nuestro país por el daño a las Líneas de Nazca realizado por Greenpeace en el mes de diciembre, en Chile ocurrió una reacción similar, pero no con activistas ecológicos, sino con pilotos de competición del rally Dakar 2015.
Carabineros detuvo a dos pilotos, al italiano Matteo Casuccio (de la categoría de motos) y al conductor holandés de cuatrimotos, Kees Koolen. Los intervenidos, al momento de su captura, manifestaron que se habían perdido, y argumentaron que no se dieron cuenta que ocasionaron daños en sitios arqueológicos en el desierto de Antofagasta.
Ambos concursantes declararon ante la Policía, por espacio de media hora, en compañía de  representantes del Dakar. Luego fueron puestos en libertad y se espera que la Justicia los cite para que también den su manifestación ante ellos.
Nosotros no queremos romper nada y pedimos disculpas por lo ocurrido. Fue solo un error”, dijo Casuccio horas más tarde.
Este hecho no hace más que incrementar los argumentos de la cancelación de la prueba en Chile por parte de los detractores de la competencia. Se tienen estadísticas que entre losaños 2010 y 2011 han sido 705 sitios arqueológicos que han sido dañados en el país del sur.
(El Mostrador)

sábado, 27 de junio de 2015

El patrimonio ‘ocupado’ de Perú. El País, 5/7/15

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/05/actualidad/1433456884_927765.html

El patrimonio ‘ocupado’ de Perú

El Gobierno de Lima alerta sobre el daño que sufren emblemas arqueológicos del país

  • Enviar a LinkedIn34
  • Enviar a Google +2
  • Comentarios6

Conjunto arqueológico de El Paraíso, en Lima. / ERNESTO BENAVIDES (AFP)
En lo que va del año, solo en la región de Lima, el Ministerio de Cultura de Perú ha registrado 85 emergencias en sitios arqueológicos considerados patrimonio, pero en el país son 52 los lugares que afrontan mayor riesgo o ya han sufrido invasiones desde el año pasado. La directora general de Defensa del Patrimonio Cultural, Blanca Alva, explica que sus colegas en Latinoamérica “nunca afrontan tal cantidad de casos” como en Perú.
Las invasiones de terrenos del Estado en el país andino solían ocurrir cerca de Navidad y Año Nuevo, cuando la policía está más atareada, pero ahora se dan en cualquier momento del año y afectan a sitios que guardan la historia. La madrugada del 19 de mayo, más de 1.000 personas ocuparon Tablada de Lurín, un área que comprende un complejo de sitios prehispánicos al sur de Lima, y que es visitado por los escolares, pues se trata del único cementerio prehispánico intacto excavado e investigado desde fines de los años 50.
La policía y el gas lacrimógeno no fueron suficiente durante varias horas para desalojar a las personas que respondían con pedradas, quienes habían llegado allí porque el nuevo alcalde distrital les ofreció lotes de vivienda en la zona. Al día siguiente, otro grupo de 2.000 invadió un área de 32 hectáreas en el Morro Solar de Lima, un espacio que no solo contiene huacas (construcciones prehispánicas de adobe) sino que fue el lugar donde se apostaron trincheras y baterías en la guerra del Pacífico con Chile, entre 1880 y 1881, y por ello es considerado patrimonio cultural de la nación.
Seis días después, fueron desalojados, pero volvieron el último fin de semana a la zona arqueológica de Marcavilca, en el Morro. El pasado martes, el Ministerio de Cultura informó que está identificando a los líderes de los asentamientos humanos colindantes para que apoyen “campañas de sensibilización sobre la protección del Morro Solar”, tal como están haciendo en Tablada de Lurín.

Los sitios arqueológicos en riesgo en Lima
“Esta tendencia de creer que se pueden asentar en un sitio arqueológico o destruir patrimonio histórico con impunidad y para beneficio de unos cuantos, me parece que solo existe en Perú”, comenta Alva, quien precisa que de las 85 emergencias en Lima, 23 se debieron a invasiones: ocho de ellas registradas en mayo, el mes con más incidentes en 2015.
Según la funcionaria, las otras amenazas a los sitios arqueológicos son “obras no autorizadas, vandalismo, grafitis, quema de basura que ennegrece las paredes de los sitios arqueológicos, ampliación ganadera o agrícola y minería ilegal”.

Comercio ilegal

El Ministerio de Cultura ha redactado un listado de 52 sitios que sufrieron invasiones desde el año pasado y que tienen el mayor riesgo a nivel nacional, de los que Alva Guerrero estima que los más importantes son las Líneas de Nazca (Ica), Ucupe (Lambayeque), y, en Lima, Cerro Colorado, Aspero, Bandurria, Huacones, Garagay, Canto Grande, Morro Solar y Puruchuco. En la zona arqueológica de Ucupe, los ocupantes habían ya marcado con tiza, piedras y palos los futuros lotes.
“Los invasores dicen que no tienen dónde vivir y que si son tierras del Estado pueden establecerse”, relata la directora de Defensa del Patrimonio.
Sin embargo, uno de los casos más llamativos de destrucción de patrimonio no ha podido ser sancionado: en 2013 una inmobiliaria arrasó con una pirámide en el centro ceremonial Paraíso, de 4.000 años de antigüedad, al norte de Lima, pero la empresa apeló la imposición de una multa de unos 900.000 dólares.
“La destrucción era el primer paso para allanar el terreno para la edificación de condominios. El Ministerio de Cultura ha puesto vigilancia 24 horas, se efectuó denuncia penal que el Ministerio Público archivó. Los poseedores privados del terreno impugnaron el proyecto de inversión para la investigación del sitio, pese a que la ley dice que todo sitio arqueológico descubierto o por descubrir es propiedad del Estado independientemente de que se encuentre en terreno privado”, refiere Alva.
La historiadora peruana Carmen Arellano comenta que hay factores históricos, territoriales, psicológicos y político-culturales detrás de la agresión de los peruanos al patrimonio. “El comercio legal e ilegal ha llevado a que las personas del campo pierdan el respeto a sus antepasados y ya no defiendan su pasado como antes. A esto se suma la migración por la reforma agraria, terrorismo y crisis económica, que ha hecho que los originarios que defendían sus ruinas hayan dejado paso a los nuevos que no tienen ese respeto por sus antepasados”, señala la exdirectora del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia de Perú, y también excuradora del Museo Smithsonian en Estados Unidos.