martes, 26 de julio de 2011

Locura en Machu Picchu, LR 26/7/11

Este artículo refleja la ignorancia que tiene Mirko Lauer sobre la naturaleza de los sitios arqueológicos, y en extenso el desprecio de los arqueólogos cusqueños. Con un pequeño de criterio racional se daría cuenta que Machu Picchu no puede recibir tantos turistas como lo hace ahora, y la desgracia de la invancion de "Aguas Calientes" - mal llamado Pueblo Machupicchu" - es solo un resago, del aprovechamiento informal del sitio por la gente de la región, la verdadera mafia de Machu Picchu son los grandes consorcios hoteleros trasnacionales que tiene sede en Cusco, y que son los únicos que realmente se benefician del turismo. Grandes industrias para beneficio de pocos que Lauer sabe defender subrepticiamente aqui, sin exponer en contra del INC del Cusco, o de los esforzados arqueologos cusqueños, ni un solo dato real. Que no lo diga la UNESCO es totalmente irrelevante, para su eneficio todo lo que digan los peruanos sera subvaluado a favor, una pena.

GT


Locura en Machu Picchu


Por Mirko Lauer

Suelen ser los huelguistas –maestros, transportistas, alcaldes, regantes, aguascaletinos varios– quienes les cierran el paso a Machu Picchu a los turistas. Pero la semana pasada fue el mismísimo INC-Cuzco el que les frustró el acceso, acaso único en su vida, a nuestra maravilla, al fijar un cupo de 2,500 visitas diarias. Hay en esto algo de simbólico.

Pues la limitación choca frontalmente con la campaña mundial del gobierno para que el mundo acuda a visitar MP en su centenario. El INC-Cuzco afirma que el límite diario ha sido impuesto por UNESCO, pero esto no es cierto, y el INC-Cuzco lo sabe. Lo único que pide UNESCO es que MP sea administrado adecuadamente para conservar su status.

A lo largo del decenio INC-Cuzco ha demostrado su incapacidad para administrar no solo MP, sino además otras valiosas ruinas que constituyen un núcleo básico del patrimonio mundial. Un nuevo gobierno es una buena oportunidad para reemplazar lo existente por una organización moderna, académicamente respetable y de nivel mundial.

Un ejemplo notorio es la manera como el INC, y todos los demás, no ha podido proteger al santuario de MP contra la expansión descontrolada de la inaceptable, peligrosa, totalmente ilegal barriada de Aguas Calientes que hoy controla de diversas maneras el ingreso a las ruinas.

El santuario de MP comprende más de 30,000 has de belleza cultural y natural. Pero solo 4.5 has, las plazas centrales, son visitadas por nueve de cada diez visitantes. Es esto lo que crea las apiñadas multitudes de turistas, no la cifra arbitraria que el INC-Cuzco se ha sacado de la manga.

El súbito corte se ha producido en plena temporada alta del turismo, y ha dejado a miles de turistas comprensiblemente enfurecidos. Llegaron de muy lejos y ahora hacen largas, lamentables e impredecibles colas de madrugada en Aguas Calientes. En la subida los visitantes no pueden llevar consigo ni un sándwich. Para ir al baño tienen que hacer todo el camino de vuelta a la entrada principal y enseñar una vez más sus pasaportes.

Nadie duda de que el número de visitantes a MP deba ser controlado. Pero el INC no ha hecho estudios, y su Plan Maestro de años atrás fue un fallido y antitécnico esfuerzo, que además nunca fue llevado a la práctica.

Quizás la madre del cordero es que el INC está saturado de arqueólogos locales de bajo nivel, totalmente descalificados para manejar una atracción turística de nivel mundial. Tampoco pueden manejar a los rudos, a menudo inescrupulosos empresarios cuzqueños que en el pasado decenio han convertido a Aguas Calientes (que casi no existía en 1998) en lo que es hoy.

Son cientos de hoteles, hostales y restaurantes de mala muerte dominados por los apestosos y bulliciosos buses que disfrutan de un ilegal monopolio de US$20 millones para transportar turistas hasta las ruinas.

Así, los más o menos 2,000 habitantes de Aguas Calientes junto con los burócratas del INC-Cuzco controlan el tesoro nacional que es Machu Picchu, eje de una industria turística de unos US$2,000 millones de dólares anuales.

La gente del INC a menudo reconstruye muros Inca con poco o ningún criterio técnico. Han hecho poca investigación de nota y celosamente bloquean a los arqueólogos de fuera. MP sigue siendo un misterio en parte gracias al INC. A los que hacen cola esperando turno no se les avisó en su país que existía el cupo de 2,500 diarios.

jueves, 7 de julio de 2011

Director de la EAP Arqueología - San Marcos- y APAR. Pronunciamiento al “Proyecto de Reglamento de intervenciones Arqueológicas"

El Director de la Escuela de Arqueología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Daniel Morales Chocano, y el Presidente de la Asociación Peruana de Arte Rupestre (APAR), Gori Tumi Echevarría López, han firmado un pronunciamiento conjunto al Ministerio de Cultura ante el peligro inminente que significa la intensión de aprobar un nuevo "Reglamento de Intervenciones Arqueológicas" en reemplazo del vigente "Reglamento de Investigaciones Arqueológicas" del Perú (RS No 004-2000-ED). El presente pronunciamiento refleja la perspectiva eminentemente académica de sus autores en pro de los intereses de la arqueología institucional peruana, y el adecuado tratamiento del patrimonio arqueológico y los monumentos pretéritos legados por nuestros ancestros.

La Asociación Peruana de Arte Rupestre (APAR) estatutariamente tiene como misión la defensa irrestricta de las quilcas o el arte rupestre peruano, y no va a cejar esfuerzos en la institucionalización de los estudios del arte rupestre nacional, su salvaguarda legal explicita y su intervención científica, cuya prioridad técnica corresponde a la arqueología profesional peruana; cuestiones que serían negativamente afectadas por dicho "reglamento".

Esperamos que este documento constituya un aporte al fortalecimiento y consolidación del gremio arqueológico peruano.

APAR

__________


Lima 06 de Julio del 2011
SEÑOR Dr. JUAN OSSIO ACUÑA
MINISTRO DE CULTURA
LIMA:

Asunto: Pronunciamiento al “Proyecto de Reglamento de intervenciones Arqueológicas” (Borrador al 30.5.11)


De nuestra mayor consideración:

En referencia al Borrador del “Reglamento de Intervenciones Arqueológicas” (RIA), 30 de junio del 2011, que ha circulado entre la comunidad de arqueólogos pretendiendo afectar la profesión del arqueólogo peruano y la salvaguarda del patrimonio arqueológico, los que suscriben manifiestan lo siguiente:

1. Un reglamento de investigación arqueológica, no pueden ser reemplazado por un “Reglamento de Intervenciones Arqueológicas” (RIA) tal como promueve el borrador en controversia. No hay coherencia formal con la práctica y razón de ser de una profesión, que tiene como propósito fundamental la investigación científica y la salvaguarda del patrimonio arqueológico de la Nación. Un arqueólogo estudia la evidencia cultural que es materia de su oficio científico, no se ocupa de un material para intervenirlo o destruirlo, como implica una excavación cualquiera; de la misma manera que un antropólogo no estudia una determinada sociedad para luego mandarla a destruir.

2. El Ministerio de Cultura, unilateralmente, no puede normar sobre la validez, orientación o el estatus científico del ejercicio profesional de una carrera que es dictada por siete universidades peruanas, cuyos estándares académicos y científicos no dependen de dicho ministerio. Asimismo, tampoco puede hacerlo sobre el tipo o clase de intervención que amerita el patrimonio arqueológico (pues éste está sujeto a criterios, normas y fundamentos científicos reconocidos a nivel mundial) objeto que es potestad directa de los profesionales y científicos del gremio profesional de arqueólogos y su institucionalidad académica.

3. El Ministerio de Cultura no puede dar estatus de arqueólogos a terceros o “profesionales afines”, más aún si éstos no ostentan preparación académica, grados y/o títulos en la profesión de arqueología al nivel de los otorgados por las universidades nacionales y que no estén reconocidos por el gremio profesional de arqueólogos. No le alcanza su competencia también, para pretender desconocer, por razones coyunturales, la existencia del Colegio Profesional de Arqueólogos del Perú (COARPE).

4. El ejercicio profesional del arqueólogo, no puede ver condicionado su estatus académico y científico, a la coyuntura política y económica propiciada por el gobierno de turno y/o a intereses particulares de terceros. La intervención científica del patrimonio arqueológico o el valor de la aplicación técnica, metodología y procedimiento de la actividad arqueológica no pueden ser relegados por ningún factor coyuntural. En cualquier circunstancia la actividad arqueológica y su estatus científico debe ser fortalecido y apoyado por el Estado no lo contrario.

5. La intervención en los materiales y sitios arqueológicos, sujetos a los proyectos de investigaciones arqueológicas (sea cual fuese su categoría, modalidad y fines de intervención), solo pueden ser dirigidos por arqueólogos profesionales con registro en el Colegio de Arqueólogos del Perú. Bajo ningún criterio o normatividad administrativa, implementada por el Ministerio de Cultura u otra institución gubernamental, una empresa, institución o “profesión afín” pueden irrogarse la condición profesional de la arqueología institucional peruana. Por ello, pretender otorgarle un RNA a una empresa es un absurdo jurídico y ético.

6. Los proyectos de investigación arqueológica, cualquiera sea su modalidad y fines, dirigidos por arqueólogos extranjeros deberán estar sometidos a los controles y supervisiones por parte del Estado Peruano, mediante la participación de arqueólogos profesionales reconocido por el COARPE. La codirección es requerida, y estará a cargo de un arqueólogo peruano. Ningún arqueólogo extranjero reconocido por el COARPE, puede actuar libremente en el Perú sin una contraparte nacional ad hoc, que sea la parte interesada del Perú en la actividad arqueológica, y que tenga participación en todos los aspectos del proyecto arqueológico.

7. La profesión arqueológica peruana no puede estar condicionada primariamente a los recursos económicos de la actividad, sino a las premisas científicas que de ella emanan. En el mismo sentido, la investigación arqueológica no puede ser múltiple dentro de los requerimientos científicos de la misma, y no se debe permitir la multiplicidad de proyectos de investigación sobre los mismos parámetros económicos. Esta figura operativa generaría lobbies territoriales, empresariales y comerciales en desmedro de la racionalidad del ejercicio profesional y la salvaguarda del patrimonio.

8. La arqueología no es una empresa, es una actividad científica, y por lo tanto, la aprobación y/o autorización de los proyectos de investigación arqueológica deben estar condicionados sobre una premisa científica. En consecuencia, la ejecución de más de un proyecto de investigación arqueológica, deben permitirse solo a la terminación de los anteriores. Caso contrario, dicha posibilidad deberá ser analizada con mayor cuidado en el marco de la ética y la libertad del ejercicio profesional, los fundamentos de la investigación científica y la salvaguarda del patrimonio arqueológico.

9. El Reglamento de Investigación Arqueológica vigente, no podrá ser modificado hasta que el Colegio de Arqueólogos del Perú (COARPE) y las Escuelas Profesionales de Arqueología de las universidades peruanas, establezcan los parámetros, procedimientos y diagnósticos de su propia situación profesional y gremial, y no se evalúe la situación actual del patrimonio arqueológico y el efecto que a la fecha han generado la dación de los diferentes dispositivos complementarios a la RS Nro 004-2000-ED. Sólo en esos términos, la propuesta de un nuevo “Reglamento deInvestigaciones Arqueológicas” podría ser sostenible socialmente, validada científicamente y ajustada a los intereses de la nación.


Atentamente


Daniel Morales Chocano
Director de la Escuela de Arqueología
Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Gori Tumi Echevarría López
Presidente de la Asociación Peruana de Arte Rupestre (APAR)
Persona Jurídica – Partida No. 12211848


-----

Registro No 023091
Despacho Ministerial

Cusco. Pronunciamiento al “Borrador de Proyecto de Reglamento de intervenciones Arqueológicas”

Cusco 20 de junio del 2001

SEÑOR Dr. JUAN OSSIO ACUÑA

MINISTRO DE CULTURA

LIMA:

Asunto: Pronunciamiento al “Borrador de Proyecto de Reglamento de intervenciones Arqueologicas” .

De nuestra mayor consideracion:

Los integrantes del Colegio Profesional de Arqueologos de la Region Sur Este – Cusco, nos dirigimos a usted a fin de expresarle nuestra extrañeza al contenido del documento “BORRADOR de fecha 30-05-2011” “PROYECTO DE REGLAMENTO DE INTERVENCIONES ARQUEOLOGICAS”, toda vez que atenta a nuestro ejercicio como ARQUEOLOGOS PROFESIONALES, investigadores y defensores del Patrimonio Cultural de la Nacion; por los siguientes considerandos:

Primero.- Mostrar nuestra extrañeza al NO estar considerados como arqueologos profesionales y agremiados a un COLEGIO PROFESIONAL reconocido por Ley No. 24575, y que para ejercer la labor indicada en el articulo 16, deberia contarse con la respectiva inscripcion en el COLEGIO PROFESIONAL DE ARQUEOLOGOS ademas de estar debidamente HABILITADOS, por cuanto una Resolución Ministerial o Decreto Supremo no puede estar por encima de una Ley (Jerarquía Kelsiana).

Segundo.- En el titulo III referente al Registro Nacional de Arqueologos (RNA), especialmente en los concerniente al Articulo 11, que atenta y vulnera los derechos de Profesional Arqueologo en el Peru, por cuanto se pretende liberalizar el ejercicio profesional acorde al documento en referencia (Borrador de Proyecto de Reglamento de Intervenciones Arqueologicas) Asi como el Articulo 13, pretende otorgarle el RNA a personas juridicas, empresas o consultorias no vinculadas necesariamente al quehacer arqueologico; lo cual atenta al manejo y gestion de sitios y/o Monumentos Arqueologicos de la Nacion, por que no estan en la capacidad y conocimiento tecnico científico de un manejo adecuado de nuestro Patrimonio cultural.

Tercero.- El nuevo reglamento que se pretende aprobar, promueve la creacion de “Lobbys”; pues deja como único criterio para la cantidad de proyectos a asumir el nivel logistico que posea cada empresa, por tanto eso atentaria contra el ejercicio de la profesion debido a que las empresas podrian dirigir muchos proyectos a la vez.

Cuarto.- la creacion de empresas que se dediquen a las actividades arqueologicas de la forma como está siendo regulada hará que algunos cuantos tengan la posibilidad de trabajar – como las empresas que ya conocemos.

Quinto.- En el “Borrador de PROYECTO DE REGLAMENTO DE INTERVENCIONES ARQUEOLOGICAS” se percibe una actitud centralista e desmedro de los derechos de los profesionales Arqueólogos que ejercen en las diferentes regiones del pais. Pues las principales acciones seran aceptadas por la direccion de Lima, vulnerando y contraviniendo las leyes de descentralizacion y regionalizacion.

Finalmente, expresamos nuestro mas rotundo rechazo a las actitudes en contra del ejercicio profesional del arqueólogo y atentado contra el Patrimonio Cultural de la Nacion. Proponemos la redaccion de un nuevo proyecto con la participacion de los entes rectores de las actividad arqueologica como el Ministerio de Cultura, las Sedes regionales del Colegio profesional de Arqueologos del Peru, o Gobiernos Regionales y Consejo Nacional de Colegio Profesionales.

Sin otro particular le reiteramos nuestra estima gremial, adjuntando a la presente firma correspondiente a profesionales arqueologos.

Atte

firmantes 40 colegas de la zona de Cusco

Adjunta recibo de registro No.021475

Despacho Ministerial