martes, 20 de abril de 2010

Peru drops six charges in suit. Yale Daily News, 22/3/10

Peru drops six charges in suit

Staff Reporter
Published Monday, March 22, 2010

The Republic of Peru has withdrawn six of the 17 charges filed against Yale in its 2008 lawsuit demanding the return of ancient Inca artifacts removed from Machu Picchu by Yale professor Hiram Bingham III between 1911 and 1915 and now housed at Yale’s Peabody Museum.

The six charges, which were dropped Feb. 26, accused Yale of committing fraud and conspiracy by intentionally working with Bingham to keep the artifacts in Yale’s possession, contrary to the 1912 Memorandum of Working Agreement between Yale and Peru. Under the agreement, Yale could study Bingham’s artifacts in New Haven while Peru would retain the legal ownership of the items; at the same time, Yale was to display the artifacts in joint exhibitions with the government of Peru, the details of which would be ultimately left up to Peruvian officials. Dropping the charges “allowed Peru to streamline its case” and focus on addressing the issues Yale presented in January to dismiss the case, said New York-based attorney Owen Pell, who is representing Peru.

Jonathan Freiman LAW ’98, the attorney representing Yale, told the Associated Press that while he is glad the six charges have been dropped, he thinks the remaining charges are “equally misguided and should be withdrawn as well.”

University General Counsel Dorothy Robinson added in an e-mail Sunday night that the withdrawn claims were “unfounded and inappropriate attacks.”

“Yale had previously warned Peru that several of its claims lacked conceivable basis,” Robinson said. “We believe there are strong grounds for dismissal of all of the remaining claims as stale.”

Peru first filed suit against the University in April 2009, arguing that the artifacts — including “bronze, gold, and other metal objects, mummies, skulls, bones and other human remains, pottery, utensils, ceramics, objects of art and other items” — belong to Peru and its people and are central to the history and heritage of the country. The suit claims Yale is “wrongfully and improperly detaining these Artifacts and has refused their return”, and that the University has yet to uphold its promise to study Bingham’s findings sufficiently; Peru claims Yale has stored a large portion of the artifacts in unopened boxes and has neither counted nor classified many of the artifacts.

The remaining 11 charges in the lawsuit argue that Yale unlawfully took the excavated items by failing to return all artifacts ever exported from Peru, either before or after the Peruvian government banned people from exploring historic sites and removing artifacts with the so-called Third Decree in October 1912. While lawyers for Peru acknowledged in the original filing that the Peruvian government created a one-time exception for Bingham’s scientific research in 1911, they argued that the Third Decree granted permission for only 18 months and that artifacts could only be exported from Peru until their return was requested.

In addition to the repatriation of the artifacts, Peru is also seeking compensation from Yale for the “wrongful retention” of the articles. In the lawsuit, Peru claims these damages are worth “far in excess of $75,000.”

Yale filed papers in federal court in January, arguing that the case should be dismissed under Connecticut law because too much time has passed since Yale acquired the artifacts. Peru has countered by claiming that the artifacts never belonged to Yale in the first place and that, under Peruvian law, the country’s claim would not be subject to Connecticut’s three-year statute of limitations. The date for oral argument before a judge on this matter has yet to be set, Robinson said.

In the same filing, Yale argued that it returned dozens of boxes of artifacts in 1921 and that Peru knew the University would keep the remainder. Yale then placed the remaining pieces on display at the Peabody Museum and published books on Bingham’s findings.

Yale and Peru had been trying to reach a settlement since 2005, and the two parties almost reached an agreement in 2007. Yale agreed to grant Peru legal rights to certain artifacts, which would have traveled in a joint exhibit funded by Yale, and then returned to a museum in Cuzco, the ancient Inca capital. But Peru pulled out of the deal because of a disagreement over how many artifacts would be returned.

When Peru’s suit came at the end of the next year, Yale filed to move the case from Washington, D.C., to Connecticut, arguing that Washington had no jurisdiction over the matter.

Connecticut court to hear Yale-Peru case. Yale Daily News, 28/8/09

Connecticut court to hear Yale-Peru case


Staff Reporter
Published Friday, August 28, 2009

The lawsuit that Peru filed against Yale in December moved closer to New Haven this summer when a federal judge in Washington ruled that his court had no jurisdiction over the matter.

Now the United States District Court in Connecticut will hear the case, in which Peru argues for the return of the Inca artifacts excavated by Yale explorer Hiram Bingham III from Machu Picchu nearly a century ago. The artifacts are currently housed at the Peabody Museum of Natural History.

Yale had said for months that the case should be transferred to the Connecticut court.

“None of Peru’s claims have any merit,” Yale’s lawyers wrote in a motion calling for the case to be dismissed earlier this year, “but even if Peru’s claims had any merit … the District of Columbia would not be the right place to resolve them.”

Judge Henry H. Kennedy Jr. ruled in the University’s favor on July 30. Peru’s lawyer, William Cook of DLA Piper, expressed optimism after learning of the decision, even though he told the News this spring that “the issue is that D.C. is the appropriate place for the case to be heard.” Peru even filed a 57-page amended complaint in April outlining decades of history that the country’s lawyers said explained why the court in Washington should hear the case.

In July, though, Cook said in an e-mail message, “We are totally comfortable with the case being tried in Connecticut, and the people of Peru look forward to the opportunity to present the merits of their case to the Court in New Haven.”

That said, Yale is still hoping to get the case dismissed entirely. In an e-mail message to the News this week, University General Counsel Dorothy Robinson said Yale expects “to move to dismiss the suit as baseless” within the next few weeks.

If the case is dismissed this fall, it will put an end to two years of legal threats and arguments that have followed a tentative agreement between the parties that was signed in September 2007.

That memorandum of understanding, hailed by Yale as a breakthrough after years of strife relating to the artifacts, was criticized within Peru as being too lenient toward Yale. The agreement would have sent most of the high-quality artifacts back to Peru but Yale would have retained the rights to some artifacts for research purposes over the next 99 years. Now Peru is suing for the immediate return of all the artifacts.

Judge transfers Peru suit to Connecticut court. Yale Daily News 31/7/09

Judge transfers Peru suit to Connecticut court


Staff Reporter
Published Friday, July 31, 2009

Yale got its wish in court on Thursday when a federal judge in Washington, D.C., ruled that Peru's lawsuit against the University should be heard by the United States District Court in Connecticut.

After years of on-and-off negotiations, Peru filed suit against Yale in December, hoping to win the return of the Inca artifacts excavated by Yale explorer Hiram Bingham III from Machu Picchu nearly a century ago. The artifacts are now housed at the Peabody Museum of Natural History.

Since Peru initiated its lawsuit, Yale has argued that the United States District Court for the District of Columbia has no jurisdiction over the matter.

“None of Peru’s claims have any merit,” Yale’s lawyers wrote in a motion calling for the case to be dismissed earlier this year, “but even if Peru’s claims had any merit … the District of Columbia would not be the right place to resolve them.”

Judge Henry H. Kennedy Jr. ruled Thursday in Yale's favor, though he only transferred the case, instead of dismissing it. Peru's lawyer, William Cook of DLA Piper, sounded optimistic after learning of the decision, even though he said this spring that "the issue is that D.C. is the appropriate place for the case to be heard." Peru even filed a 57-page amended complaint in April outlining decades of history that the country said explained why the court in Washington should hear the case.

On Thursday, though, Cook said this in an e-mail message: "We are totally comfortable with the case being tried in Connecticut, and the people of Peru look forward to the opportunity to present the merits of their case to the Court in New Haven."

University General Counsel Dorothy Robinson applauded the court's decision on Friday, though she said Yale still sees no merit to the case.

"We had worked hard with them to reach a solid framework for a resolution," she wrote in an e-mail message. "Peru may want to revisit its intentions in the case, which we hope will be productive."

Yale Daily News, 23/03/09

Yale objects to lawsuit location


If Yale has to defend a lawsuit contesting its ownership of Inca artifacts, it would prefer to do so a little closer to campus than Washington, D.C.
By Paul Needham
Staff Reporter
Published Monday, March 23, 2009

Earlier this month, Yale’s lawyers filed a motion to dismiss a lawsuit filed by Peru’s government in December, claiming that Peru filed suit in the wrong court. The United States District Court in Washington, Yale says, has no jurisdiction over the matter.

“None of Peru’s claims have any merit,” the motion reads. “But even if Peru’s claims had any merit … the District of Columbia would not be the right place to resolve them.”

Instead, because the artifacts — excavated from Machu Picchu early in the 20th century by Yale explorer Hiram Bingham III — reside at the Peabody Museum of Natural History, the University maintains that Peru must sue in Connecticut court.

William Cook, the lawyer who represents Peru in the suit, was not available for comment Sunday. Peru has until April 20 to respond to Yale’s motion.

This is not the first time that the question of jurisdiction has come up in the nearly century-long dispute over possession of the artifacts. When Yale and Peru signed a memorandum of understanding in September 2007, the document included language stipulating that legal challenges related to the objects would be adjudicated by the United States District Court for the District of Connecticut.

The memorandum, though, was never finalized as negotiations stalled last year and Peru ultimately initiated legal action.

In an interview last year, Terry Martin, a professor at Harvard Law School, called Peru’s initial agreement to let a Connecticut court hear the case a “victory for Yale.” At the time, the question facing Peru was whether to sue in Connecticut court or Peruvian court; Martin said Yale would be better off facing a legal challenge under familiar laws.

When talk of Peru suing Yale in a court in Cuzco, Peru, peaked last fall, University General Counsel Dorothy Robinson said there was “no basis for jurisdiction” in Cuzco, adding, “Choosing to sue there is evidently a political decision.”

In its December suit, Peru said that the Washington court had jurisdiction over the claims because of the “diversity of citizenship” between Peru, a foreign state, and Yale, a Connecticut institution.

Yale Daily News, 7/04/09

Peruvian blasts Yale

As a crowd of students, faculty and even a few Peruvians hissed and clapped, Eliane Karp-Toledo, the former first lady of Peru, called for the immediate return of all Inca artifacts housed at Yale last night.By Shahla Naimi and Paul Needham
Contributing Reporter, Staff Reporter, Contributing Reporter, Staff Reporter
Published Tuesday, April 7, 2009

Speaking to a full house at the Yale Political Union, Karp-Toledo was characteristically outspoken; though she thanked the University for allowing her to speak, she was quick to criticize Yale for being, in her words, “the only institution that cannot recognize Peru’s ownership over the artifacts.”

Eva Galvan/Staff Photographer
Eliane Karp-Toledo speaks in SSS at a YPU debate on whether Yale should return all Machu Picchu artifacts to Peru. (She was in favor.)

“Why the reluctance to send back the Machu Picchu artifacts immediately and unconditionally?” Karp-Toledo asked at one point during the spirited debate. “Why not reach a reasonable agreement based on the facts that the artifacts belong solely to Peru and are to be returned unconditionally?”

Karp-Toledo mainly rehashed existing arguments about the rightful ownership of the artifacts. Indeed, much of the evidence she presented at the YPU was also included in the lawsuit Peru filed against Yale in December.

But the arguments were new to Yale students who have not followed the complex back-and-forth between Yale and Peru over the last few years.

“In my many years in the Union, I’ve never seen this body so close to relevance,” said Carmen Lee ’09, the first speaker to rebut Karp-Toledo.

Richard Burger, a Yale archaeologist who has studied the artifacts, was visibly annoyed during Karp-Toledo’s address. But he and other Yale faculty and administrators could not respond to Karp-Toledo’s accusations. Because of the litigation that is pending against Yale, University General Counsel Dorothy Robinson has asked University employees not to comment on the artifact dispute.

Still, there was no shortage of student opinion both for and against the resolution, “Yale should return all Machu Picchu artifacts to Peru immediately.”

David Trinh ’12, a member of the Independent Party, was one of several speakers at the YPU who brought up the question of how far universities and museums should go in returning objects.

“The question is whether it is appropriate for one nation to go to another and knock on the doors of its museums and universities and demand back any artifacts that belong to its people,” Trinh said.

Another speaker asked whether Karp-Toledo thought the French government could demand the return of the Statue of Liberty. Karp-Toledo said no, explaining that the Statue of Liberty was a gift from France to America.

For some of their more serious arguments, Yale students were coached by the same Yale professors who were forbidden from commenting on the dispute.

Trinh, for one, said in an interview earlier Monday that he had met with Burger to discuss the history of the Machu Picchu collection at Yale and also some of the arguments that Karp-Toledo was likely to make.

“The lawsuit that Peru has filed against Yale has no merit and is a political ploy on the part of Ms. Toledo,” Trinh said in the interview, channeling Burger and other Yale officials.

Per Karp-Toledo’s request, no vote was held at the debate. But, judging from hisses and claps, the majority of the YPU did not buy Karp-Toledo’s arguments. Those who did were mainly members of the Conservative Party and the Party of the Right.

In a nod to her own personal history, Karp-Toledo showed a picture of her husband, Alejandro Toledo, at his 2001 presidential inauguration in Machu Picchu. Historically, such ceremonies have taken place in Lima, Peru’s capital; Karp-Toledo and her husband, though, were always interested in making the return of the artifacts a priority of Toledo’s administration and wanted to use the inauguration as an opportunity to bring attention to the artifact dispute.

Even since her husband left office, Karp-Toledo has continued to pressure Yale to return the artifacts immediately. Speaking bluntly at the YPU, she noted that she has never been one to “keep my opinions to myself.”

Citan a titular del INC para informar sobre caso Yale y devolución de piezas de Machu Picchu. Anidna 25/08/09

16:22 Citan a titular del INC para informar sobre caso Yale y devolución de piezas de Machu Picchu

  • Lima, ago. 25 (ANDINA)- La Comisión de Educación del Congreso acordó hoy citar a la titular del Instituto Nacional de Cultura (INC), Cecilia Bákula, para informar sobre el estado del caso Yale y la intervención en el santuario de San Agustín en el Cusco.

    Según lo aprobado, Bákula dará a conocer a la representación nacional en qué etapa se encuentra el proceso de devolución de las piezas arqueológicas de Machu Picchu que mantiene en su poder la universidad norteamericana de Yale.

    Asimismo, fue citada para explicar sobre la autorización que habría otorgado el INC para que se realicen algunos trabajos en el santuario de San Agustín del Cusco.

    De acuerdo a los legisladores, esta decisión podría ocasionar daños a dicho santuario, considerado Patrimonio Cultural de la Nación, según informó la Oficina de Comunicaciones del Parlamento.

    Durante la sesión, presidida por la congresista Olga Cribilleros, vicepresidenta de ese grupo dictaminador, se aprobó además el Reglamento de la Comisión y acordó modificar el horario de sesiones, para que sea los martes a partir de las 9 de la mañana, según el reglamento.

    (FIN) NDP/FPQ

Juicio a Yale por piezas de Machu Picchu se desarrollará en Connecticut. Andina 13/07/09

Corte de EEUU sólo transfiere el caso mas no rechazó pedido peruano
13:33 Juicio a Yale por piezas de Machu Picchu se desarrollará en Connecticut y no en Washington
Abogado contratado por Estado peruano se muestra optimista

  • En Connecticut se desarrollará juicio contra U. de Yale por devolución de piezas arqueológicas extraídas de ciudadela Machu Picchu. Foto: Andina/Archivo
    En Connecticut se desarrollará juicio contra U. de Yale por devolución de piezas arqueológicas extraídas de ciudadela Machu Picchu. Foto: Andina/Archivo
  • Lima, jul. 31 (ANDINA)- La demanda de Perú contra la Universidad de Yale por la tenencia de las piezas arqueológicas extraídas de Machu Picchu, se desarrollará en una Corte de Connecticut y no en Washington DC, según ordenó en la víspera la Corte Federal de esta última ciudad.

    El Perú presentó a fines de abril de este año un recurso insistiendo en la pertinencia de que el juicio contra la Universidad de Yale se desarrolle en las cortes del Distrito de Columbia, en Washington.

    Sin embargo, la Universidad de Yale interpuso un reclamo alegando que el Distrito de Columbia no tenía jurisdicción sobre el asunto y pidió que el juicio se lleve a cabo en Connecticut, estado donde se encuentra la universidad y el museo donde se guardan las piezas.

    En la víspera (jueves), el juez Henry H. Kennedy Jr. se pronunció a favor de la Universidad de Yale, aunque sólo transfirió el caso a Connecticut, mas no rechazó el pedido peruano, informó hoy el Yale Daily News, diario de la universidad.

    William Cook, abogado contratado por el Estado peruano, se mostró optimista después de conocer la decisión, a pesar de que anteriormente había señalado que “Washington DC era el lugar adecuado para que se desarrolle el caso".

    En un mensaje de correo electrónico, Cook indicó que Perú perseverará en su demanda así se lleve a cabo en la Corte de Connecticut, según afirmó el Yale Daily News.

    “Estamos totalmente conformes con que el caso se lleve a cabo en Connecticut, y el pueblo del Perú espera con interés la oportunidad de presentar los alegatos necesarios en la corte de New Haven, en Connecticut", dijo el abogado.

    En tanto, la Consejera General de la Universidad, Dorothy Robinson, prefirió no comentar sobre el tema por el momento, reportó el diario.

    Perú presentó el 20 de abril una moción de 57 páginas defendiendo la pertinencia de proseguir el juicio en Washington, además de evidencias a favor de la repatriación de los objetos al país.

    Las piezas halladas por el explorador Hiram Bingham en la ciudadela incaica del Cusco, están alojadas en el Museo Peabody de Historia Natural de la Universidad de Yale, en Connecticut.

    (FIN) LVT/LVT

El gobierno peruano desiste seis cargos en demanda contra la Universidad de yale. Abril 20010

En Vísperas del Primer Centenario del “DESCUBRIMIENTO (?)” de Macchu Picchu: Universidad de Yale a Punto de Apropiarse de MILES de Piezas Arqueológicas del Cuzco - Perú.

EL GOBIERNO PERUANO DESISTE SEIS CARGOS EN DEMANDA CONTRA LA UNIVERSIDAD DE YALE

Dr. Hugo Ludeña

En los próximos días, la Corte Federal de Connecticut resolverá la demanda judicial que el gobierno del Perú presentó en los Estados Unidos para que la Universidad de Yale devuelva las colecciones arqueológicas de Machu Picchu. La Universidad de Yale retiene esta coleccion desde 1916 en el Peabody Museum of Natural History de esa universidad, en un insólito e inaceptable caso de secuestro de patrimonio cultural del Perú.

Ante la reiterada negativa de el museo Pebody de devolver las colecciones que le fueron prestadas temporalmente en 1916 para su estudio científico, el gobierno peruano anunció varias veces que se vería en la necesidad de solicitar su devolución mediante una demanda judicial. Pero la universidad de Yale alega tener derecho de propiedad sobre las mismas, en vista del tiempo transcurrido de 90 años.

A pesar que consta en documentos oficiales que desde 1920 el gobierno peruano reclamó a la universidad la devolución de las colecciones, la universidad solicitó al Perú varias prórrogas, las cuales le fueron concedidas. Pero las autoridades del Museo Nacional de Antropología y Arqueología de Lima no se dieron cuenta, o no se acordaban que, desde que Hiram Bingham llegó al Perú, su plan era no devolver las piezas de Machu Picchu, como consta en su correspondencia archivada en la National Geographic Society, que fue la institución que financió sus expediciones de exploración y excavaciones en el Perú.

EL MEMORANDUM DE ENTENDIMIENTO

Los abogados de Yale han planteado muy recientemente la posición de tener derecho de propiedad sobre las colecciones peruanas, y con ese motivo, ambas partes en 2007 acordaron mediante un documento privado que el Perú tendría la propiedad legal de las piezas arqueológicas, siempre y cuando aceptase las condiciones que impondría la Universidad de Yale.

Entre esas condiciones, se acordaría entre ambas partes que piezas arqueológicas serían exhibidas en una gira conjunta para recaudar fondos que organizaría la U de Yale. Después, una cierta cantidad de piezas serían llevadas a un museo o centro de investigación en el Cusco cuya construcción sería financiada por el Perú, y en parte por Yale. La parte más controversial de dicho acuerdo llamado “El Memorando de Entendimiento” estaba en que Yale se reservaría el derecho de mantener en el Museo Peabody una parte de la colección de Machu Picchu por otros noventa años más. También se establecía que el Perú, renunciando a su soberanía, se sometería a la jurisdicción de los tribunales norteamericanos, en caso de cualquier reclamo.

LA LEY 28778 PARA LA RECUPERACION DE LAS COLECCIONES DE MACHU PICCHU

A pesar que existe una ley expresa y una Comisión de Alto Nivel presidida por la Cancillería del Perú, insólitamente, y por encima de la ley, en 2007 el gobierno designó al ministro de vivienda, que después fue ministro de salud, como el representante del Perú para negociar un llamado “Memorando de Entendimiento” preparado por la U de Yale, con el conocimiento y consentimiento de algunas autoridades peruanas.

Dicho memorando fue mantenido en secreto durante cinco meses, hasta que se publicó su contenido en los Estados Unidos de Norteamerica. Entonces, el Perú se retiró del acuerdo y en 2008 anunció que reclamaría las piezas arqueológicas judicialmente.

Nuevamente, la “Comisión de Alto Nivel” creada por ley y presidida por la Cancillería, se volvió a encargar del asunto y el Ministro de Trabajo Jorge Villasante, anunció que la demanda contra la U de Yale sería presentada ante un juez en el Cusco. Se anunció inclusive que estarían a cargo de esa gestión el Ministro de Educación y otras personalidades políticas.

En Lima trascendió que mientras tanto el ex- Ministro de Vivienda, después Ministro de Salud y sus asesores viajaron varias veces a Washington y a Yale y que también llegaron a Lima varios emisarios de la Universidad y que se realizaron varias reuniones a puerta cerrada.

Cuando ya estaba lista la demanda para ser presentada, y Villasante se aprestaba para iniciar los trámites judiciales en el Cusco, en un Consejo de Ministros, se acordó que se presente una demanda en el Juzgado de Washington DC. a través de la embajada del Perú. Entrevistado Villasante por los medios, declaró que también se podía presentar simultáneamente otra demanda en el Cusco, lo cual no hizo.

LA CONFISCACION DE LAS COLECCIONES POR LA UNIVERSIDAD DE YALE

Con el tiempo, los asesores de Yale pretenden darle respaldo legal a esa especie de confiscación de patrimonio cultural peruano, alegando la figura legal de la prescripción según las leyes norteamericanas.

La demanda peruana fue presentada originalmente en diciembre de 2008 en un juzgado de Washington D.C. (Distrito de Columbia), pero atendiendo al pedido de los abogados de la U de Yale fue desestimada y derivada al Juzgado Federal de Connecticut donde está ubicada esa universidad.

Hace dos años en un documento titulado "Mitos y hechos", Yale rechazó la propiedad peruana de la colección de objetos y afirmó que cuenta con "título jurídico sobre los materiales".

EL ABANDONO DEL CASO EN 2009: YALE CONTRA-ATACA

Pero lo que más llama la atención es que en 2009, durante más de seis meses el expediente estuvo en abandono, debido a que el gobierno peruano, al haber fracasado en sus gestiones para que la demanda sea vista en el juzgado de Washington D.C. decidió dar por concluidos los servicios del estudio de abogados contratado.

Todo indica que los asesores del gobierno peruano que vieron desde su inicio el caso de la recuperación de las colecciones arqueológicas de Machu Picchu no midieron bien las consecuencias de someter al Patrimonio Cultural de la Nación ante un juzgado extranjero, renunciando a la soberanía del Estado, pudiendo reclamar esas colecciones en el Perú, mediante el procedimiento administrativo que correspondía.

Ante la inercia del gobierno peruano durante 2009, los abogados de Yale presentaron un escrito al juez de Connecticut, solicitándole en los primeros dias de enero de 2010 que se archive la demanda del Perú, por haber prescrito los plazos legales, incluso en la ley peruana, para reclamar la devolución de las colecciones de Machu Picchu.

UNA NUEVA ESTRATEGIA DE ÚLTIMA HORA DEL PERU

Ante el pedido de la Universidad de Yale de enero de 2,010 la Embajada del Perú en Washington ha contratado un nuevo estudio de abogados, para que defienda su causa. Mientras tanto, entre enero y marzo de 2010 un grupo de “lobby” de la universidad se encargó de convencer oficiosamente a las autoridades peruanas para que retiren algunos de los cargos, con lo cual, habría la posibilidad de que el caso continúe y se llegue a alguna solución judicial.

El martes 9 de marzo la Associated Press (AP), la Agencia EFE de Noticias y los medios internacionales dieron la noticia:

“EL PERU ACEPTO RETIRAR LAS ACUSACIONES DE FRAUDE Y ASOCIACION ILICITA DE SU DEMANDA CONTRA LA UNIVERSIDAD DE YALE”

(AP). –Marzo 9. El Perú aceptó retirar las acusaciones de fraude y asociación ilícita de su demanda contra la Universidad Yale. Mediante un documento presentado hace pocos días a la corte que ve el caso, retiró seis de las 17 acusaciones de su demanda de 2008, en la que exige que Yale devuelva las piezas que el explorador Hiram Bingham III se llevó entre 1911 y 1915.

La decisión se produjo luego de que contratara nuevos abogados, quienes dijeron que esto simplificaría el caso y “facilitará la resolución” de la disputa si el Perú retira algunos cargos contra Yale.

Otras agencias noticiosas informaron que los representantes de Yale habían advertido que esas acusaciones violaban reglas contra demandas triviales.

''Perú descartó todas las acusaciones de que Yale haya hecho algo malo de manera intencional'', dijo Jonathan Freiman, el abogado de la universidad. ''Nos alegra que lo hayan hecho, pero creemos que el resto del caso está igualmente equivocado y también debería ser retirado''.

LOS CARGOS QUE SUBSISTEN

Sin embargo, subsisten importantes cargos en los cuales se expresan los perjuicios que Yale ha infringido al Perú. Efectivamente, la universidad de Yale ha rehusado a dar a conocer el inventario original por el cual en 1916 su representante debidamente acreditado por la universidad y por la National Geographic Society, recibió en el Museo de Historia Nacional en Lima mas de 70 cajones conteniendo las colecciones de Machu Picchu que Hiram Bingham solicitó exportar temporalmente para su estudio científico.

Otro de los cargos importantes presentado por el Perú contra la Universidad de Yale, se refiere al abuso de confianza y a la exposición de las colecciones en otros Estados sin la debida autorización del Instituto Nacional de Cultura, exponiéndolas en varios Estados más, por lo cual recaudó ganancias por más de seis millones de dólares.

"Yale has wholly betrayed Peru's trust and confidence." "Yale has exploited its holding of the Machu Picchu collection for commercial and financial gain at the expense of the interests of the Peruvian people and in violation of the fiduciary obligations that Yale owes Peru."

Las acusaciones aún vigentes dicen que Yale violó la ley peruana al no devolver las piezas a pesar de contar con un permiso especial del gobierno por tiempo limitado, y al negarse a devolverlas. La demanda acusa a la universidad de resistirse a informar qué objetos fueron devueltos y cuáles no.

Yale dice que devolvió decenas de cajas con objetos en 1921 y que Perú sabía en ese momento que la universidad retendría algunas piezas. La institución dice que éstas son ''principalmente fragmentos de cerámica, metal y hueso'', lo cual no es cierto.

Ante el pedido de la universidad estadounidense para que la justicia de ese país desestime el reclamo peruano debido a que fue presentado muy tarde, el Perú ha rechazado ese argumento diciendo que la universidad de Yale nunca fue dueña de los objetos, que fueron sacados de Machu Picchu hace casi un siglo y que su reclamación no está sujeta a ningún plazo de prescripción bajo la ley peruana. También asegura que Yale no se hizo valer como dueña de los objetos hasta finales de 2008.

Las autoridades peruanas retiraron seis de las diecisiete acusaciones de su demanda debido a las presiones de los “Lobbystas” norteamericanos y peruanos que desde hace varios años asesoran a la U de Yale, y aunque los asesores de la embajada del Perú en Washington afirman que Yale ha violado acuerdos de propiedad cultural al negarse a devolver los artefactos, tienen la esperanza de llegar a algún acuerdo.

La universidad de Yale ya se ha pronunciado claramente al respecto y mediante sus voceros ha anunciado que el gobierno peruano debería retirar todos los cargos.

EN EL PERU NO SE INFORMA NADA AL RESPECTO

A pesar que ya han pasado más de tres meses, en el Perú no se informa nada al respecto, y todavía hay quienes afirman que en 2011 se celebraría el Primer Centenario del Descubrimiento de Machu Picchu.

De nada han valido los esfuerzos del Perú para que Machu Picchu sea declarado en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, o una de las Maravillas del Mundo Moderno; ni los trabajos de emergencia para la reconstrucción de las vías que conducen a Machu Picchu dañadas por las lluvias y desastres naturales. El Museo Peabody de la Universidad de Yale ha utilizado desde el ano 2001 todos sus recursos, válidos o no, para quedarse con las colecciones arqueológicas de Machu Picchu.

El público del Perú tiene derecho a saber como y por qué se han producido sucesivamente tantas irregularidades e ilegalidades en torno a las colecciones arqueológicas de Machu Picchu hasta el extremo de estar a punto de que la Nación Peruana pierda un Patrimonio Cultural Declarado que es herencia legada por nuestros antepasados y orgullo del pueblo.

No se puede desligar al monumento de Machu Picchu de los bienes muebles que formaron parte del mismo, sobre todo porque las excavaciones de los edificios y tumbas que realizó en el Cusco Hiram Bingham y el equipo de supuestos científicos de la National Geographical Society y la Universidad de Yale entre 1909 y 1916, se presentaron como una misión de buena voluntad que fue acogida amigablemente por los peruanos.

POSICION DE LA NATIONAL GEOGRAPHIC SOCIETY

El mismo Bingham dejó documentos que prueban que, estando en vida, siempre reconoció formalmente la obligación de él, de la Universidad de Yale y de la National Geographic Society de cumplir con devolver al Perú todos los materiales arqueológicos, incluidos los planos, fotos, colecciones de Historia Natural libretas de campo e informes, conforme se indicó en las Resolución que autorizó su salida temporal del Perú.

Durante los últimos años Terry García en representación de la National Geographical Society se ha pronunciado públicamente en el sentido que todas las piezas arqueológicas y colecciones de Machu Picchu retenidas en Yale sean devueltas al Perú. Sin embargo, la NGS no ha realizado ninguna acción concreta para que esos materiales culturales retornen a su lugar de procedencia.

La National Geographic (NGS) financió las expediciones de Hiram Bingham a Machu Picchu y es co-responsable de que la Universidad de Yale devuelva o no las colecciones de Machu Picchu al Perú. Sin embargo, el gobierno peruano ha realizado solitariamente todos los reclamos para su devolución desde 1920 hasta la fecha.

EL PRIMER CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE MACHU PICCHU EN 2011

Es muy lamentable lo que sucede, estando a las vísperas del Primer Centenario del llamado descubrimiento científico de Machu Picchu. Ahora se podrá entender con mayor claridad por qué es indispensable la creación del Ministerio de Cultura, para que se encargue de defender el valioso y diverso Patrimonio Cultural del Perú. También se siente la ausencia del Consejo Nacional de Cultura y de una Política Cultural coherente con las necesidades y posibilidades que ofrece el Siglo XXI.

Obviamente que no ha sido una buena decisión, dejar en manos de la burocracia del Instituto de Nacional de Cultura (INC), del Ministerio de Educación ni de los políticos y sus asesores que secretamente suscribieron el penoso “Memorando de Entendimiento” entre el gobierno peruano y la U de Yale. Tampoco habría sido una buena gestión la que realizó la Embajada del Perú en Washington, al plantear una demanda judicial contra la universidad en Washington D.C., la misma que se ha perdido al haber sido desestimada por el juez.

El gobierno peruano ha tenido que dar por concluidos en 2009 los servicios del estudio de abogados norteamericanos que contrató, y se ha malgastado varios cientos de miles de dólares en honorario y viajes inútilmente.

Habría que averiguar, quién ha recomendado al nuevo estudio de abogados contratado, porque la primera recomendación que dio fue que se retiren seis de los cargos presentados contra Yale. Los voceros de la universidad de Yale han respondido que el Perú debería retirar todos los cargos, sin dar ninguna señal que reconocerá los derechos del Perú.

Resulta pertinente que las autoridades culturales y diplomáticas del Perú informen cuales fueron los criterios seguidos para sustentar los reclamos presentados sucesivamente a la Universidad de Yale durante los últimos nueve anos. El público peruano merece una amplia explicación que le deben todos los actores de esa trama tan funesta, en la que han intervenido de alguna forma u otra conocidos funcionarios desde los diversos órganos del Estado entre el año 2001 hasta el presente 2010.

Las páginas de los diarios y las pantallas de los medios deberían estar abiertas para recibir los informes y opiniones de esas personas, para estar advertidos, y no caer en los mismos errores en casos futuros. Quizá, este es el momento, para que dejando de lado protagonismos y poses personales, se reúnan esas personas y hagan y digan algo que les sirva a las generaciones futuras para la Defensa del Patrimonio Cultural del Perú. No sera bueno guardar silencio, porque será un mal ejemplo para el público y para los jóvenes.

Cuando el gobierno peruano se apresuraba a firmar un acuerdo definitivo basado en el llamado “Memorando de Entendimiento” el 7 de Marzo de 2008 un grupo de intelectuales peruanos y extranjeros tuvieron la valentía de remitirle una “Carta Abierta” al Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez, alertándolo para que evite que los funcionarios de su gobierno sigan adelante apoyando las nefastas maniobras que se realizaban en contra de los intereses de la Nación

Esta vez, el peligro es mayor, porque los “Lobbystas” que recibirán sus “honorarios de éxito” (success fees) por los resultados que se obtengan en contra del Perú en torno al caso de Machu Picchu están a punto de concretar sus malévolos planes.

Habrá que hacer algo para evitarlo.

Las Maniobras de la Universidad de Yale. 1/03/08

Las Maniobras de la Universidad de Yale Para Apropiarse de las Colecciones Arqueológicas de Macchu Picchu

por Dr. Hugo R. Ludeña

Fotos por A. Ludeña

El 7 de marzo de 2008 un grupo de intelectuales de las más prestigiosas universidades y centros académicos de los Estados Unidos y del Perú le remitieron al Presidente Alan García, una Carta Abierta de protesta, al haber tomado conocimiento de un “Memorando de Entendimiento” suscrito entre un representante del Perú y el Presidente de la Universidad de Yale, con relación a la devolución de las Colecciones Arqueológicas de Machu Picchu.

El Memorando había permanecido en secreto durante más de seis meses y solo se habían difundido algunos de los capítulos de una versión distorsionada y antojadiza emitida por los voceros de la Universidad de Yale y del Ministro de Vivienda del Perú. Llamaba la atención que un documento tan importante, que se suponía que serviría para poner fin a la casi centenaria controversia entre la Universidad de Yale y el Perú mediante un Acuerdo, no fuera difundido con transparencia y que los responsables, eludieran sistemáticamente pronunciarse al respecto.

La Carta Abierta al Presidente de la República sobre la Devolución de los Objetos Arqueológicos de Machu Picchu al Perú pone al descubierto las graves maniobras realizadas por sus actores, en contra del Patrimonio Arqueológico del Perú, en una nueva modalidad de depredación cultural: El despojo abusivo que pretende realizar una universidad de los Estados Unidos en contra de los intereses del Perú.

La Carta Abierta tiene mucha semejanza con aquella voluminosa “Carta al Rey” escrita por el cronista indio Huamán Poma de Ayala a fines del siglo XVI y principios del XVII, reclamando Justicia y Buen Gobierno, ante el saqueo de los tesoros de los Incas y por los abusos y exacciones de los que eran víctimas los indios del Perú.

Ahora, los descendientes de esos antiguos peruanos, el año 2008 continúan reclamando, esta vez, porque al más puro estilo de los vaqueros del viejo oeste, el Presidente de la universidad de Yale y algunos funcionarios no quieren honrar la palabra empeñada por Hiram Bingham, uno de sus miembros de principios del siglo XX. Como siempre, los confiados peruanos, le habían autorizado a Bingham solo bajo su palabra a trasladar temporalmente a su universidad los tesoros de Machu Picchu recientemente descubiertos.

Existen documentos Resoluciones y pedidos de la época los cuales son suficientes para demostrar que los peruanos dieron en préstamo y sin ninguna garantía, los tesoros de Machu Picchu a esa universidad. De manera que resultan impertinentes los argumentos que han dado los funcionarios de Yale para alegar algún derecho de propiedad sobre las piezas arqueológicas. Las autoridades del Perú deberían basarse en los inventarios originales con los cuales las autoridades del Museo de Historia Nacional del Perú le entregaron las colecciones de Machu Picchu al representante de la Universidad de Yale, y cumplir con lo pactado.

CUANDO LA PALABRA COMPROMETIDA Y LAS LEYES NO SE CUMPLEN

Lamentablemente, la historia de Machu Picchu está marcada por numerosos actos irregulares resultantes de la ambición y el afán de lucro de personas inescrupulosas que, desde muy temprano, vieron las posibilidades de aprovecharse personalmente de la importancia histórica y cultural del monumento y su entorno. Para poner freno a los sistemáticos intentos de los depredadores, el Estado peruano ha realizado numerosas acciones, legales y administrativas, sin embargo, cada cierto tiempo surgen nuevas modalidades para depredar el monumento y las colecciones arqueológicas que forman parte del mismo.

Hiram Bingham llegó al Perú en 1909 y empezó a excavar sin autorización alguna cerca de Apurimac en la zona de Choquequirao, y en los alrededores del Cusco. Los hacendados de esa época eran muy hospitalarios y salían con los viajeros y visitantes a huaquear las tumbas incaicas, a pesar de los esfuerzos que hacían las autoridades para impedir los saqueos. Entre 1909 y 1912 Bingham y sus colaboradores hicieron numerosas excavaciones y compraron importantes colecciones de piezas arqueológicas de Machu Picchu y el Cusco y las pretendieron exportar ilegalmente, por lo cual fueron decomisadas por la Aduana de Mollendo.

Debido a presiones políticas y diplomáticas, las piezas le fueron devueltas a Bingham quien para regularizar su situación obtuvo la autorización del gobierno peruano recién en octubre de 1912. Las excavaciones que realizó en 1915 y 1916 fueron autorizadas en 1916 y se le dio un plazo para su devolución y entrega de Informes. Desde entonces, nada se conoce sobre los Informes de las excavaciones ni de la devolución de las piezas arqueológicas, planos, herbarios, huesos y fotografías, sobre lo cual Yale está en deuda con las autoridades culturales del Perú.

De manera que las estratagemas utilizadas en los últimos años por la Universidad de Yale para apropiarse de las colecciones de Machu Picchu, solo indican que sus directivos han sido engañados por quienes los han conducido al absurdo extremo de querer apropiarse de un Patrimonio arqueológico que no les pertenece. Se trata de una conducta tan deshonesta que durante los últimos años ha llamado la atención de las universidades y museos más importantes de Norteamérica.

LA FIRME ACTITUD DE LA NATIONAL GEOGRAPHIC SOCIETY Y DE OTRAS INSTITUCIONES ACADEMICAS NORTEAMERICANAS

En esta controversia entre el Perú y el Museo Peabody de la Universidad de Yale la institución que desde el principio ha mantenido una posición imparcial, digna y decidida ha sido la National Geographic Society, a través de sus representantes.

Al respecto, las declaraciones de su Vicepresidente Ejecutivo Terry García y de Johan Reinhard han sido contundentes. Ellos se han pronunciado a favor de la devolución de las piezas arqueológicas al Perú, sin dilaciones, dejando sin piso a la Universidad de Yale, a sus directivos y a los arqueólogos que alegaban supuestos derechos de propiedad. Antes de opinar, los directivos de la National Geographic Society revisaron sus archivos y encontraron que después de las primeras exploraciones y excavaciones de Bingham en 1909 y 1910 la National Geographic financió las siguientes expediciones de la Universidad de Yale. Pero los acuerdos entre la Universidad y el Perú no comprometían la cesión a los norteamericanos ni menos la propiedad de ninguno de los objetos recuperados durante las exploraciones y excavaciones en el Cuzco.

Para mejor resolver, la National Geographic contrató la consultoría de dos prestigiosos estudios de abogados de Washington para que estudien el problema y determinen si existía alguna base para reclamar la propiedad de las piezas arqueológicas de Machu Picchu por parte de los norteamericanos. Los abogados contratados son los expertos que atienden las consultas de las grandes galerías de arte de Nueva York, quienes después de revisar los antecedentes, concluyeron que no existían fundamentos para reclamar la propiedad. De acuerdo a las cartas, informes y documentación cursada por Hiram Bingham y la universidad de Yale, existen evidencias para sostener que las piezas arqueológicas fueron trasladadas a los Estados Unidos en préstamo y que debían devolverlas al Perú, conforme lo indicaban las Resoluciones de la época.

En 2005 Terry García informó haberle proporcionado al Gobierno Peruano y a la Universidad de Yale, la documentación de la época con la cual se demuestra que ellos financiaron las expediciones de Bingham en el entendimiento de que concluidos los estudios de las colecciones de Machu Picchu estas serían devueltas al Perú, tal como lo indican las autorizaciones. La Sociedad Geográfica aclaró que ellos no tienen ningún objeto arqueológico de esa expedición. El año 2008 García, sin ninguna duda, ha declarado nuevamente que Yale tiene la obligación ética de reconocer al Perú la propiedad de los artefactos de Machu Picchu.

“Todos esos objetos fueron sacados de su país con el consentimiento del Perú en base a acuerdos y otra correspondencia que dejaban muy en claro que el Perú estaba prestando esos objetos”. García dijo que: “Yale tiene la obligación de devolver todos los objetos excavados en Machu Picchu que están en poder de los funcionarios de Yale.”

También afirmó que la National Geographic Society está definitiva e indudablemente ligada a las expediciones de Bingham, porque financió las excavaciones de 1912, y de 1914-15. Esa fue la primera beca arqueológica que la National Geographic hizo, y desde 1912 ha financiado y auspiciado más de 8,000 proyectos arqueológicos.

Una carta de Bingham del 28 de noviembre de 1916. al entonces Presidente de la National Geographic, Gilbert Grosvenor, refuerza la declaración de García, de que los artefactos fueron prestados a la universidad. En esa dice:

- “No nos pertenecen a nosotros sino al gobierno peruano el cual nos autorizó sacarlos de ese país con la condición de que sean devueltos en 18 meses, dijo Bingham acerca de los restos”.

También, la institución de mayor representatividad en el campo de la Arqueología y la Antropología en los Estados Unidos, la Society for American Archaeology (SAA), se ha pronunciado a través de su Presidente, Dean R. Snow, quien es profesor de Antropología de Pennsylvania State University, y ha declarado lo siguiente:

“… having this objects preserved in Perú was consistent with the way scholars in the field work these days. Most countries for decades now have been reluctant to let those running digs take their finds home. “So, with rare exceptions, you work on the staff you find in that country” , said Snow.

El Presidente del Comité de Etica de la misma institución, Alex W. Baker también ha declaradoo al respecto:

“Ethical standards are always evolving and, I hope, always improving and deciding how to resolve disputes from earlier periods in which the ethical standards –not to mention the museum staffs and governmental representatives – envolved were different in always hard”, said Barker.

The ethics comittees consistently urge academic departments and museums to be “as transparent as possible” in discussing where colections came from and under what circumstances, he said”. When departments or university museums come to the comités for advice, he said, it’s usually because someone has advanced a claim against a part of a collection:” Alex W. Barker es Director del Museum of Art and Archaeology at the University of Missouri at Columbia.

LA DEVOLUCION AL PERU NO ES UN PROBLEMA LEGAL SINO ETICO: EL CODIGO DE DEONTOLOGIA DEL ICOM PARA LOS MUSEOS

Equivocadamente, los representantes de la Universidad de Yale y del Perú han estado discutiendo sobre la propiedad y la legalidad de la permanencia en los Estados Unidos de las colecciones arqueológicas de Machu Picchu, cuando el fondo del asunto es más bien de carácter ético, por cuanto, la documentación existente indica que se trata, de un caso en el que están a prueba la honestidad y la buena fe que debe haber entre las personas e instituciones decentes y que se respetan.

El Código de Deontología del Consejo Internacional de Museos ( ICOM ) es un texto fundamental en el que se establecen las normas mínimas de conducta y práctica profesional para los museos y su personal.

Sin embargo, las actitudes asumidas por los funcionarios de la Universidad de Yale con relación a las colecciones de Machu Picchu, han abusado de todas las normas éticas a las cuales se han comprometido los museos y sus directivos, y por eso, Yale ha merecido el rechazo del público y de la comunidad científica mundial durante los últimos seis años. Sin duda, los actores de esos desaciertos tendrán que asumir sus responsabilidades y las consecuencias de sus actos, las cuales evidentemente han perjudicado al Perú y han afectado las buenas relaciones culturales existentes, y lo menos que podrá suceder es que pronto los actores sean relevados de sus cargos, debido a los graves actos cometidos.

Parecería que todos y cada uno de los artículos del “Código de Deontología del ICOM” (ICOM Code of Ethics for Museums) han sido violados irrespetuosamente de principio a fin. Basta mencionar el capítulo que se refiere al “Origen de las Colecciones” de los Museos que a la letra dice:

6.1 Cooperación

Los museos deben promover el aprovechamiento compartido de conocimientos, documentos y colecciones con los museos y organismos culturales de los países de procedencia de éstas. Se deben examinar las posibilidades de crear asociaciones con los países o regiones que han perdido una parte considerable de su patrimonio.

6.2 Devolución de bienes culturales

Los museos deben estar dispuestos a entablar un diálogo con vistas a la devolución de un bien cultural al país o comunidad de procedencia. Esto se debe hacer de manera imparcial, basándose no sólo en principios científicos, profesionales y humanitarios, sino también en las legislaciones locales, nacionales o internacionales aplicables, que han de preferirse a las acciones en el plano gubernamental o político.



6.3 Restitución de bienes culturales

Si un país o una comunidad de los que proceden objetos o especímenes piden su restitución y se puede probar no sólo que éstos han sido exportados, o transferidos de otra manera, en contra de los principios de los convenios internacionales y nacionales, sino que además forman parte del patrimonio cultural o natural del país o la comunidad peticionarios, el museo interesado debe tomar rápidamente las medidas pertinentes para cooperar en su devolución, si tiene la posibilidad legal de hacerlo.

LA LEY 28778 DEL 13 DE JULIO DE 2006: “LEY DE REPATRIACIÓN DE LOS OBJETOS ARQUEOLÓGICOS DE MACHU PICCHU”

El 13 de julio de 2006, se promulgó la ley 28778 con el objetivo expreso de recuperar las colecciones de Machu Picchu, para lo cual se constituyó una comisión de Alto Nivel, por tratarse de objetos arqueológicos considerados de Interés Nacional. Los miembros de la Comisión se reunieron durante el segundo semestre de 2006 y el año 2007, hasta que se dieron con la sorpresa que sus funciones habían sido encomendadas por el gobierno al Ministro de Vivienda, quién se encargaría de dirigir las negociaciones con la universidad de Yale, por encima de lo dispuesto por la Ley 28778.

El Ministro de Vivienda era un graduado de dicha universidad y era obvio que durante las negociaciones se pondría la camiseta de Yale y no la del INC o de la Comisión Especial que tenía la función de defender los intereses del Perú.

Cuando el 14 de septiembre se anunció que se había firmado un Memorando de Entendimiento con dicha Universidad, todos creyeron que se trataba de las bases para un Acuerdo digno y justo. Pero como nadie conocía su contenido, se suponía que sería favorable al Perú conforme se anunciaba. Al conocerse dicho Memorando de Entendimiento después de seis meses de silencio, nos damos con la sorpresa que se habían ocultado las intenciones de Yale de burlarse del Perú una vez más.

La Carta Abierta que han dirigido los prestigiosos intelectuales nacionales y extranjeros al Presidente de la República, se da a conocer, despues que el gobierno anunció el viaje a Yale de la Directora del INC con una delegación que se encargará de concluir las gestiones iniciadas por el Ministro de Vivienda, ahora de Salud.

Si el “Acuerdo Definitivo” preparado por la Universidad de Yale sigue las pautas del Memorando de Entendimiento, que también fue preparado por ellos, es obvio que los negociadores peruanos habrán demostrado su incapacidad para defender adecuadamente y con dignidad el Patrimonio Arqueológico de Machu Picchu y los derechos del Perú, cediéndolo a esa institución extranjera por 99 años más y sometiéndose a la jurisdicción de los tribunales de Connecticut y New Haven, como si en el Perú no hubieran jueces capaces de resolver cualquier controversia al respecto.

Resulta increíble que tanto las autoridades peruanas como las de la universidad de Yale, sigan ocultando el Inventario Original de las Colecciones de Machu Picchu que fueron entregadas a los representantes de dicha universidad por el Director del Museo de Historia Nacional de Lima en 1916. Vale por eso la pena recordar lo que escribió el Director del Museo, en esa oportunidad, informando a sus superiores, después de verificar la entrega de las colecciones de Machu Picchu al representante de Yale:

“Parece, pues, que la expedición organizada por la Universidad de Yale recorrió el departamento del Cuzco, en demanda de antigüedades peruanas, despreocupándose de la soberanía nacional...” Agrega que “Ningún fin plausible justifica ni cohonesta, el procedimiento, si el Perú no es hoy un bien más mostrenco que en tiempo del Inca, abandonado a las aficiones del primer ocupante. En guarda a la respetabilidad de este suelo, tan maltratado siempre por propios y extraños y cumpliendo un deber impuesto por el cargo que ejerzo, señalo la forma irregular en que los expedicionarios de la Universidad de Yale efectuaron sus operaciones; forma que hiere el sentimiento patrio.”

El era un buen burócrata y sabía que el Director General de Instrucción tampoco estaría dispuesto a asumir la responsabilidad de regularizar un contrabando arqueológico decomisado por la Aduana de Mollendo. Gutiérrez de Quintanilla se queja amargamente por las presiones de que era objeto por parte de los norteamericanos y por las autoridades peruanas y dice:

“Por ultimo, Señor Director me será permitido deplorar la fuerza que se me ha hecho, para revisar e informar en pocas horas, cuando era menester abrir setenta y cuatro cajones, contemplar seiscientos veintiséis aspectos de su contenido y escribir noventa y nueve páginas de apuntes, y trazar el presente condensadísimo informe. Lo deploro, porque eso era absolutamente imposible para quien no atropella nunca el concepto que tiene de sus deberes, y de la manera de cumplirlos. Si en los once días útiles transcurridos hasta hoy, hice la labor enumerada, fotografiando, además, varios ejemplares, no debo tenerme por el más parsimonioso de los funcionarios”.

SERVATIS SERVANDIS

Dr. Hugo Ludeña*

Director de la Escuela de Arqueología y Antropología

Universidad Nacional Federico Villarreal

Director de Investigación y Capacitación del

Colegio Profesional de Arqueólogos del Perú

Lima, 10 de Marzo de 2008

EL AUTOR AUTORIZA SU REPRODUCCION SIN RESTRICCIONES

(Publicado En el Boletín del ICOMOS-PERU (International Council of Monuments and Sites) Octubre 2008