jueves, 22 de mayo de 2008

Universidad cercenada. Domingo de La Republica, 18/5/08

Universidad cercenada

Un anillo vial se construirá sobre el principal parque interior de la ciudad universitaria de San Marcos. Fueron las autoridades sanmarquinas quienes provocaron el problema firmando un acuerdo lesivo a sus intereses, aunque hoy pidan la reformulación del proyecto vial. Para todo el mundo hay un culpable principal: el rector Luis Izquierdo.

Por Raúl Mendoza

Image
Sigue la obra. Esquina de avenidas Venezuela y Universitaria, cruce de la discordia. Allí estará el anillo vial que ha provocado las protestas de la comunidad sanmarquina.
Una grave equivocación cometió Luis Izquierdo Vásquez, rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, cuando firmó en octubre del 2007 un ‘convenio marco’ con la Municipalidad de Lima por el cual cedía 28 mil metros cuadrados de la Ciudad Universitaria para la construcción de un anillo vial. No consideró dos cosas: que la deuda tributaria que le perdonarían a cambio del terreno todavía se podía discutir legalmente y que las protestas estudiantiles desnudarían que la universidad entregaba mucho a cambio de casi nada.

Hoy el rector pide la reformulación de la obra y apoya la posición de una comunidad sanmarquina a la que no escuchó antes y tampoco informó en detalle sobre lo que había firmado. "Al comienzo se decía que solo iba a ser una ‘pestaña’, una parte pequeña de la esquina de Venezuela con Universitaria, pero recién descubrimos que se trata de toda el área verde delantera y que el muro perimétrico en las dos avenidas correrá varios metros hacia adentro", dice Herbert Saens, del Movimiento Amplio Sanmarquino.

A medida que se ha ido conociendo el acuerdo con la Municipalidad de Lima, la indignación se ha desatado. Lo que firmó Izquierdo contemplaba como punto principal que el concejo limeño le ‘perdonaba’ el pago por impuesto predial hasta el 2006, pero este tema tiene una larga historia en San Marcos. Para muchos la deuda no debe pagarse porque la Ley Universitaria 23733, concordada con la Constitución de 1979, exoneraba del pago de tributos a las universidades públicas.

Esto cambió con la Constitución de 1993 y hace unos años el alcalde Luis Castañeda reclamó la deuda, incluso con la fuerza pública. El ex rector Manuel Burga enfrentó el problema durante su gestión y tiene una visión de primera mano: "En el 2004 y 2005 Castañeda procedió con los cobros coactivos y nos embargó cuentas corrientes y vehículos de la administración central. Todo esto nos obligó, igual que otras universidades públicas, a iniciar conversaciones, y con la ayuda del MEF comenzamos a pagar".

De lo afirmado por Burga sale una primera conclusión: si la universidad había empezado a pagar con ayuda del MEF, ¿por qué no siguió haciéndolo con el mismo mecanismo? Otra pregunta queda suelta: si la universidad se atrasó en el pago de sus obligaciones tributarias por la existencia de un problema de apreciación jurídica, ¿puede la municipalidad cobrarse tomando los terrenos de la universidad? La deuda hasta el 2006 se acerca al millón de soles, según el SAT. Pagar en efectivo o no, y planteando nuevos plazos, era negociable. Izquierdo optó por lo más fácil: ceder terreno del campus.

MAL NEGOCIADOR

Image
Image
no da la talla. (1) El rector Luis Izquierdo ha demostrado falta de “muñeca” para dirigir los destinos de la Decana de América. Creía que había firmado un excelente convenio con el concejo limeño. (2), lo que piensan de él los estudiantes.
Elegido rector de San Marcos en mayo del 2006, Luis Izquierdo, oftalmólogo y profesor principal de la Facultad de Medicina, parece haber estado convencido de que el acuerdo alcanzado era muy conveniente y que la posteridad lo esperaba. Hasta febrero pasado siguió firmando ‘acuerdos específicos’ con Emape, con la Gerencia de Desarrollo Urbano y con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para el anillo vial. Y en marzo dijo sin rubores en una entrevista que pasaría a la historia "como el rector que logró nuevos terrenos para la universidad".

Según contó esa vez, se trataba de 2 mil 300 hectáreas en los kilómetros 98, 99 y 100 de la Panamericana Norte, en Huaral, que la Municipalidad de Lima lo ayudaría a conseguir. Pero el ‘convenio marco’ no dice nada de eso. Señala textualmente: "(la municipalidad acepta) brindar asesoramiento técnico-legal a la universidad con el objeto de que esta gestione ante la Superintendencia de Bienes Nacionales la afectación en uso de un terreno para los fines institucionales". Como se ve, dar asesoría es bien distinto a prometer un terreno con lugar y tamaño.

Los escritos de Izquierdo también dan cuenta de lo equivocado que andaba en el tema: "la Universidad cede parte de sus bienes raíces, pero obtiene en contrapartida una serie de obras físicas y estéticas de alto beneficio para la institución (…). La Municipalidad de Lima se ha comprometido al saneamiento de la propiedad, la legalización de sus posesiones y a resolver las deudas que por diferentes conceptos hubiera tenido que asumir la Universidad", aseguraba en un editorial de "San Marcos al día".

La "serie de obras físicas y estéticas" de las que habla en su texto sí están en el ‘convenio marco’, pero bien leídas solo son puntos accesorios que tienen que ver más con toda la obra vial que con una mejora para la universidad. En el documento se plantea un cerco perimétrico para alejar el ruido de las facultades cercanas, la construcción de pistas, veredas y jardines interiores, una pileta y prismas en la plazoleta principal y una entrada hacia el estadio, entre otras obras menores. La municipalidad también le cedía a San Marcos la administración del Parque Universitario –donde queda la Casona, su primer local–, pero eso no significa nada y en palabras del ex rector Manuel Burga "es casi una burla".

El catedrático también llama la atención sobre la ausencia de la Superintendencia de Bienes Nacionales (SBN) en la cesión del terreno. "El año 2004 vendimos 30 toneladas de chatarra acumuladas en años anteriores y lo hicimos en dos remates públicos con la supervisión de este organismo. Esto es para vender chatarra. Vender el patrimonio del campus es más delicado y entiendo que la SBN debió autorizarlo". Los que autorizaron este acuerdo fueron los miembros del Consejo Universitario. Y se equivocaron.

Este y otros cuestionamientos hicieron que el rector sanmarquino se retractara de lo actuado y pidiera la reformulación del proyecto vial. El jueves, una comisión sanmarquina presidida por él se reunió con las autoridades de Emape para hablar sobre la posibilidad de cancelar el anillo vial que cercenará San Marcos. Sin embargo, "las obras continúan, no hemos parado nada", dijo la arquitecta Carola Cuadros, del área de proyectos de la municipalidad. Y a pesar de que el intercambio está avanzado y será difícil cambiar el trazo, algo debe hacerse. Porque si no las protestas volverán a estallar. Y esto nada tiene nada que ver con sabotear cumbres ni afanes de desestabilizar a nadie.

DATOS

45 millones de soles aproximadamente costará el intercambio vial en las avenidas Universitaria y Venezuela.

2 mil vehículos por hora se prevé que transitarían por estas arterias.

200 trabajadores laboran en la actualidad en las obras de esta intersección.

No hay comentarios: