martes, 1 de julio de 2008

San Marcos, Ciudad Abierta . La Primera, 1/7/08

San Marcos, Ciudad Abierta

César Lévano

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Quien recorra la Avenida Venezuela a partir del cruce con Universitaria verá con sorpresa que la Ciudad Universitaria sanmarquina se ha convertido en un espacio sin protección, rodeado por una pampa por donde pueden ingresar a su antojo curiosos, ladrones, asaltantes o violadores.

Esa es obra del Concejo Municipal Metropolitano de Lima, que encabeza el alcalde Luis Castañeda. Se trata de una auténtica agresión contra la universidad más antigua de América, donde se forjan algunos de los cuadros más valiosos del país en materia de ciencias, artes y letras.

No hay el menor alarmismo en lo que afirmamos. El grueso del público ignora, sin duda, lo que era La Huerta Perdida, un antro de delincuentes, cercano al cementerio Presbítero Maestro, donde toda inseguridad tenía su asiento. Pues bien: Carlos Bruce, cuando fue ministro de Vivienda, decidió desalojar esa guarida, y no se le ocurrió mejor idea que trasladar a sus pobladores a una zona situada frente al campus de San Marcos.

Eso explica por qué, en los dilatados meses en que la Municipalidad ha cerrado accesos y salidas a la Ciudad Universitaria, han ocurrido allí diversos asaltos, inclusive con lesiones, contra alumnas y alumnos que salen de clases en horarios nocturnos.

El ataque municipal, perpetrado en la madrugada del domingo, tiene todas las características de una provocación, sobre todo porque estaba en marcha una negociación respecto a las obras que en esa zona proyecta el Concejo.

El acto violento rompe el diálogo que las autoridades de San Marcos habían entablado con el Concejo. Sobre todo después de que se reveló que el convenio entre ambas instituciones contiene aspectos que lo vuelven írrito. Con el agravante de que un informe técnico de la Universidad de Ingeniería ha precisado que las obras que dañan a San Marcos son innecesarias.

Este agravio a la cultura y al sistema universitario debe ser detenido y sancionado, sea por el Congreso o por el Poder Judicial, puesto que la Municipalidad de Lima ha demostrado que no entra en razones técnicas o económicas. Es toda una concepción urbanística anacrónica y autoritaria lo que está en tela de juicio.

En la revista Zehar sobre urbanismo editada en guipuzcoano, dialecto del vascuence que se emplea en Guipúzcoa, San Sebastián, 2007, encuentro un texto en español en que se precisa, partiendo de ideas de Jürgen Habermas, que el concepto de “espacio público” ha sido reemplazado por el de esfera pública.

“La naturaleza esencial del proyecto público desde los años 90 ha pasado de ser espacial y decorativa a conceptual, empírica, participatoria”. Los docentes y los alumnos de San Marcos han dado, pues, en el clavo. No quieren un proyecto inconsulto que les sustrae espacio y, a la mala, los deja a la intemperie.

No hay comentarios: