miércoles, 16 de septiembre de 2009

Las "llamas de Choquequirao y la apropiciación intelectual del frances Patric Lecoq contra los arqueoólogos peruanos

LAS “LLAMAS DE CHOQUEQUIRAO” Y LA APROPIACION INTELECTUAL ILICITA DEL ARQUEOLOGO FRANCES PATRIC LECOQ CONTRA LOS ARQUEOLOGOS CUSQUEÑOS Y PERUANOS.

En este documento vamos a exponer la forma como el arqueólogo de la Universidad de Paris 1 Panthéon Sorbonne y ciudadano francés Patrice Lecoq, conjuntamente con algunos miembros asociados de su equipo, han hecho apropiación intelectual ilícita de los logros y resultados de las investigaciones arqueológicas peruanas en el sitio arqueológico Inka de Choquequirao y más precisamente en el Sector VIII, “Las llamas” de Choquequirao.

Los Hechos Nacionales

Las llamas de Choquequirao fueron científicamente descubiertas en setiembre del año 2004 por el arqueólogo Zenobio Valencia como producto de los trabajos del Proyecto de Catastro y Delimitación del Parque Arqueológico Choquequirao, Proyecto que fue aprobado por Resolución Directoral Nacional No 550 del Instituto Nacional de Cultura (INC), y auspiciado por Proyecto Especial Plan COPESCO del Cusco. El informe final del Proyecto, donde se describen estos hallazgos, entre otros, fue entregado al INC el año 2005 y hasta fines del año 2006 los resultados de estas investigaciones han tenido carácter de reservados (Resolución Suprema No 004-200-ED, Reglamento de Investigaciones Arqueológicas, Art. 59, inciso j).

Inmediatamente después de los descubrimientos y la terminación del “Proyecto de Catastro y Delimitación”, se elaboró el Proyecto de Investigación Histórico Arqueológico del Sector VIII “Las Llamas” de Choquequirao, el mismo que fue aprobado por Acuerdo No 153-2005-CTPA-INC-C, Comisión técnica permanente de Arqueología de la Región del Cusco, y la Resolución Directoral No 1140/INC-DREPH-D, del Instituto nacional de Cultura, siendo auspiciado por COPESCO Nacional. El Proyecto de Investigación del Sector VIII, “las llamas”, se hizo paralelamente a los proyectos Sector II “Talleres Vivienda” y Sector IX “Pikiwasi”, dirigidos por los importantes arqueólogos cusqueños Roxana Cori Del Mar y Homar Gallegos Gutiérrez respectivamente. Estos proyectos fueron multidisciplinarios e incluyeron un equipo compuesto de arqueólogos, arquitectos restauradores, biólogos, etc.

Paralelamente a estos proyectos, desde el 2004 (http://www.ifeanet.org/arqueo/ficha.php?codficha=19) el arqueólogo Patrice Lecoq llevó a cabo su propio Proyecto de investigación en Choquequirao (“Proyecto Arqueológico Choqek’iraw”) en el sector IX “Pikiwuasi” (2004), donde excavó recintos circulares y tumbas; y en el Sector II’ “Talleres” (2005), donde también excavó recintos circulares y tumbas. Todos estos trabajos no estuvieron vinculados de ninguna forma al Sector VIII o “las llamas” de Choquequirao, sector que se caracteriza por su contundente aislamiento del complejo arqueológico.

El Informe del Proyecto de Investigación Sector VIII “Las Llamas”, dirigido por Zenobio Valencia, fue remitió al INC a mediados del año 2006 y ha tenido el carácter legal de “reservado” por el plazo de un año, es decir hasta mediados del 2007. Después de la finalización de la primera etapa del Proyecto Sector VIII, COPESCO ha tenido bajo responsabilidad los trabajos de adecuación de ese sector para fines turísticos, y la zona ha sido reservada hasta el inicio de los trabajos de la segunda etapa del Proyecto de Investigación del Sector VIII, que se iniciaron el año 2008 y se están realizando en la actualidad.

Después del año 2007, Patrice Lecoq no ha tenido ninguna relación laboral directa con el sitio Choquequirao, salvo aquellos deberes con sus propios datos provenientes de su investigación particular en los sectores IX y II’ que hizo en codirección con los arqueólogos peruanos Ives Bejar y Homar Gallegos. Patrice Lecoq jamás ha estado vinculado ni a los descubrimientos, la investigación o los estudios del Sector VIII, ni de las llamas descubiertas en ese lugar; ni como investigador, ni como asesor técnico o científico, ni como publicista, ni como turista, etc; es decir en ninguna forma legalmente posible.

Hasta el 2008, siguiendo las normas legales correspondientes, los investigadores nacionales responsables del descubrimiento e investigación de las llamas de Choquequirao (Sector VIII) no habían publicado los resultados de sus propios hallazgos, o ninguna de sus conclusiones científicas resultado de sus inmensos esfuerzos y sacrificios en el campo y la investigación metódica de estas evidencias arqueológicas del Cusco y del Perú.

El Robo y la Apropiación Intelectual del equipo Francés.

Hasta el presente año no se tenía ninguna información específica sobre las actividades irregulares y de apropiación intelectual del arqueólogo francés Patric Lecoq contra los arqueólogos peruanos y contra las instituciones que hicieron posible los hallazgos y estudios de las llamas de Choquequirao, Recientemente no obstante se nos informó que Lecoq y una de sus colaboradoras habían hecho uso de materiales inéditos de las llamas para sus propios fines; una búsqueda mediática en Internet (que es evidentemente restringida) y la consulta detallada de algunas fuentes documentales, arrojó no obstante la siguiente impresionante información:

El año 2004 cuando recién se habían descubierto las llamas, y se habían hecho público los resultados del Proyecto “Catastro y Delimitación” dirigido por el arqueólogo Zenobio Valencia, el Sr. Patric Lecoq aparece como el responsable de los descubrimientos de las llamas en publicaciones internacionales, ver este ejemplo en un diario portugués: http://noticias.uol.com.br/ultnot/afp/2004/10/14/ult1806u1105.jhtm

Luego el año 2005, la integrante y asesora científica del proyecto de Patric Lecoq, la cuidadana chilena Marcela Sepulveda, utiliza imágenes de las llamas recientemente descubiertas para dictar una conferencia en el Simposio “Lenguajes Visuales del Inca: simbolismo, ideología y aproximaciones metodológicas al significado”, del 52º Congreso Internacional de Americanistas, en Sevilla, España. La señorita Sepúlveda ha reconocido el uso de las imágenes de Choquequirao para sus estudios comparativos. Posteriormente (2008) esta persona publicó el mismo trabajo, ilustrado con fotos de las llamas obtenidas el 2005, en el libro “Lenguajes Visuales de los Incas” (editado por Paola González C y Tamara L. Bray, para BAR Internacional Series 1848, pp. 111-123, 2004).

El año 2006, hasta donde sabemos, Patrice Lecoq publica cinco artículos de divulgación y dicta al menos dos conferencias que hablan explícitamente de las llamas de Choquequirao, para lo cual no tenía derechos de uso o difusión alguno. La siguiente es una lista mínima de esas actividades:

2006a.- “Un nouveau site emblématique de la Culture Inca. Un choc : Choqek’iraw”, Notre Histoire, Février, N° 240, Paris, pp : 35-40.

2006b Choqek’iraw, la cité inca du lama sacrés”, Pour la Science, Mai, n° 343, Paris, pp : 66-73.

2006c Die Stadt del heiligen Lamas”, Abenteuer Archäologie, Dec., 5, p. 80- 85, Heidelberg.

2006d Die Stadt del heiligen Lamas”. Spiegel on line. 24/12/2006

http://www.spiegel.de/wissenschaft/mensch/0,1518,455911-2,00.html)

2006 Choqek'iraw, el sitio inca de las llamas sagradas. Nuevas evidencias sobre la historia del sitio y sus posibles funciones rituales (Lima-Perú)”. Conferencia en El Instituto Francés de Estudios Andinos. 7 de julio del 2006. Lima.

http://www.ifeanet.org/conferencia/conferencia_doc.php?212

2006 Choqek’iraw, le nouveau Machu Picchu”, Fête de la Sciences, 15 octobre, Cité des Sciences et de l’Industrie, Paris. (Conférence en ligne). Conferencia del 15 de octubre del 2006. Francia.

http://www.cite-sciences.fr/francais/ala_cite/college/v2/html/2006_2007/conferences/conference_275.htm

Posteriormente, en el año 2007, Patrice Lecoq publica: “Choqek'Iraw. La merveille Inca des Andes” Archeologia 444: 20-35; y un año después, el 2008, publica variadas fotos de las llamas de Choquequirao en el libro: “Choquequirao, Símbolo de la resistencia andina. Historia, antropología y lingüística”. Editado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, el Instituto Francés de Estudios Andinos y el Consejo de Seguimiento Fondo Perú-Francia. Lima; y ese mismo año también publica: 2008 “Nouvelles données sur l’histoire précolombienne du site inca de choqek’iraw, au Pérou”, Nouvelles de l’archéologie, N° 111-112, Paris.

Pero esto no es suficiente, el 7 de setiembre de este año (2009), en sala de eventos de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas (FACSOJUR) de la Universidad de Tarapacá (UTA), Patric Lecoq hizo la exposición llamada: "Choqek'iraw (Perú) el sitio de las llamas sagradas: Nuevas investigaciones", que fue comentada por la Srta. Marcela Sepúlveda, quien tuvo a bien recalcar “las nuevas investigaciones que se están realizando en el sector”… Sector VIII obviamente. http://www.uta.cl/prontus_uta/site/artic/20090909/pags/20090909114700.html

La conferencia en la U. de Tarapaca debe ser, asumimos, la misma que se pretende dictar el 14 de setiembre en la Sala de Grados de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Católica con el título: “Choqek'iraw el sitio de las llamas sagradas. Avances de investigación sobre su simbolismo”.

En la actualidad es claro que Patric Lecoq ha llegado al cinismo de arrogarse intelectualmente y públicamente el estatus de descubridor e investigador de “Las Llamas” de Choquequirao, unos de los hallazgos más importantes de la arqueología peruana de todos los tiempos, cuyo estudio está actualmente siendo llevado a cabo por un equipo de arqueólogos peruanos.

Implicancias

Una de las razones por la cual el arqueólogo francés Patric Lecoq ha utilizado sistemáticamente el nombre, información, imágenes y otros datos del Sector VIII y “las llamas” de Choquequirao es bastante obvia: el usufructo del valor representativo y del prestigio de aparecer como el gran descubridor de un único y extraordinario yacimiento arqueológico, y como su exclusivo investigador científico. Las llamas de Choquequirao son un extraordinario descubrimiento y constituye una de las claves más notables para entender los patrones representativos de los cusqueños del siglo XV y XVI que en este sitio han permanecido totalmente inéditos.

Debe entenderse no obstante que el valor de este hallazgo y su uso nominal en la difusión y usufructo científico solo le correspondía legalmente a su descubridor, quien lo halló como resultado de una investigación autorizada legalmente, a los arqueólogos que participaron en su estudio científico y al ente financiador de los trabajos. Hasta el año 2008, en que las investigaciones posteriores al hallazgo y los estudios de la primera etapa de investigaciones habían culminado, los arqueólogos peruanos no habían publicado ninguna información de sus investigaciones sistemáticas en ningún lugar o soporte; mientras que Patrice Lecoq y Marcela Sepulveda, sólo hasta el 2007, ya habían publicado y utilizado este material en Europa y América en más de diez (10) ocasiones, presentándolo en diversos soportes y medios, en al menos cinco (5) idiomas diferentes!!

El perjuicio por esta actividad, apropiación intelectual y robo de información, es contundente, y constituye un daño irreparable a la autoestima de la arqueología peruana, pero especialmente a los jóvenes arqueólogos nacionales cuyo esfuerzo y capacidad han sido, por esta relación de desventaja, sistemáticamente subvaluados y relegados. Patrice Lecoq, usando su identidad europea, su puesto en la Universidad de Paris y sus fondos internacionales, ha aparecido como el primer investigador en asociar su nombre a las llamas de Choquequirao, destruyendo los derechos, credibilidad y primacía de los investigadores peruanos por sus propios logros intelectuales. Y ese daño es, nuevamente, irreparable.

No obstante, lo que hace realmente delincuencial este hecho, es que toda esta apropiación se ha sucedido precisamente cuando se estaban llevando a cabo los primeros estudios peruanos en el sitio, bajo el amparo de las normas legales correspondientes. Patric Lecoq ha usado, y lo sigue haciendo, materiales restringidos de sitios arqueológicos bajo investigación actual de los arqueólogos peruanos, aún sabiendo que esas investigaciones se estaban llevado a cabo en ese mismo instante. Y éste es precisamente el caso de la conferencia en Chile o de la Universidad Católica de Lima, por mencionar sólo los dos últimos casos conocidos. Este hecho constituye un abuso de parte de Lecoq contra los investigadores cusqueños, y expone el desprecio que este arqueólogo tiene por las normas legales que amparan la investigación arqueológica peruana, o por la mínima ética profesional.

Pero este hecho refleja otra cosa, la inferioridad intelectual y el fracaso del Proyecto Francés en Choquequirao. La necesidad del uso de información restringida, privada, es un síntoma contundente de la limitación intelectual de este investigador que no usa ni sus propios datos ni sus propios estudios para sus publicaciones. Lo que Lecoq pueda decir u opinar sobre las llamas de Choquequirao no nos importa ni nos incumbe, pero es nuestro derecho reclamar por el uso de nuestros hallazgos, por el usufructo de nuestras propias investigaciones; y el Sr. Lecoq no tenía, ni tiene, el derecho de aprovecharse de nuestros hallazgos y estudios para sus propios fines, eso es antiético e ilegal.

Patric Lecoq ha cometido un crimen contra los arqueólogos nacionales y ha infringido daños irreparables al valor de uso de un descubrimiento nacional y de la prioridad de su uso intelectual a favor de las instituciones y los especialistas peruanos. El proyecto del Sector VIII de Choquequirao, el descubrimiento y el estudio de las llamas, ha sido un proyecto 100% peruano, sin asesores extranjeros y sin investigadores extranjeros asociados, y ha demostrado en su hechos que el descubrimiento y la resolución de los problemas de la historia nacional no le deben nada a nadie sino a sus propios herederos, y de eso nos sentimos orgullosos.

Para nosotros Patric Lecoq es parte de esa banda miserable de delincuentes, vestidos de arqueólogos, cuya infamia ha de ser recordada por siempre.

Para que no vuelva a pasar

Zenobio Valencia

Director Proyecto Catastro y Delimitación del Parque Arqueológico Choquequirao

Director del Proyecto Histórico Arqueológico Sector VIII “Las Llamas” de Choquequirao

Gori Tumi Echevarría López

Arqueólogo Especialista. Proyecto Histórico Arqueológico Sector VIII “Las Llamas” de Choquequirao

Cusco y Lima, 14 de setiembre del 2009

1 comentario:

hugo dijo...

El conocimiento no es propiedad de nadie. Ni siquiera del "descubridor". Sin embargo, estoy totalmente de acuerdo con el respeto a la propiedad intelectual y el reconocimiento a sus verdaderos "descubridores". Es una situación que los propios arqueologos han generado con la idea de "propiedad" con pasado prehispanico.