miércoles, 12 de agosto de 2015

Drones vigilan las huacas desde el aire. EC 10/8/15


Drones vigilan las huacas desde el aire [CRÓNICA]

El Ministerio de Cultura emplea cuatro drones para monitorear sitios arqueológicos y conocer si han sufrido daños

Cincuenta metros sobre la cabeza del arqueólogo Lorenzo Risco se suspende un dron. Él, debajo, lo maneja y es un punto en medio de la zona arqueológica de Cajamarquilla, en Chosica, a donde se llega pasando algunas ladrilleras, más allá de la avenida Ramiro Prialé. El trabajo de Risco y de un grupo reducido de arqueólogos y geométricos del Ministerio de Cultura es registrar las zonas arqueológicas de Lima y el resto del país. Eso ya se ha hecho con 280 de los más de 360 sitios arqueológicos de la capital.
Cajamarquilla es la ciudadela de barro más grande de la costa central peruana. Fue levantada por la cultura Lima entre el 600 y 730 d.C., por la época en la que empezó la expansión musulmana en oriente próximo y Europa. Luego fue asimilada por la cultura Ichma. Ahora muchos de sus muros de barro están derrumbados.
El área está atravesada por un camino asentado que de vez en cuando es atravesado por combis o mototaxis que van a asentamientos humanos, al noreste del sitio.
Entre las lomas y los bloques de barro del sitio, se pierden las huellas de llantas de bicicleta. Restos de comida o pañales se acumulan a los lados del camino que lo dividen. Cajamarquilla es uno de los 14 sitios arqueológicos identificados por el Ministerio de Cultura entre el 2014 y 2015 bajo riesgo de daños. Las invasiones son un riesgo permanente.
El dron se mueve en líneas rectas y su zumbido domina el sitio. Risco y su equipo no despegan los ojos de sus pantallas donde ven cuánta batería le queda al aparato, miden la fuerza del viento, calculan cuándo hacerlo descender.
Este es uno de los dos drones que se están usando para registrar el sitio. El ministerio tiene cuatro en total. Este trabajo permite registrar las huacas con fotos que juntas constituyen una ortofoto: imagen cenital exacta del sitio. Además, con dispositivos GPS se puede georreferenciar la ubicación con un margen de error de tres centímetros, explica Risco.
La idea de usar drones se implementó el año pasado. Luis Felipe Mejía, director de Patrimonio Arqueológico Inmueble del Ministerio de Cultura, señala que este registro permitirá verificar si el patrimonio es dañado por la naturaleza, invasores de terreno, empresas o gobiernos locales. Asimismo, el funcionario indica que las tomas sirven para hacer modelos tridimensionales.
Por ahora se trabaja implementando una plataforma para hacer paseos virtuales por las huacas y así acercar a la gente a estas, que aunque suman tantas en la ciudad, aún están lejos de los limeños.

No hay comentarios: